flickr_2 sorting_options_flled-512

20050728

En cualquier casa: “Jean-Luc Godard”

Sherlock films, distribuidora propiedad de los cines Verdi, ha editado para delirio de algunos y desgracia de otros, cuatro películas de Jean-Luc Godard: “Je vous salue, Marie”, “Bande à part”, “Week-end” y “Tout va bien”.
Siempre me ha resultado extraño que la obra de Truffaut, Chabrol, Rohmer y otros directores de la Nouvelle vague esté editada casi en su totalidad en DVD, pero que no suceda lo mismo con Godard.
La única película editada en DVD en España era “À bout de soufflé”. Gracias a conocidos pude conseguir “Le mèpris”, editada en francia y “Éloge de l’amour”, editada en los Estados Unidos. Las pocas películas de Godard editadas hace muchos años son en vídeo e importadas de Francia. Las veinte películas más que tengo de Godard son copias de copias. Algunas de televisión, otras de Emule.
Son varios los rumores que corren: unos dicen que es el mismo Godard que no da permiso para su distribución, cosa que considero completamente ridícula, puesto que poco tiene que decir él sobre la distribución de las películas que rueda con dinero de otros. Otros dicen que no se editan porque generarían pérdidas. Y ese es el punto que quería tratar.
Yo sería incapaz de insistirle a alguien para que comprara una película de Godard, o para que fuera al cine a verla. Y es triste, porque viendo “Pierrot le fou”, “Prènom: Carmen” o “Le mèpris”, podemos hecer que nuestra vida sea menos miserable. Ya ni hablar de la que ya es considerada una de las obras de arte más importante de la segunda mitad del siglo XX: “Histoire(s) du cinéma”.
Este comunicado no es para hacer una apología sobre Godard. Tampoco es para dar a conocer a un director mundialmente conocido. Tampoco para defender su tan malogrado nombre, puesto que Godard se defiende solo.
Este comunicado es para pedirle a la gente que le dé una oportunidad a Godard. Le damos oportunidad a otro tipo de películas, a otro tipo de cineastas. A veces vemos dos horas de una película que no soportamos desde el minuto quince. Pero Godard y otros muchos cineastas no tienen dicha oportunidad. No sé si será culpa de los exhibidores, distribuidores, del gobierno o del poco interés de nosotros los seres humanos. En cualquier caso, no se trata ahora de buscar culpables. Ahora tenemos una oportunidad preciosa. Espero que muchas personas que aún no han descubierto a Godard, le dejen entrar en su casa, pasarán momentos conmovedores, algunos, de los más grandes de la historia del cine.

Marc Jardí

No hay comentarios :