flickr_2 sorting_options_flled-512

20051010

Sueños de Akira Kurosawa.



Desde hace muchos años, los sueños tienen un papel muy importante en mi vida. En esta misma página hay muchas pistas sobre ello. Es por eso que no puedo acercarme a “Sueños de Akira Kurosawa” únicamente desde una perspectiva cinematográfica, o analítica, o pictórica.

¿Todas a la vez?, así lo haré, pero con humildad, porque grandes analistas ya lo han hecho antes. Lo que lamento es no saber si he entendido correctamente los sentimientos de Kurosawa, que es lo que creo que realmente importa en esta película. Aunque intentaré hacerlo.

"Sueños" es un compendio de 8 pequeños cuentos oníricos que a priori sólo tienen en común que el protagonista de cada uno de ellos es masculino (¿imágenes fragmentadas del propio director?). No hay línea argumental que los enlace, pero como buen poema, te lleva a diferentes estados anímicos con una prosodia muy marcada:

"El sol bajo la lluvia". Un pequeño niño espía una boda de zorros y es obligado a devolver el honor a éstos a través del Seppuku (suicido ritual).
"El huerto de los melocotoneros". El amor de un niño por la naturaleza es premiado con el baile de una corte de melocotoneros recién talados.
"La tormenta de nieve". Tres escaladores están a punto de morir congelados en plena tormenta de nieve cuando se les aparece “Yuki Onna” (la dama de las nieves).
"El túnel". Un soldado regresa de la guerra y tras pasar un extraño túnel se le presentan sus compañeros muertos, que no saben que lo están.
"Los cuervos". Un pintor admira cuadros de Van Gogh, cuando se ve transportado a la Holanda que representan y allí conoce al artista (interpretado por Martin Scorsese).
"El monte Fuji en llamas" Una central nuclear explota, y Japón está siendo irradiada. Los supervivientes asisten a los suicidios colectivos y se preguntan cómo continuar.
"El ogro llorón". Un viajero deambula por un Japón devastado cuando se encuentra con un “Oni”, que no es más que un humano mutado que le explica el sufrimiento de los pocos seres vivos que quedan.
"El pueblo de los molinos de agua". Un viajero llega a un pueblo que está en total armonía con el entorno, y la muerte no es más que la celebración de la vida que se ha tenido.

8 cuentos (ese número no tiene un significado especial en la mitología nipona) en los que cada plano es un cuadro vivo, aún más el en fragmento “los cuervos”.

PASADO
Las dos primeras historia son bellísimas. Los zorros y los melocotoneros, personalizados en coloridos bailarines de teatro noh, actúan entre la naturaleza antropomorfizandola. El significado es claro, el hombre está acabando con el mundo y su belleza. A partir de ahí todo se oscurece no sin antes pasar por el blanco total. La nieve del tercer cuento nos ciega, no se ve nada, la naturaleza contra el hombre, y es ella la que nos perdona. Nosotros a ella no, no nos perdonamos ni a nosotros mismos. El cuarto episodio trata sobre la absurda guerra y la absurda muerte que no aceptamos.

PRESENTE
Aquí todo se fractura. Vuelve la belleza, el color y el impresionismo. “Los cuervos”, un episodio central escapista (hacia el arte). ¿La belleza es lo único que le queda al hombre?

FUTURO
Todo pasa a ser negro tanto real como figuradamente. La sombra nuclear planea desde la II Guerra Mundial. “Japón bajo el Terror del Monstruo” de Honda era sólo una metáfora. Ahora este director colabora con Kurosawa en la recreación de los Momentos Finales. Muerte y suicidios masivos. El hombre finalmente ha acabado con la naturaleza y consigo mismo. ¿Qué hay después?, quedan los dioses y monstruos mitológicos. A medio camino entre el hombre y la tierra, han sobrevivido pero, ¿a qué precio?: Dolor eterno hasta que mueran a manos de sus semejantes para convertirse en comida.

¿Qué hay después del FIN?, ¿qué hay después de un mal sueño?, ¿qué hay después del futuro?

PASADO-PRESENTE-FUTURO
La Esperanza, la añoranza de un pasado idílico convertido en un sueño alegre del futuro. La muerte ya no es mala como en el resto de historias (suicidio, tala, congelación, guerra, radiación, antropofagia). Es la CELEBRACIÓN de lo bello que es vivir. Un ya anciano Akira Kurosawa homenajeaba con un último cuento la esperanza de la vida eterna, el binomio naturaleza-hombre y el descanso final.


Este ha sido mi análisis subjetivo, si navegáis un poco encontraréis cientos e mejores. No pretendo que mi opción sea la verdadera, pero estoy seguro que formaba parte de la idea original del gran Kurosawa que cada uno aportara sus propios sueños a los de él.
Esa mezcla de cosas reales y abstractas, imaginario compartido y extraño, y miles de cientos de cosas más que se nos escapan SON los sueños…

Como decía Neil Gaiman: “soñar es cuando salta el “protector de pantalla” del cerebro y nos volvemos locos”.


Saludos,
Yume.

2 comentarios :

Peter Stillman dijo...

hola Yume, buscaba informacion de Sueños porque intento realizar un trabajo de investigacion sobre este film, y hay muy pocos datos o analisis, el tuyo me va a servir de mucho, creo que es genial y muchisimas gracias por compartir tus conocimientos.
ahora te pediria un favor, y es que si tuvieras la amabilidad de decirme donde puedo encontrar más informacion sobre este film del genio kurosawa, te lo agradeceria mucho.
un saludo

kuroi yume dijo...

Buenas, Peter,

Muchas gracias.
Como ves, mi texto es bastante subjetivo, me dejé llevar por lo que sentí al ver la película, así que no sé si te será de mucha utilidad.

Depende de lo serio que quieras hacer el trabajo, pero te recomiendo la autobiografía del autor. Allí encontrarás con toda seguridad muchas pistas de si es él el protagonista de todos los cuentos y de dónde proceden.

Por otro lado en la red encontrarás miles de análisis. Si quieres, uno que me parece muy interesante es este.
Si en algún momento publicas ese estudio, créeme que me gustará leerlo.

Mucha Suerte!