flickr_2 sorting_options_flled-512

20060630

Una historia de violencia

uhdv


¿Una historia de Cronenberg?


He meditado previamente durante horas antes de escribir esta reseña, no deseo suscitar el odio de los miles de fans de Cronenberg. Los que me conocen medianamente saben a qué me refiero.

Yo no me encuentro entre los seguidores de Cronenberg, más bien le sigo bastante poco, y aunque debo reconocer que le respeto muchísimo, puesto que sus “Crash”, “The fly” y “Videodrome” me gustaron mucho, este fin de semana salí de casa de un amigo maldiciendo a dicho director.

No me malinterpretéis, aún prefiero ver una película de Cronenberg que una de Isabel Coixet, pero es que “Una historia de violencia” me pareció una película increíblemente predecible, de diálogos ridículos y situaciones realmente absurdas.

Quiero pensar que el elogio a la violencia que hace Cronenberg en esta película es con el fin de criticarla, lo que pasa es que bajo ningún concepto lo consigue, ni argumental y menos cinematográficamente. En la película (y en la realidad estadounidense) la persona que mata es considerada un héroe, lo que pasa es que sin la cámara de Cronenberg no se moja, no opina, no muestra algún tipo de rechazo al asesinato. Está bien, cada cual es libre de hacer y pensar lo que quiera, a mí me ha parecido deplorable, lo siento, a lo mejor es que de tanto ver a Fritz Lang me he vuelto un purista. Aquí entraríamos en otro debate ¿debería Cronenberg mojarse?

Quiero pensar también que no he entendido lo gratuito de sus imágenes violentas, ni qué tiene que ver la ex profesión del personaje con el resto de la obra. Quiero pensar que no he entendido el argumento ni el porqué de sus interminables secuencias.

Tampoco entiendo el sexo en la escalera... ¿violencia sexual? Vale, supongo que será eso, pero... ¿se ahonda en el tema? ¿Se desarrolla? ¿Con qué finalidad se muestra?

Quiero pensar que cuando un hijo mata a un hombre por defender a su padre, no se queda tan pancho para después recibir un estúpido abrazo de su padre.

Quiero pensar que dos niños y una esposa no se quedan tan panchos después de ver como su padre / esposo le vuela los sesos a tres hombres. Sé que el tema del cromosoma, del gen que se hereda es propio de Cronenberg, al que considero un autor, lo que pasa es a mi parecer se queda en una simple exposición, no habla de los porqué o las maneras de remediar algo tan problemático como que los genes asesinos pueden heredarse.

Quiero pensar que esta película ha sido un encargo y que Cronenberg necesitaba el dinero para rodar su próximo proyecto: una obra maestra.

Las interpretaciones me han parecido deplorables, no por los actores en sí, que están fatal, especialmente Vigo Mortensen, sino porque el guión que les han dado es completamente ridículo y falto de profundidad. Sigo sin entender cómo Cronenberg, un buen director, aunque irregular, puede concebir una obra tan banal y estúpida. No entiendo como esta película pudo estar destinada para los cines cuando su forma (no su argumento, por supuesto), patética y básica, debería estar destinada a la televisión.

En esta película Cronenberg me ha parecido un cobarde, pues pienso que ha tirado un montón de mierda sobre el espectador y ha dicho “ole, allí os quedáis, sacad vuestras propias conclusiones, yo no me mojo, todo es bienvenido, además... todos me conocéis, estoy en contra de la violencia y la asociación del rifle.


Marc Jardí

4 comentarios :

kuroi yume dijo...

jejejeje
Ahora tengo más ganas de verla.

En cuanto lo haga, hablaremos largo y tendido, seguro.

Queco dijo...

Discrepo, aunque es verdad que hay situaciones qu eno están muy bien resueltas, pero en general me pareció bastante bien.

Liliana dijo...

No es el mejor Cronenberg... No es el de Crash, ni el de Almuerzo Desnudo... definitivamente.
No estás purista, la peli es mediocre.

The DangerminD dijo...

Te guardo una "tostada",Yume.

La verdad es que la pelicula es bastante fojilla con un argumento demasiado simple de una manera bastante simplona y predecible.

Por lo demas es una pelicula comercial muy lejos de lo que Cronenberg nos tiene acostumbrados que pasara sin pena ni gloria.