flickr_2 sorting_options_flled-512

20060727

Dumbo, Miyazaki y la burrosfera

dumbo



Lo que me parece interesante de la tormenta es que en realidad no sé si se mueve la cámara, los elementos dentro del encuadre, o ambos. Al escaparnos con la cigüeña (el único elemento en color de la secuencia), no me cabe la menor duda de que nos movemos con ella. Lo que convierte dicha secuencia es interesantísima en cuanto a su tratamiento.

Lo mismo sucede con ese tren inolvidable, sus intentonas de arranque son acompasados con leves intentos de mover la cámara. Finalmente la cámara arranca con el tren.

Imposible dudarlo, en el dibujo también hay que componer, iluminar y mover la cámara. Y en eso Disney era experto.

Basándose en eso, necesarios son, pues, observar (que no ver), el juego con las trompas entre madre e hijo y oír el sonido que emite Dumbo al jugar con su madre. Importante es saber el porqué del tratamiento en off de los payasos borrachines y la anticipación de una pluma que, en principio, es mágica, pues puede hacer que Dumbo vuele.

No recuerdo si fue Sirk o Fuller el que dijo... motion = emotion, y eso es lo que se siente al saltar con el ratón para llegar a la carpa y espiar a los payasos borrachines.

Después de ver películas como “Dumbo”, “Pinocho” o “Blancanieves y los siete enanitos” no entiendo como diversos camaradas de la blogosfera, defienden el anime basándolo en el ataque a Disney, o simplemente mostrando lo anticuado que, según ellos, resulta el director antes mencionado. Estos comentarios son los que convierten la blogosfera en burrosfera, pero no el sentido literal y que todos conocemos de la palabra, sino por tratarse de burros que invaden un espacio impregnándola de toda la mierda que escriben, incluida la mía.

¿Para qué es el cine? Para hablar del amor y la política, en el sentido más abierto de las palabras.

Dumbo” es una película modernísima en cuanto a su tratamiento de la luz, expresionista por momentos y de suaves rellenos en otros. Sus personajes son de silueta precisa y de desarrollo maduro. En “Dumbo” los elementos cinematográficos crean el drama y no el drama a los elementos. En “Dumbo” se retrata el circo y al clown de manera certera, que cojones, es una obra maestra.

Mientras observaba a Miyazaki a la fresca me pregunté muchas veces en qué se diferencia “El castillo ambulante” a “Dumbo”, a lo mejor me equivoco, pero en su fondo no se diferencian en nada, pero sí en su forma, pues Miyazaki y Disney son dos polos opuestos. Por lo tanto, no entiendo el empeño de algunos burros en citar a Disney cuando se habla de Miyazaki. Disney es Disney y Miyazaki es Miyazaki.

Miyazaki hace más evidente el hecho ecológico y social de sus películas, lo contrario a Disney. Miyazaki trata temas sociales de manera más contundente que Disney, que era más sutil. Normal si tenemos en cuenta las épocas en que realizaron sus films.

En San Sebastián tuve ganas de preguntarle a Terry Gilliam si la imagen tenía algún tipo de valor para él, a Miyazaki me muero por preguntarle qué opina de Disney, seguro le tiene como referente. Espero nadie entienda que intento poner palabras en boca de Disney.

En cuanto a Gilliam, no creo que la imagen le importe mucho. Por cierto... ¿alguien sabe si al final ganó “Al final de la escapada” como película final del cinema a la fresca?


__________

marc2_1

13 comentarios :

El Tete dijo...

Pregunta a cualquier friki animero qué opina de Disney, y prepárate para un discurso sobre dinosaurios.

kuroi yume dijo...

Creo que tú mismo lo dejas claro en el artículo: Disney ha tenido épocas mejores (y a ver qué tal le va ahora sin Pixar)

Por la misma razón habrá que ver qué será del Studio Ghibli una vez que (que sea lo más tarde posible) Miyazaki no esté.

madmax dijo...

El tete:
Entonces yo no debo de ser un "friki animero"...
Creo que a uno le guste la animación (ya sea americana, japonesa, coreana o europea....) no le convierte en un insensato, con una venda en los ojos que no ve la realidad... A mi me gusta la animación japonesa, pero no toda... y me gusta mucho Disney.
Lo que pasa que comparar a Disney con Miyazaki, Otomo, Inahata, etc,... es como comparar a Hitchcock con D. Lynch. Cada uno hacía su estilo.

