flickr_2 sorting_options_flled-512

20051124

En Verdi: “Match Point”

scarlett_johansson1

Esta es una de las pocas veces que una película de Woody Allen me ha dejado indiferente. He salido del cine con una sensación indiferente. Todavía no sé si me ha gustado la película y hace una semana que la he visto. Supongo que si alguien pusiera una pistola en mi sien y me obligara a decidirme, me decantaría por el no me ha gustado.
Puedo entender que el tema de la película sea el azar, así se explica mediante dos planos congelados: el de una pelota de tenis que golpea en la red y el de un anillo en una barandilla de concreto. Así mismo, se hace una referencia clara al “Crimen y castigo” de Dostoievsky. Lo que pasa es que basándose en esta premisa, las situaciones que se desarrollan son casi surrealistas. Todo vale en la película justificada.
La construcción de los personajes principales es coherente, pero a lo largo de la película toman decisiones un tanto desproporcionadas en relación a la realidad que trata la película. Los agentes de policía son casi de broma, un completo timo, mero suspense barato.
Woody Allen trabaja la primera parte de la película de manera brillante, se toma todo el tiempo del mundo para que entendamos la caracterización de los personajes y el medio en el que desenvuelven, de esta manera podrá justificar las acciones que realicen posteriormente. Lo que pasa es que este trabajo meticuloso no se repite después de la acción clave de la película, acción que no desvelaré para no desgraciar al espectador que no la haya visto. Después de dicho hecho, las acciones se desarrollan de una manera vertiginosa, casi absurda. Una película dura dos horas y Woody Allen lo sabe.
Un cineasta evoluciona, redirige su cine a través de los años hacia otras direcciones, hacia otras inquietudes. Woody Allen no es una excepción. Aún así, prefiero al bajito con gafas, enamorado de New York, que hacía películas románticamente cómicas de personajes snobs.


Marc Jardí

3 comentarios :

藤原 弓美 dijo...

Prácticamente la misma crítica que me hizo una gran amante de Allen de la que me fío mucho, a usted le conozco menos, pero también me fío un poco ;)

Yo, desde Acordes y Desacuerdos ya no veo al Woody que tanto me gusta.

Miss Kubelik dijo...

Pues a mí sí me gustó. Y mucho. Me pareció original y lúcida, con un discurso homogéneo y una progresión dramática impecable. Yo no veo el absurdo por ninguna parte y sí algún que otro guiño cómico que no deja de ser anécdotico (¿Completo timo? ¿suspense barato?). El único pegote es, en mi opinión, el bergmaniano diálogo de ultratumba... porque Woody Allen a estas alturas ya no le debe nada a nadie.

No se puede coincidir en todo... Un blog muy interesante (Kurosawa rules :p)

hanni dijo...

en mi condición de principiante y recién estrenando video, se me ocurrió empezar a ver a Allen con esta peli...maldita la hora!