flickr_2 sorting_options_flled-512

20060306

"La Piel Suave"

MED 59-04
El romántico de Truffaut


Para mí Truffaut siempre será el cineasta más romántico de la historia del cine. Sus películas tratan siempre la búsqueda del amor, y las filmó siempre de una manera erótica, romántica, sin nunca caer en lo empalagoso.

La piel suave” no es una excepción. Me ha parecido muy interesante la utilización del montaje. Pierre es un hombre con mucha prisa, pues siempre parece que llegue tarde a todo. Pierre es un hombre ocupado, nervioso, impulsivo, y de allí este montaje casi entrecortado, que elimina las partes iniciales o finales de sus acciones, para que así sintamos como él, o con él, dicha prisa.

Este montaje cambia en los momentos en que está con Nicole, donde románticos y suaves encadenados unen sus planos. Pierre se siente a gusto.

Es notable también el uso del montaje en las secuencias dentro de los ascensores. Truffaut no tiene miedo al dilatar el tiempo casi de manera exagerada, pues si esas secuencias tienen esa carga erótica y romántica tan potente, es gracias a la dilatación antes mencionada. Más o menos como hizo Eisenstein al dilatar, las para nada tan largas, escalinatas de Odessa. Por supuesto la intención del soviético era completamente distinta a la del francés.

A parte del montaje, “La piel suave” tiene un juego muy sencillo de luz. Donde los personajes encienden o apagan los interruptores según la situación o estado de ánimo en el que se encuentren. Claro es el ejemplo de Pierre en su habitación en el hotel de Lisboa, el de Pierre y Nicole en la habitación de esta última en el mismo hotel de Lisboa, o el de Pierre y Franca, su mujer, en su apartamento en París. Ideas sencillas y originales, muy francesas, efectivas.

La piel suave” es una de las películas de la primera etapa de Truffaut, etapa llena de vitalidad, de valentía, de ideas brillantes, de película buena tras película buena, pues Truffaut encadenó una serie de films notables, que después fueron perdiendo fuerza en películas posteriores, y cuando todo hacia pensar que remontaba el vuelo con “La noche americana” o “El último metro”, Truffaut acabó en el hospital, muriendo de un derrame cerebral. Supongo que su búsqueda obsesiva y excesiva del amor causó daños irreparables. O al menos eso deseo pensar yo. Pero bueno... allí están “Los cuatrocientos golpes”, “Jules et Jim”, “Besos robados”, “Tirad sobre el pianista” y ésta, “La piel suave”, películas que hacen que ame cada día más el cine y que admire hasta la saciedad a este cineasta, pues amó como ningún otro el cine, amó como ningún otro al amor.


Marc Jardí

3 comentarios :

Liliana dijo...

Sumamente intimista es Truffaut con esta película. Te hace sentir cada estado de ánimo, te hace vivir cada momento. No importan sus últimas películas, ésta y "Los cuatrocientos golpes" alcanzan para quererlo y admirarlo

藤原 弓美 dijo...

Uno de los mejores, sin duda...
Amaba al amor hasta tal punto de ser un ser extremadamente posesivo, lo que ya me hace pensar si era realmente amor u otra cosa.

Sara dijo...

Yo también creo que es una de las mejores películas que hay. El otro día estaba en la sala de espera por hacerme depilacion definitiva soprano
Y lei una revista con muy buenas críticas. Me sorprendió que hayan elegido esa película porque no es muy conocida pero me agradó que la hayan elogiado. Saludos