flickr_2 sorting_options_flled-512

20060710

El mundo de Apu

woapu



Sobre Ray, Kiarostami y Truffaut

Un tren despierta a Apu... ¿qué va a ser sino un tren?

Truffaut hizo cinco películas con el mismo personaje, siempre encarnado por el mismo actor: Jean-Pierre Léaud. No solo el físico entre el director y el actor es semejante, sino también las circunstancias de sus respectivas infancias. Ambos con el cine como vía de escape.

Neorrealista a más no poder, en “El mundo de Apu” el personaje se da cuenta de las dificultades de ser adulto, se encuentra sin empleo en una ciudad muy pobre. Apu camina con un título universitario colgado en una pared, mira incrédulo las calles de su ciudad desde un autobús.

En “Domicilio conyugal” Antoine confiesa a Christine estar escribiendo una novela autobiográfica, a lo que ésta responde “Cuando una obra de arte se utiliza para saldar viejas cuentas, deja de ser una obra de arte.” Apu se encuentra en una situación parecida, pues su libro versa sobre el amor, y Apu nunca ha amado, lo que convierte su libro en una mentira y una frustración personal. Esta es la tragedia de Apu, su búsqueda de la paz.

El caso de Kiarostami es bastante distinto, para mí el más particular. El interés de Kiarostami es metacinematográfico y documental, puesto que los niños Babek Ahmed Poor y Ahmed Ahmed Poor tranquilamente podrían interpretarse a ellos mismos en “¿Dónde está la casa de mi amigo?” igual que hizo Léaud en sus incursiones en las películas de Truffaut. Kiarostami rescata a estas dos personas/personajes unos cuatro años después, en “Y la vida continúa”, después de que un terremoto devastara Irán, el director de la película “¿Dónde está la casa de mi amigo?”, (que no Kiarostami) va en busca de estas dos personas, ahora ya jovencitos. Les busca para saber cómo están, dónde están y cuál es su situación. Es la reconstrucción de un país, de una película y de un recuerdo. Babek Ahmed Poor volvería a interpretarse a sí mismo en otra película de Kiarostami “A través de los olivos”, donde os espera una grata sorpresa.

Un amigo de facultad de Apu le invita a pasar una temporada en el campo. Se celebra una boda y el marido sufre un ataque de nervios digamos... bastante grave. Marca la tradición que si en veinticuatro horas este marido no es reemplazado, la mujer quedará algo así como maldita. Apu acepta casarse con Aparna, su acto es más de bondad que de fe por el matrimonio. Con el tiempo ambos caerán enamorados, ¿cómo se explica esto? con cine: imaginaros en una habitación donde hay una cama, una de esas camas grandes con cuatro barras de madera en cada esquina que sujetan una especie de techito para dicha cama. Ahora imaginaros que una de esas barras divide el encuadre en dos segmentos, el derecho y el izquierdo; en el primero Aparna sentada en la cama; en el segundo, Apu de pie en frente de la mencionada cama. Es su primera noche juntos, apenas se conocen y Aparna siente mucha vergüenza. Apu habla dulcemente con ella y le dice las muchas cosas que pueden llegar a hacer juntos y lo que espera de ella. Aparna parece dubitativa, Apu se mueve de lado a lado, entra en el segmento derecho del encuadre pero inmediatamente retorna al suyo. Apu vuelve a la carga, cada vez más dulce y sincero. Aparna cede, le cree, le quiere; ahora Apu deja definitivamente su segmento para unirse a ella, dejando un encuadre descompensado, digamos dejando el segmento “negativo” vacío.

El caso de Ray es distinto al de Truffaut y Kiarostami, puesto que su personaje es el mismo, más no el actor que le encarna. Apu es interpretado por cuatro actores distintos, sin perder en ningún momento la lógica del personaje ni su parecido físico. El motivo del cambio de actores lo desconozco. Aún así si existe parecido entre el personaje y el autor, puesto que Ray, como Apu, sufrieron la pérdida de familiares de manera sucesiva y a temprana edad. Salta a la vista el interés de Ray y Apu por el conocimiento y la educación. La madre de Ray se opuso a que su hijo trabajara cuando tenía quince años, le consideraba muy joven; más o menos como la negativa de la madre de Apu a que éste se fuera a Calcuta a estudiar. No es solamente un miedo por la edad de un hijo, es un miedo a quedarse sola, puesto que para ese entonces el padre de Ray había muerto.
Tras una relación de amor preciosa, juguetona, llena de compromiso y cariño, Aparna muere.
Apu busca refugio en la naturaleza, dejando a su hijo con los familiares de su difunta mujer. Apu vagabundea durante años, una barba poblada le oculta, al igual que su profesión: minero. Apu busca un refugio subterráneo.

Su amigo viene a buscarle años después, le reclama responsabilidades. El hijo necesita a su padre, pero el padre culpa a su hijo de la muerte de Aparna.

Y las hojas de aquella novela ahora vuelan por las montañas.

Finalmente Apu se reúne con su hijo, le ama pues es su sangre y la de Aparna. Le ama porque ha encontrado el amor.



Marc Jardí

3 comentarios :

El Tete dijo...

¿Y qué opina Homer de todo esto?

Liliana dijo...

Ray es un maestro indiscutible. Muy buena la escena narrada con encuadre y todo. Muy gráfica.
Me gusta el paralelismo que armas entre Ray, Truffaut y Kiarostami.
Muy buen texto.

Anónimo dijo...

Super color scheme, I like it! Good job. Go on.
»