Pol dijo...

A ver...esta claro que quien defienda en anime y se posicione en contra de disney, realmente no tiene ni idea.

Cada uno tiene su valor y su importancia. Está claro que, en la actualidad, tiene muchas más fama entre el público adulto de culto films anime, por aquello de ser super cool y porque el Disney contemporáneo está mucho más volcado en el cine palomitero. Pero no podemos olvidarnos de lo que supuso, no solo para la animación sino la el séptimo arte, en general, films como "Blancanieves y los 7 enanitos" (pioneros en la reproducción de figuras humanas, multiplanos, oposición pureza-maldad, film musical...), recordemos un film del año 1937.

En fin que quien nos obliga a escoger...de primero un "Blancanieves..." y de segundo y "El Viaje de Chihiro"

Alex dijo...

Walt Disney estaría en cualquier lista de los mejores directores de la historia. Es así, por mucho que les pese a algunos.

Su cine estaba años luz por delante de la mayoría de sus contemporaneos, tanto técnica como estructuralmente.

Y con seguridad es "Dumbo"una de sus obras capitales.

Las comparaciones además de odiosas son ridículas. Nunca las entendí. Cada uno tiene su estilo, su formato y su forma de ver la realidad.

Negar la aportación de Disney al cine (no sólo de animación) es como negar la existencia de Griffith o Welles, pues como ellos, Disney cambió estructuras para siempre.

Además, si al spilberiano general de "1941" le gustaba, con lo sensible que se le veía, sería por algo.

Hombre Lobo dijo...

Yo creo que la confusión viene, en primer lugar, por el hecho de que la mayoría de la gente no sabe (o no quiere) hacer una distinción entre Walt Disney (la persona, el creador) y Walt Disney Co. (la corporación que en su momento creó y que hoy es una megacorporación dedicada a sacar pasta y merchandising). Después de todo, los habitantes de la burrosfera parecen (parecemos) olvidar muy convenientemente que este hombre no veía el cine de animación como un arte "menor" dedicado exclusivamente al adoctrinamiento de los niños, sino como una fuerza narrativa capaz de competir cara a cara con el cine "de carne y hueso".

En eso, lo reconozco, los japoneses nos llevan la delantera. El cine de animación japonés no está concebido como un mero entretenimiento infantil, mientras que hoy en día, eso es precisamente el gran problema que tenemos en occidente.

Pero el caso de Walt Disney (repito: el hombre) es algo muy distinto. No hay más que echar un vistazo a los cortos de animación que realizara durante la década de los cuarenta (recopilados en una impresionante colección de DVD que seguramente nunca veremos por estas tierras) y nos damos cuenta de que estamos ante el trabajo de un maestro. Ni hablar de su fallido proyecto con Dalí, el cual recientemente vio la luz.

Que sus descendientes se hayan decidido vender al mercantilismo puro y simplemente convertirse en los principales instigadores del "Happy Meal" es otra cosa. Pero incluso de un tiempo más reciente para acá el estudio tuvo un breve pero glamuroso renacer, con esa tanda de películas que estrenaron desde "La sirenita" hasta "El rey león". El problema fue el típico que asola toda la industria cinematográfica americana: basta que alguien descubra el éxito para que enseguida se instaure una "fórmula".

¿Qué sucederá ahora que hasta Pixar ha sido absorbida por este monstruo? Quien sabe. Pero lo cierto es que el que diga que Walt Disney (el hombre) es una mierda, lo único que hace es demostrar una gran pobreza de cultura cinematográfica.

madmax dijo...

Hombre lobo tiene razón.

No se puede olvidar la influencia que tuvo este hombre en muchos de los "mangakas" actuales.
Empezando por el "dios" Tezuka, pasando por Toriyama.
El mismo Toriyama comenta en algunos tomos de sus obras, que cuando era pequeño, visionó 101 dálmatas y de la "perfección" que vió decidió aficionarse al dibujo.

Liliana dijo...

