bloggerflickrimdbtwitter
busca en tdc!

etdc (XXIII): la ciudad en la ciudad en la ciudad (Arrow, 2016)


Malcolm Merlyn: There is nothing you can do to stop what is about to happen. And you shouldn't. This city needs what is about to happen in order to survive.
star city at day

RELATO CINECARTOGRÁFICO

En Marvel siempre han optado por simplificar sus localizaciones: ¿Necesitan una gran ciudad?, no tienen por qué camuflar que todo acontece en New York para utilizarla de paisaje. Al contrario: Hacen bandera de ello. ¿Que hay que inventarse países malvados o exóticos, sin herir sensibilidades? Pues crean a partir de lugares comunes de la tradición popular paisajes como Latveria o Wakanda, pero nunca si se puede sacar partido de sus orgullos patrióticos reales. En cambio, DC siempre se ha movido en el plano de la ficción. Gotham puede que sea un remedo de Chicago, y claro que Metropolis es New York, pero con un toque de alteridad que permite llegar un poco más lejos en la reescritura de la realidad que propone la editorial. En las adaptaciones cinematográficas, esta elección en Marvel les facilita la puesta en escena: Spiderman se balancea sobre el mismísimo Times Square, destruyendo luminarias y anuncios al compás del dubstep de Electro. Y tampoco se esconden Los Vengadores, en pleno centro de la gran manzana, luchando contra hordas Chitauri y arrasando todo el centro neoyorquino (aunque en realidad esas escenas se rodaran en Cleveland, Ohio). Por el contrario, la Metropolis que arrasan Superman y Zod ya no es tan identificable. En parte sí, porque debajo de todos esos FX hay una ciudad real (aunque es probable que sea Vancouver o Toronto y no NY), pero retorcida con la libertad que el pseudónimo otorga. Y qué decir de Gotham que no haya dejado ya por escrito antes (etdc I y etdc II). Seguro que el equipo técnico y los diseñadores de producción agradecen esta libertad arquitectónica que, con toda probabilidad, estará dotada de un suculento presupuesto.

Donde no creo que dispongan de un gran budget es en la TV, y allí es donde las trincheras de la guerra Marvel - DC están aconteciendo. Universos expandidos en miniatura toman posiciones en las cadenas televisivas para conseguir pequeñas victorias en esa guerra civil nerd de la que somos testigos. Y allí también localizan exteriores, evidentemente. Y de la misma forma, las estrategias adoptadas son las mismas que en sus versiones de pantalla grande: las series de Marvel, con Daredevil, Agents of SHIELD, Jessica Jones y Agent Carter a la cabeza, usan localizaciones reales (o todo lo real que pueda ser la ficción), llamándolas por su propio nombre, y aprovechando toda la historia real o ficticia que se esconde detrás. ¿Y qué hacen las de DC, como Arrow, The Flash, o Legends of Tomorrow? Pues abrazar la fantasía de sus ciudades ficticias, pero con mucho stock footage, que las presiones de la emisión semanal, y el presupuesto ajustado, obligan.

Tomo de ejemplo Arrow, de la cadena CW, con su argumentalmente omnipresente Star(ling) City. La serie, rodada principalmente en interiores, usa a menudo como transición entre escenas tomas aéreas de la gran urbe, con un interés claro en dar la sensación de que algo poderoso la vigila. Con toda la producción ejecutada en Vancouver, la historia presenta una gran ciudad costera, asediada por todo tipo de personajes malignos y organizaciones secretas, de esos que Flecha Verde comparte con el universo de Batman, donde un grupo de vigilantes liderado por el arquero encapuchado intenta mantener el control. Por esa misma universalidad del argumento, y a pesar del protagonismo claro de la ciudad como único punto geográfico donde acontece todo, se intenta mostrar un skyline impresionante, de gran poder económico y social, pero manteniendo un anonimato de facto, procurando no mostrar señas de identidad reconocibles de otras ciudades y sin tirar demasiado de efectos especiales. De ahí el uso de variado stock footage de planos rodados desde helicóptero. Un collage de multitud de ciudades, casi nunca reconocibles, usadas para crear una única urbe. De la diversificación llega el anonimato.

