flickr_2 sorting_options_flled-512

20060113

¿Dónde está la casa de mi amigo?

Una película, un poema, una inspiración, un agradecimiento...

Donde


El aire intenta entrar por una puerta entreabierta de marco azul.
Pero no puede.
Es la puerta azul del aula de un colegio. Es la puerta azul de las casas. Es la puerta de la comunicación entre el mundo inocente y bello de la infancia con el hostil y contaminado mundo adulto.
Montañas con caminos empedrados en zig-zag. Subidas y bajadas más largas, pero seguras. Camino a manera de problema, de atraso, de largo viaje tortuoso de caminante.
Educadores que no educan, madres que no toleran, vecinos que no entienden, abuelos que no escuchan. Adultos azules de un pueblo azul de caminos empedrados en zig-zag.

Y él solo quiere devolver un cuaderno de apuntes...

kiarostami


Y a media noche, en habitación de infante, copia los deberes de una libreta a otra y el viento irrumpe abriendo de un golpe la ventana. Ese viento fresco, enfrascado entre paredes azules de intolerancia. Viento violento como las palpitaciones de su corazón, cansado pero alegre de completar su aventura, viento frío que no solo apaga las velas, también seca las gotas de su cansado sudor. Ese viento prohibido, esperando la pureza de un niño para poder entrar y tomar relevo generacional.

“Un euro por sabiduría” nace de una imagen repetida en cada uno de mis sueños: una niña lava los platos en una humilde cocina. Nace del visionado del poema visual “¿Dónde está la casa de mi amigo?” Nace del maravilloso guión “El globo blanco”, escrito también por Kiarostami. Por esto y por darme momentos de alegrías inexplicables, le doy las gracias, maestro Kiarostami. Confieso deberle mucho. Si hubiera más seres humanos como usted, este mundo iría sin duda mejor.

title



Marc Jardí

4 comentarios :

Liliana dijo...

El cine iraní es poesía pura. Pero no se queda en lo bucólico, en lo hermoso. Puede mostrarte una realidad dura de la manera más amorosa y hacerte guiñapos.

Hay más seres como Kiarostami. Él es especial, es cierto, porque incluye al cine en sus historias. Pero también es el más occidental de los iraníes. No digo que quiera serlo, pero sí creo que ha tenido acogida en esta mitad del mundo por eso.

He tenido oportunidad de ver obras de otros iraníes que me permiten decir que es uno de los cines que más me gustan. Está hecho con escasos recursos y habla de su gente. No son cineastas mirándose el ombligo, sino cineastas hablando de SU realidad.

Si puedes ver alguna peli de Mohsen Makhmalbaf (quizá el más célebre después de Kiaros), de Amir Naderi, de Saied Ebrahimifar o de Bahram Beyzai no te la pierdas.

Marc Jardí dijo...

De Mohsen he visto solamente Gabbeh, Salaam Cinema y Nobat e Asheghi.

Tal vez tendría que hacer una reseña de alguna.

De su hija Samira he visto Panj è asr, Sib y su increíble corto del 11'09''01.

Liliana dijo...

De Mohsen has visto más que yo... aquí sólo proyectaron Kandahar (Safar e Ghandehar).

Tu artículo me llevó a publicar una vieja crítica que escribí hace tiempo sobre el cine iraní. Gracias por la motivación.

malice dijo...

yo de cine iraní solo he visto "El círculo" de Panahi