flickr_2 sorting_options_flled-512

20060307

Cosas que Hacer en Denver Cuando Estás Muerto.

Dentro del cine, dos son mis perdedores favoritos: Harry Angel, la única persona que casi engaña al diablo… y Jimmy "el Ángel".


portada

Jimmy es el exgángster más cool de Denver. Y lo digo en el sentido más amplio. Ese personaje interpretado por un Andy García en estado de gracia (no volverá jamás este hombre a hacer algo así si se sigue empeñando en ser modelo de El Corte Inglés) es el espejo en el que todos nosotros, perdedores adolescentes, nos mirábamos para ser interesantes. Un tío que era capaz de decirle a la chica más guapa del local que no la besará en la primera cita y cumplirlo (técnicamente). Un tipo que era capaz de intentar salvar a sus amigos aunque su vida estuviera en el mismo peligro. Un hombre que intentaría sacar a una joven prostituta de la calle, y todo sin perder el estilo suave y bondadoso que le caracteriza.

andy
Un personaje así, en apariencia tan blando, arruinaría cualquier película y acabaría convirtiéndola en la más ridícula de las comedias románticas sobre gángsters, pero eso no sucede en "Cosas que Hacer en Denver Cuando Estás Muerto". Continuadora de la tradición de cine negro americano, con solitario personaje enfrentado a un destino trágico, pero en plena sintonía con la revolución post "Reservoir Dogs" de violencia estilizada y muy, muy atractiva, la película nos enseña que no sólo hay bandas de mafiosos en Chicago, Los Angeles, Las Vegas… Y nos enseña que hay tonos de gris dentro de lo que llamamos "el mal".

denver6
Un narrador omnisciente y curiosamente presente en una de las mesas de la cafetería en la que se planean la mayoría de acciones del film, nos cuenta la historia de ese hombre bueno, retirado de la banda del mafioso local, que intenta rehacer su vida. Pero no le será tan fácil. "El Hombre del Plan", genial apodo de un Christopher Walken (en uno de esos papeles tan molones a los que nos tenía acostumbrados) postrado en una silla de ruedas, pero controlando toda la ciudad y a sus gentes, le pide un último encargo que será la perdición de Jimmy y sus viejos compañeros.


plan's_man
Este argumento sencillo nos adentra en una nueva mitología, con unos personajes llenos de historias a las que tenemos acceso poco a poco, sin absurdos y recurrentes flash-backs, personajes atrayentes, malvados y en plena desgracia. ENORMES actores (Steve Buscemi, Treat Williams en el papel de su vida, Christopher Lloyd…) en maravillosos papeles. Originales esbozos de vidas complicadas, llenas de cárcel, maldades y vidas rehechas. Llenas de esperanza en una ciudad tan gris como Denver. Una historia con trágico inicio, trágico nudo, y un trágico desenlace con ciertos apuntes de esperanza. Con historias de amor truncadas por la sinrazón de la violencia y la venganza. Con el pequeño brillo que despunta en la personalidad de todos sus participantes.


godzilla
Una perfecta sinfonía de descenso a los infiernos. Caída que se ve interrumpida habitualmente por los curiosos consejos de los futuros muertos; que a modo de testamento audiovisual para sus descendientes, nos adentran más en la sombría desgracia de Jimmy y sus compañeros. Pero ni siquiera El Hombre del Plan se salvará de su triste destino. El mal no vence, pero a costa de que tampoco venza el bien, a costa de que Jimmy pierda lo que le caracteriza. A costa de que Jimmy deje de ser ese ángel que le otorgaba un halo de malvada y atractiva bondad.




Cuando las películas nos enseñaban historias interesantes, cuando ser malo era lo más atractivo, cuando el más malo no era un personaje ridículo, ni el más bueno era el más bueno. Cuando llevar traje y pelo engominado era lo que más molaba, y sabías que una película podía hacerte mejor. Cuando un final no te parecía patético, aunque sí triste, y sentías tristeza sin que el director te engañase con trucos de montaje baratos. Entonces, sólo entonces, una película como "Cosas que Hacer en Denver Cuando Estás Muerto" te llegaba tan profundo que venerabas cada frase, cada historia. Allí, en aquella época, en aquel estado anímico si queréis, fue cuando empecé a amar de verdad el cine.

Yume.

13 comentarios :

Marc Jardí dijo...

