flickr_2 sorting_options_flled-512

20051207

El Corazón del Ángel

angel_heart


El Corazón del Ángel es una metáfora formada por otras metáforas. Esto no es demasiado habitual en un género por lo general tan realista como el cine negro, aunque es una de las bases del buen fantástico. Esta película fagocita lo mejor de los dos mundos, permitiendo esa metáfora y realizando la radiografía social que es característica del policíaco. Así nos encontramos esta historia:

Años 50. Harry Angel (Mickey Rourke) es un detective al que contrata Louis Cyphre (Robert De Niro) (“un fanático religioso” según las palabras del propio Harry) para encontrar a una persona que ha perdido la memoria. Una búsqueda casi imposible que lleva a Harry a codearse con todos los estratos sociales del sur de los EEUU: New Orleans y sus clubs de Jazz, su discriminación racial, sus ciudadanos de 1ª y de 2ª, y sus religiones sincréticas. Aquí arranca el “fantastique” y la historia comienza a llenarse del elemento mágico. Harry entra de lleno en la metáfora y esa búsqueda imposible se convierte en un descenso a los infiernos. La escenografía que lo remarca es realmente fascinante: viejos ventiladores se ponen en marcha, y metálicos y ruidosos montacargas nos llevan con el protagonista a las profundidades.

Harry viene de la moderna y gélida NY City. Abrigo, americana, chaleco, camisa, y camiseta interior. Lo primero que ha de hacer al avanzar en su investigación es quitarse toda esa ropa que le sobra por el calor (objetivo y subjetivo). Los otros personajes, que ya están en ese averno de asesinatos rituales y lluvias sangrientas, ya van vestidos con la mínima ropa posible.

En ese sentido, todos los personajes encajan en sus respectivos mundos salvo el señor Cyphre (un De Niro que según cuentan imitaba a Scorsese), aparición misteriosa, sardónica, teatral y terrorífica que parece controlar toda la acción y saber, no sólo lo que está pasando, sino saberlo realmente todo.
Así, con la sensación de ser manipulado que tienen la mayoría de detectives de ficción, Harry se mueve en continua búsqueda y a la vez huída de esa escurridiza verdad. Para describirnos todo ello, el director nos evita en todo momento ese recurso tan habitual como es la voz en off. Es el corazón de Harry es lo que guía la acción, a veces lo escuchamos. A veces se para. Harry no es una buena persona, pero es la mejor que su mundo puede dar. ¿Puede el corazón de un ángel redimirnos? ¿Puede un corazón humano, confuso y aturdido salvarse del infierno?

Yume

7 comentarios :

藤原 弓美 dijo...

Alan Parker cundo quiere se sale, y este es un buen ejemplo.
Gracias por el post :)

藤原 弓美 dijo...

(de verdad, hoy tengo pies en lugar de manos, perdón por la omisión de algunas letras, grrrr)

kuroi yume dijo...

Siempre que te comas letras escribiendo en este blog, quedarás automáticamente perdonada, jejeje.

PD: A servir!

kuroi yume dijo...

Nota: es bastante difícil escribir sobre esta película sin desvelar nada... Esto que hay escrito aquí arriba me ha costado bastante. Y creo que no se me ha colado nada

Miss Kubelik dijo...

mmmmm, me ha picado el gusanillo...
Gracias ;)

Kalimero dijo...

Ufffff, me encantan los 80s y Mickey Rourke es uno de sus grandes personajes. El Corazon del Angel me encanta y hasta que he leido este post pensaba que era el único del mundo, me alegra comprobar que no es asi.

Saludos.

kuroi yume dijo...

Bienvenido, Kalimero!

Que sepa que somos muchos los que adoramos (en el sentido más satánico, por supuesto, jeje) esta película...

Y por lo que parece, los 80 están bastante de moda por estos lares. Gran década y grandes clasicos. Ya iremos hablando de más trocitos, ya...