Y digo casi nunca porque, con un poco de atención, es fácil encontrar varias sorpresas. Como cuando en determinada secuencia aparece a lo lejos, entre centenares de rascacielos, una vista de la carmesí torre de Tokyo. O cuando no es difícil de detectar la imagen recurrente del rascacielos Two International Place de Boston, con su tejado en forma de pirámide octogonal de profusa iluminación nocturna. Con algo de curiosidad, es sencillo encontrar en multitud de foros de internet más localizaciones detectadas por aquellos lugareños sorprendidos al descubrir su vecindario en un programa de televisión: Sitios web como el de ksitetv, por ejemplo, llegan a citar, entre otras localizaciones utilizadas para dar forma a Star City, a Houston, New York, Philadelphia, Baltimore, Los Angeles, o Frankfurt.

Es una forma curiosa de creación: de la amalgama de lo real surge la novedad de lo imaginario.


star city at night


FICHA TÉCNICA
Nombre del lugar: Star City.
Visitante: -
Fecha de la Visita: Actualidad.
Situación: Norteamerica. Costa Oeste.
Dirigido por: -
Director de Fotografía: -
Dirección de Localizaciones: Robert Murdoch, Bill Burns, Catou Kearney.
Stock Footage: Framepool.
Año: 2016



__________________________________________________________________________________________






y2_2


etdc (XXIV): la ausencia imborrable (Them!, 1954 - Point Blank, 1967 - Cleopatra Jones, 1973 - Grease, 1978 - To Live and Die in LA, 1985 - Last Action Hero, 1993 - Drive, 2011)


Driver: Hey, do you want to see something?
point blank

RELATO CINECARTOGRÁFICO

La Industria del Cine ha hecho de Los Angeles una ciudad icónica, reconocible por sus colinas, sus bulevares, y sus teatros, mostrados infinidad de veces como imagen de fondo de todas esas historias que laboriosos artistas y operarios tejen en sus estudios. Es un precioso ruido de fondo. La ciudad, muchas veces bella, sórdida, vital o terrorífica, es siempre una importante actriz secundaria de los dramas y comedias que acontecen en sus calles. Pero entre todas sus localizaciones iconográficas, una se ha mantenido en un discretísimo anonimato.

El canal del lecho del río que da nombre a la ciudad es omnipresente. Con sus numerosos puentes, sus amplios espacios, su escaso caudal de agua, su cercanía a los estudios de grabación, y sus orillas de hormigón, es un lugar perfecto para localizar las escenas de cualquier película. Sobre todo la zona que se encuentra en pleno downtown, lejos de los barrios residenciales. Está claro que su situación aporta muchas posibilidades para desplegar la magia del Séptimo Arte (léase artes pirotécnicas y acrobáticas).

cleopatra jones

to live and die in la

last action hero

Lo hemos visto cientos de veces. En sus orillas se han realizado decenas de persecuciones como las de Cleopatra Jones (1973), To Live and Die in LA (1985), Terminator 2 (1991) o la de Last Action Hero (1993), esta última en un retorcido y claro homenaje a todo el cine de acción rodado en aquel escenario. O más sencillas carreras ilegales, como la que se muestra en The Gumball Rally (1976), o la enormemente universal competición que adorna el punto álgido de Grease (1978).

grease

Pero no sólo potentes automóviles han dejado huellas en sus orillas, escenas vitales para películas como Point Blank (1967), o Blue Thunder (1983), ocurren allí. Y mirándolo con más perspectiva, de las primeras en mostrar la imagen que conocemos ahora fue Them! (1954), donde el papel de ese escenario ya era de suma importancia para el argumento de la historia. Pero lo curioso es que ya se había convertido en un decorado central de muchas producciones en los inicios de los Grandes Estudios, durante los años 30, cuando se rodaron westerns y varias cintas bélicas antes de que el río bajara casi seco, y se construyeran las actuales estructuras de cemento y viaductos.