Tremenda crítica mi capitán. De estas que crean escuela. Tendré que ver la película.

Felicitaciones.

Aura dijo...

Que me emociona usted.
Recuerdo que la vi en un bar mientras estaba con otra gente y no podía apartar la mirada de la pantalla. Me perdí toda la velada social.
Por cierto, Fairuza Balk está estupenda en un papel secundario como prostituta, pero ella es grande haga lo que haga.

Un saludo Yume.

Kalimero dijo...

Pues esta no la he visto entera nunca. La pille dos madrugadas en la tele pero el sueño me venció. Espero subsanar mi error en breve.

Saludos.

藤原 弓美 dijo...

Uffff... palabras mayores, no sé cuantas veces la he visto.
Me parece redonda y el post genial...

Boat drinks!

kuroi yume dijo...

jajaja
COPAS DE YATE para todos!!!!

Siento la flojera por la que está pasando este humilde blog, espero que en poco tiempo estaremos reflotados y con novedades!!!

pero estos recibimientos hacen que valga la pena estar aquí.
Gracias a Todos!!

Queco dijo...

Gran película, con hallazgos geniales. Ese Steve Buscemi que acojona sin decir palabra, ese Christopher Lloyd que se cae a pedazos, ese Treat Williams practicando boxeo con un cadáver. Andy García que "era la hostia en vinagre", ganándose el infierno pero salvando finalmente a Fairuza Balk. Christopher Walken a punto de obligarle a Andy a chuparle su insensible polla. Andy abandonando a Gabrielle Anwar consciente de que va a morir. Bailar el foxtrot en París con una puta de 2000 dólares. Alforfones y copas de yate. Genial.

Tuvo un gran año Scott Rosenberg, ese año se estrenó tabién otro gran guión suyo, "Beautiful girls". Una pena que después cayera en el mainstream con trabajos mucho menos interesantes como "Con Air".

Hombre Lobo dijo...

Iba a comentar algo sobre tu reseña, pero justo en ese momento recordé algo en cuanto a las primeras líneas y me vino a la mente que hay UNA PERSONA que efectivamente HA ENGAÑADO al Diablo: Arnold Schwarzenegger en "El Fin de los días"...

¿No recuerdas el momento más bajo de la película, en el que Arnold le ofrece la mano al Diablo (que está a punto de caer del edificio) y luego lo suelta?

Que "chungo", ¿no?

kuroi yume dijo...

Sr. Lobo (jeje),
pero es que Chuache NO ES una persona...

jejeje
Probablemente, tiene vd. toda la razón.

kabukiman dijo...

Alforfones.
Para cualquiera al que no le guste esta película y su pandilla de inadaptados, unos putos alforfones.

Gabrielle Anwar y Fairuza Balk nunca han estado tan bien.
Y lo de Scott Rosenberg, una lástima. Esta película y "Beautiful Girls" me marcaron para siempre...

Atreyucu dijo...

Me ha gustado muchísimo; y más si a quien le sugerí esta película te hubiera léido.

kuroi yume dijo...

...gracias...
me tomo el permiso de apuntar que tienes una manera muy peculiar de presentar las ideas en tu blog. Muy peculiar.

eNric57 dijo...

Excelente tu comentario sobre la película, que en mi corto saber subscribo totalmente. Durante una buena etapa de mi vida, el saludo con los amigos fue "copas de yate!".

Anónimo dijo...

"Te llegaba tan profundo que venerabas cada frase, cada historia. Allí, en aquella época, en aquel estado anímico si queréis, fue cuando empecé a amar de verdad el cine."

Comprendo cada una de las palabras que, con maestría, has escogido.

Sé que no es la mejor película del mundo; sé que la mayoría de la gente la vería como se ve una película de este género: manteniendo una conversación con alguien y sin prestar mucha atención; sé que en "Filmaffinity" está puntuada con un 6.8 y que el publico la definiría con un simple "está bien".

En cambio yo pegué mis ojos y el resto de mis sentidos a ella, porque la sentí, porque ejerció una atracción muy fuerte sobre mí. Hubo algo especial que hizo que cada frase, cada imagen, cada enseñanza, se clavara en mi pensamiento y cobrara sentido, como una revelación.

Supongo que me hizo vibrar.

Mi enhorabuena, has prosificado lo que esta película significó para mí y le has dado una forma excepcional.