flickr_2 sorting_options_flled-512

20050902

En Verdi Park: "Ordet"

Este es ya el quinto intento. Escribo y borro, escribo y borro. No encuentro la mejor manera para escribir sobre la película, para expresar lo que sentí, para explicar cosas que no pueden explicarse con palabras. Porque “Ordet” es cine en estado puro. Y eso solo se explica o se demuestra con cine.
Los cines Verdi, que continúan su solitaria lucha para que veamos todo tipo de películas (¡ánimo, venceremos!), proyecta dos películas del maestro danés (y mundial) Carl Theodor Dreyer.
Mantengo lo dicho anteriormente. Es complicado explicar que la película no trata creencias religiosas, sino fe e inocencia. Es complicado explicar el cuidadísimo trabajo de caracterización e interpretación de los personajes. ¡Con cuánto respeto se tratan! La elegancia de sus movimientos de cámara. La luz. ¡Cómo cierra los espacios Dreyer!, es magistral, una clase práctica de cinematografía. Verlo para creerlo.
Que rigor el de Dreyer, para mí solo comparable al de Fritz Lang o Charlie Chaplin.
Será inolvidable para vosotros el personaje de Johannes. No os dejará dormir, os perturbará durante meses. Con cuánto respeto trata Dreyer las distintas maneras que tenemos de creer en un Dios que no vemos. Una familia que se auto flagela psicológicamente, un médico que cree en su ciencia como única salvación, un cura intolerante, una familia protestante... hasta llegar al inolvidable Johannes, que cree ser el enviado de Dios, un nuevo Jesús.
Pero todo eso no parece lo importante. Dreyer no les juzga, les filma. Les respeta a todos por igual. Para él lo importante es la fe y la inocencia de una niña, que confía en que su tío (Johannes) despertará a su madre, muerta tras un parto.
Si queréis viajar durante dos horas a un mundo especial y bello, si queréis sumergiros en una atmósfera cálida, particular y llena de erotismo, esta es vuestra oportunidad.

Marc Jardí

2 comentarios :

kuroi yume dijo...

En IMDB he visto que en la película no hay nadie acreditado. Bueno, sí, el escritor de la obra.

¿que no hay títulos de crédito?

Liliana dijo...

Maestro de maestros. Cámara que bucea en los personajes. Te los acerca, te dice qué piensan, cómo piensan... Genio total