them

La cuestión es que hoy leo que el puente de la 6a, ese que aparece en todas las imágenes que acompañan este texto (y pareja inseparable del puente de la 4a, algo más atractivo con sus molduras art decó, y en muchísimo mejor estado de conservación) fue derruido a principios de este año. Se construirá un viaducto moderno, con mejores accesos, más abierto a la ciudad, y mucho más atractivo. Por supuesto, no tendrá la magia del antiguo. Ni sus fantasmas ficticios ni reales. Pero si algo tiene el Cine es capacidad de generar nuevos mitos. Y eso es bueno. Y no tardará. Además, la ausencia, el dolor fantasma por la amputación, generará su propia intrahistoria, multiplicando las posibilidades. Ya no volverá a ser un lugar real, pero ha pasado a ser un lugar ficticio en todas sus acepciones, y eso lo eleva todavía más en su estatus mitológico.

Leyendo esta noticia, me ha venido una escena que me impactó de niño, y cuyo contexto, aunque mórbido, me permite ver que aún queda cierta esperanza: En ese mismo escenario, escondido en las orillas de ese arrollo, en sus desagües y alcantarillado, el niño grotesco de It’s Alive (1974) deja de ser un simple monstruo y se muestra como el recién nacido aterrorizado que realmente es. Tengo la certeza que esta fue la primera vez que vi las orillas del Río Los Angeles. Sin duda, el entorno me dejó una marca profunda y, en adelante, cualquier otra canalización subterránea me remitía a aquel lugar. Y la cosa es que no recuerdo si se veía el puente de la 6a, o no. Por otro lado, también tengo claro que la última vez que vi una película que transcurría allí fue la maravillosa Drive (2011), en una escena muy hermosa y emocionante en la que, por obra y gracia de la visión nada angelina de Nicholas Winding-Refn, se muestra una imagen del río nada habitual. Y a pesar de ello, se identifica la localización inmediatamente.

A pesar de que ninguno de sus iconos (ni sus puentes recurrentes, ni sus pilares de hormigón) están presentes.

Lo que quiero decir es que ya no está el puente de la 6a. Pero en realidad tampoco importa.

drive


FICHA TÉCNICA
Nombre del lugar: Los Angeles River.
Visitante: -
Fecha de la Visita: -
Situación: Los Angeles, CaliforniaEEUU.
Dirigido por: Gordon DouglasJohn BoormanJack StarrettRandal KleiserWilliam Friedkin y  John McTiernan y Nicholas Winding Refn.
Director de Fotografía: Sidney HickoxPhilip H. LathropDavid M. WalshBill ButlerRobby MüllerDean SemlerNewton Thomas Sigel.
Director de Arte: Stanley FleischerAlbert BrennerPeter WooleyEugene S. KelleyBuddy ConeMarek DobrowolskiChristopher Tandon.
Decorados y Localizaciones: G.W. Berntsen y Robert Sunderland y Cheryal Kearney y Alan B. Curtiss y Michael Healy y Robert H. LemerRob Gibson.
Año: 1954. 1967. 1973. 1978. 1985. 1993. 2011.

IMÁGENES
Fig. 1 - Point Blank
Fig. 2 - Cleopatra Jones
Fig. 3 - To Live and Die in LA
Fig. 4 - Last Action Hero
Fig. 5 - Grease
Fig. 6 - Them!
Fig. 7 - Drive

__________________________________________________________________________________________






y2_2


etdc (XXIII): la mecánica de la sentencia (El Corazón del Ángel, 1987)


Louis Cyphre: ¿Es usted ateo?
Harry Angel: Claro, soy de Brooklyn.
angel heart

RELATO CINECARTOGRÁFICO

El Corazón del Ángel es una metáfora formada por otras metáforas. Esto no es demasiado habitual en un género por lo general tan vinculado al realismo como el cine negro, aunque es una de las bases del buen fantástico. Esta película fagocita lo mejor de los dos mundos, permitiendo esa metáfora y realizando la radiografía social que es característica del policíaco. Así nos encontramos esta historia:

Años 50. Harry Angel (Mickey Rourke) es un detective al que contrata Louis Cyphre (un peculiar Robert De Niro disfrazado de Scorsese) para encontrar a un cantante llamado Jonathan Liebling que perdió la memoria en la guerra. Una búsqueda casi imposible, que lleva a Harry a husmear entre todos los estratos sociales del norte y sur de los EEUU: desde las iglesias afroamericanas del Harlem neoyorkino, al New Orleans de clubs de Jazz, discriminación racial, ciudadanos de 1ª y de 2ª, y sus religiones sincréticas. Aquí arranca el fantastique y la historia comienza a inundarse del elemento mágico. Harry entra de lleno en la metáfora, y esa búsqueda imposible se convierte en un descenso a los infiernos.

Y ese viaje, que es el verdadero trasfondo de la película, queda remarcado profundamente por una escenografía realmente fascinante: viejos ventiladores se ponen en marcha y vacilan, y metálicos y ruidosos montacargas de puertas enrejadas nos llevan con el protagonista a las profundidades. El aire estanco, el olor a óxido y polvo son perceptibles. Y el calor.

Harry viene de la moderna y gélida NY City. Abrigo, americana, chaleco, camisa, y camiseta interior. Lo primero que ha de hacer al avanzar en su investigación, que le va llevando poco a poco cada vez más al sur, es quitarse toda esa ropa que le sobra por la humedad y el aumento de la temperatura (objetiva y subjetiva). Los otros personajes, que ya están en ese averno de asesinatos rituales y lluvias sangrientas, ya van vestidos con la mínima ropa posible. No sólo es un choque cultural, si no una huída inconsciente a lo salvaje. Y de fondo, un objeto siempre está presente: las aspas de ventiladores industriales. Que nunca parecen funcionar correctamente, pero que se sienten necesarios mientras el clima inclemente parece querer protagonizar toda la historia.

En ese sentido, todos los personajes encajan en sus respectivos mundos salvo el señor Cyphre, aparición misteriosa, teatral y terrorífica que parece controlar toda la acción y conocer, no sólo lo que está pasando, sino saberlo realmente todo. Y que ya de inicio, en el gélido y ventoso New York de 1955 es el único que necesita de varios de esos ventiladores de techo. He ahí que esos aparatos sean el objeto principal de varios de los símbolos que maneja la película. Por una parte, puntualizan señales físicas del descenso geográfico (y figurado). Y por otra, son un símil de esas ruedas de polea que sostienen las cuerdas del montacargas. Aún cuando Harry está fuera de ese sombrío y onírico entorno industrial, se ve acosado de la misma forma por el pesaroso giro de los ejes del elevador, y su sonido mecánico.

Así, con la sensación de ser manipulado que tienen la mayoría de detectives de ficción, Harry se mueve en continua búsqueda y huída de la escurridiza verdad. Para describirnos todo ello, Alan Parker nos evita en todo momento ese recurso tan habitual de la voz en off. En cambio, es el corazón de Harry lo que guía la acción, a veces lo escuchamos. A veces se para. Harry no es una buena persona, pero es la mejor que su mundo puede dar. ¿Puede el corazón de un ángel redimirnos? ¿Puede un corazón humano, confuso y aturdido salvarse del infierno?

angel heart 1


FICHA TÉCNICA
Nombre del lugar: New York y New Orleans.
Visitante: Harry Angel (Mickey Rourke).
Fecha de la Visita: 1955
Situación: EEUU.
Dirigido por: Alan Parker.
Director de Fotografía: Michael Seresin.
Director(es) de Arte: Armin Ganz y Kristi Zea.
Efectos Especiales: Camera Effects.
Año: 1987



__________________________________________________________________________________________






y2_2


BloGalaxia