Yo creo que con Disney pasa otra cosa. El hombre es un creador indiscutible. No por ello dejó de ser mercantilista. Hablo desde los años que tengo. Sus películas aparecían cada seis años como reestreno en las salas comerciales. Es decir, veías Blancanieves una temporada cada seis años, casualmente, lo que tarda en haber una nueva generación de niños sedientos de historias nuevas (que no lo eran tanto, pues habían sido filmadas en los años 40: yo hablo de los 60), con los correspondientes objetos imaginables haciéndole propaganda a La bella durmiente, Bamby, Dumbo, etc.
Eso por un lado. Por otro, Disney (la persona) tampoco tuvo muy buena prensa luego de pasar por la Comisión que presidía el senador McCarthy en los 60s donde llegó a delatar a sus empleados y colegas izquierdistas.
Por otra parte (como verán, no es poco), las historias de Disney fueron muy criticadas en los 70s, pues se decía que atentaban contra la idea de familia (pues presentaba familias fragmentadas, donde los progenitores no eran un ejemplo para nadie), además de imponer una ideología típicamente norteamericana, donde el éxito era la "zanahoria" que debía perseguir el "conejo"; o las historias terriblemente crueles que contaban sus filmes (heredadas claro está de los cuentos tradicionales, que muy bien ha analizado Vladimir Propp).
En fin... Como bien dice Marc, su técnica era maravillosa y es un pionero en serio en lo que es animación. Estoy segura que todo animador actual debe admirarlo, aunque sea a escondidas. Sus películas nos encantaron a todos... a mí, que tengo más años que ustedes, a ustedes, a los chicos de hoy, y seguirán encantando a las generaciones que siguen. Pixar sólo le dará un poco más de aire fresco, un poco más de actualidad.
En fin, Disney fue polémico siempre. Pero la animación que hoy puede realizarse, le debe una herencia demasiado pesada. De eso no debería renegar nadie.

Dr.Benway dijo...

Miyazaki como bien ha comentado usted toca temas muuucho más profundos y con mucha más seriedad que Disney que pese a ser un grandísimo creador siempre buscó un cine ultraconservador y ultrafamiliar. Miyazaki se ha adaptado a los tiempos que le ha tocado vivir y ha hecho un cine mucho más arriesgado.

Marc Jardí dijo...

El Tete: Lo siento, tiendo a no generalizar entre los miembros del gremio friki animero y el de los dinosaurios.

Capitán: No me preocupa Disney sin Pixar, puesto que Disney murió hace años. Me preocupa Pixar.

Max: Tú no eres un frikie animero. Tú eres el puto amo.

Pol a Alex: Gracias por todo, nunca faltan vuestros comentarios cuando escribo. ¡Ánimo, veneceremos.!

Lobo y Liliana: De acuerdo con vosotros, aunque mi intención no era hablar de las personas, sino de la universalidad de su cine.

Benway: Miyazaki más profundo y serio que Disney? Posiblemente sí, aunque sobre todo hay que tener en cuenta los años en que filmaron, sí Disney hubiera hecho "El castillo en el cielo" sería considerado un visionario, y si Miyazaki hiciera ahora Bambi, sería considerado un documentalista homosexual.
Disney, ultraconservador y familiar? No comparto lo de ultraconservador, lo de familiar... por supuesto, igual que Miyazaki, Godard, Lang, Bergman o Dreyer.

Pol dijo...

Lo de Disney ultraconservador...existe una rumorología extensa en cuanto a sus simpatías con la ultraderecha. Para los más estudiosos de Disney colocan, por mencionar un ejemplo, a escenas del Rey León como reflejos de mensajes derechones...el desfile de animales es un calco a los desfiles nazis o por ejemplo cuando se puede ver simbolos como el martillo y la oz comunista tras los enemigos del prota, en este caso "Sherkhan" (suponiendo que se escriba así)...

Coincidencias? No sé...eso se lo dejo para los estudiosos.

Saludos!

Marc Jardí dijo...

Pol... me mantengo en mis trece, hablo de Disney persona, no institución. Cuando se filmo "El Rey León" Disney ya no vivía.

Saludos a tí también y gracias por asomarte nuevamente.

Anónimo dijo...

Sobre dinosaurios ¿porqué? A mi me encanta el anime y me fascina Disney, pero la triste realidad es que desde que se murió, se murió la fantasía.....El Rey Leon 3?!?!?! por favorrrr!! primero muerta!