flickr_2 sorting_options_flled-512

20051102

Trono de Sangre


Un Shakespeare (Macbeth, para ser concisos) con todos sus tópicos (venganzas, fantasmas, traiciones, codicias…) y tramas que cobra nuevas fuerzas al imbuirse en la cultura japonesa.

El Honor, y la Lealtad estaban aún más arraigadas en el Japón feudal que en la Inglaterra del escritor. Por ello, toma más fuerza la trama de “Trono de Sangre”:
Dos valientes samuráis, los generales Washizu y Miki, regresan al Castillo de su Señor después de una victoriosa batalla. En el camino, una misteriosa anciana les profetiza el futuro: Washizu se convertirá en señor de la Casa del Norte y, después, señor del Castillo. A Miki le profetiza que será su hijo el que suceda en el trono a Washizu. A partir de entonces, Washizu se ve inmerso en una trágica y sangrienta lucha por el poder, guiado por la sibilina mano de su mujer, el odio, la codicia, ambición, la venganza y el arrepentimiento.

Un Toshirô Mifune más contenido que nunca lidera con maestría el reparto con el que Kurosawa nos muestra una vez más la belleza del blanco y negro, de las batallas épicas y la mezquindad humana.

Resultan sobrecogedoras varias escenas:

La mejor, la escena final. Un persecución rodada con increíble tensión y realismo (los efectos especiales y las técnicas de edición del año 56 daban para muchísimo en manos de Sensei Kurosawa) que acaba con una de las imágenes más bellas, y expresivas del cine.


Remarcaré también las escenas de la aparición de la bruja. Rodadas con un pulso cercano al cine de terror, donde la niebla representa emocionalmente mucho más que simple escenografía típica de película de miedo. Reflejo invertido de las escenas de lluvia. Confusión, miedo, ira y predestinación de manos de la meteorología.

Y por último la escena de la muerte del Gran Señor. Elipsis a través de un plano fijo de la mujer del protagonista (enmarcada por la habitación maldita donde se suicidó un antiguo traidor), sólo sonido, música, tensión, y confusión.


Una película maravillosa que os recomiendo que recuperéis si os gusta Shakespeare, Kurosawa, o el cine oriental serio, alejado de las palomitas y sustos fáciles.

Yume

6 comentarios :

藤原 弓美 dijo...

¿A quién tengo que pedir tu mano, ácaro?
:P

藤原 弓美 dijo...

Ahora en serio, es que planteas unos temitas...
Vaya peliculón, todo el mundo debería ver esta peli. Y a Kurosawa en general.

kuroi yume dijo...

Pues paciencia que estoy preparando "Los siete samuráis"...
(este fin de semana no he podido ir al cine tanto como quería y he tirado de deuvedeteca)(aunque sí que he visto "La Novia", también en preparación.)

(Ahora no tengo tiempo ni de escribir, jeje)

Marc Jardí dijo...

Proposición indecente: comparativa entre las tres Macbeths, Kurosawa, Polansky y Welles.

kuroi yume dijo...

Acepto el reto!, aunque como vd. opino que la de Kurosawa debe ser mejor...

Dinesh vaishnav dijo...

I was able to find good info from your content.


movie critics