flickr_2 sorting_options_flled-512

20060829

La Joven del Agua y El Hijoputa del Cine

ladyinthewater

Cuando alguien cree que tiene una opinión interesante, o que es más listo que otra gente, tiene dos simples opciones: o crea un blog, o habla en voz alta en el cine.

El primer grupo etológico merece todo mi respeto, por supuesto. Si dijera lo contrario sería como orinar de cara al viento, pero habiendo avisado antes a todos tus compañeros de trabajo: ligeramente divertido pero penoso para tu reputación. De hecho, dar la opción de que la gente disfrute de tus onanismos públicos, o no, es una muestra de delicadeza difícilmente superable.

En cambio, el segundo grupo de engendros son claramente una subespecie humanoide, ridícula y carente de respetablidad. Si hablas en voz alta en el cine eres un hijoputa sin cerebro. La gente te odia por sistema. Y si las reglas de años de civilización inquisitiva cristiana y de moralidad impuesta no lo impidieran, te empalarían en la propia sala del cine con ese cubo de palomitas gigante que vas a acabar derramando por el suelo...

Acéptalo.

Yo, personalmente, te Odio. A Muerte.
Y te Odio porque ahora debería estar hablando de una más que entretenida película. Una película tan inteligente que jamás vas a entender. Más que nada porque a parte de ser un emocionante cuento moderno lleno de juegos y reflejos, “La Joven del Agua” es un feroz escarnio a la crítica cinematográfica. Sí, deja en ridículo a los críticos cinematográficos, y aún así, crees que el director sigue jugando a “a ver quién adivina el final antes”. Y te empeñas en demostrar a tu pareja (que debe estar varias filas de butacas más atrás, más que nada por el volumen de la charla) que sabes más cosas que los demás. Y sobretodo que las sabes antes. Que eres “el mejor crítico”. Y eso que cerca, unas butacas más atrás, tienes duros contrincantes...

Lástima que en esta película, Shyamalan, (sí, ese director que sale en todas sus películas y al final hace un giro inesperado) se esté riendo de ti. Lástima que no hayas acertado ninguna de tus predicciones, más que nada porque esta vez, el director ha sido ferozmente honesto y ha puesto todas las cartas en la mesa desde el principio. Hay sorpresas, pero no trampas.

Personalmente te prefería cuando no intentabas ir de listo. Cuando acababas de bajar del árbol y la única manera de presumir delante de las hembras era haciendo exhibiciones peneanas, transpirando feromonas, y haciendo cargas levantando ramas y polvo.

Enhorabuena, ahora puedes ir a ver a tus amigos y decir que, una vez más, ya sabías lo que iba a pasar en una película de M. Night Shyamalan. Es realmente una pena que no disfrutaras de una hermosa película llena de ese espíritu de la fantasía que tanto se echa en falta actualmente, tan preocupado como estabas de explicarnos tus teorías...


La sesión equivocada, lo sé.

__________

y2_2


13 comentarios :

Higronauta dijo...

El egocentrismo de las salas de cine daría para varias tesis catedráticas. Un servidor de momento tiene clasificadas a cuatro especies de esta fauna:
1. La pareja de la tercera edad que, por problemas de audición y, a veces, de entendederas, tiende a comentar toooooda la cinta con su cónyuge, o, en el peor de los casos, con las amigas de las mismas características.
2. El padre con su retoño, dando explicación de tooooodo lo que sucede, y, en según que casos, dándose aire de superpadre (viene a ser lo que sufrí ante el estreno de el hombre araña, cuando el padre, lector de los tebeos, narraba para su hijo, y para toda la sala) las aventuras de Peter Parker en su versión papel.
3. La pareja adolescente (o no). Una de dos, o como usted comenta, el macho cabrío tiene un ataque de ego supino y tiende a dárselas de garci de estar por casa, o el caso en que una de las dos personas no entiende la mitad de la película, con lo cual su respectivo se pasa más tiempo dando explicaciones que visionando calladito.
4. Los grupos de analfaburros que estarían mejor visionando la cinta jocosamente en el comedor de casa de sus progenitores que en una sala.

La investigación sigue, a estas alturas, abierta, a qué negarlo.

Supernena dijo...

A nosotros nos pasó algo muy parecido viendo la misma película! Fuimos a ver La joven del agua el viernes pasado, a la sesión de las 22.30. Sólo entrar en el cine nos extrañó ver una pareja con una niña de unos 5 años... ¿Qué hacen niños pequeños a estas horas en el cine? la niña lloró gran parte de la película... pero no fue eso lo que me molestó viendo la peli:
A mi derecha se sentaba un hombre que desde que arrancó la película empezó a roncar sonoramente. A la izquierda de mi acompañante se sentaba un hombre que olía fatal (no exagero).
Nos sentíamos rodeados.
Decidimos levantarnos y cambiar de sitio. Por suerte la sala estaba medio vacía, y eso que era el día del estreno.
Aparte de esto, la peli GENIAL!

kuroi yume dijo...

Higronauta, es una verdadera lástima, pero cierto. Y eso que seguro que faltan muchos por clasificar; por ejemplo, ese que se pasa la película diciendo que es un timo, que le devuelvan el dinero (pero el cabrón no se va), o eso otro que debe entender los chistes que nadie pilla, y se rie sólo a carcajadas por gilipolleces. Estaría bien esa tésis. La espero a doble espacio y en papel GVARRO, jejeje.

supernena, yo tenía a un/a adolescente detrás que no sólo no pillaba nada de la película, sinó que preguntaba a sus padres auténticas idioteces. Cuando empecé a reirme de el/ella en vez de pedirle silencio los padres se mosquearon y gruñeron un rato. Delante tenía a un engendro (para nada un niño) que se pasó el rato hablando, gritando cuando se suponía que había sustos, y adelantando lo que él creía que iba a pasar (nunca cierto). Y al lado izquierdo (el contrario que mis acompañantes) a un caballero que parecía pillar TODOS los chistes de la película y alguno más...

Pero no es cuestión de la sesión, recuerdo una golfa de "Flores Rotas" en la que una pareja de jubilados se pasaron el rato hablando. La tercera vez que les increpé me contestó el hombre: "hablamos cuando no hay diálogos..."

En fin, que odio ir al cine. Con lo que cuesta, y las ganas que tienen de tirar el dinero...

Alex dijo...

Vaya, ya veo que le tocó un Troll de concurso. Por esa razón hace años que sólo voy a sesiones golfas o entre semana. Aún así nunca estás a salvo completamente.

Aporto una nueva categoría al catálogo de subespecies; El grupo de amigas en celo. Tuve que sufrir uno de ellos compuesto por no menos de siete chicas de nos más de 25 años durante la proyección de "Match Point" de Allen. Dificil de narrar lo que fue aquello. Al final no estaba seguro de si Jonathan Rhys-Mayer era un asesino afortunado o un compañero de trabajo macizo de la más glotona de ellas.

Lo que más lamento es que su peripecia haya convertido la crónica de una película tan hermosa en un desencantado parte de incidencias. Me habría gustado leer más sobre Giamatti y menos sobre el hijoputa sin clase que amargó su noche.

Haga como hice yo... Volví a ver "Match Point" tres días más tarde, por la noche... Eramos tres en la sala. Me divertí como no pude hacerlo la primera vez.

Saludos.

kuroi yume dijo...

Intentaré seguir su consejo. Con un poco de suerte, habrá un artículo un poco más decente.

Dr.Benway dijo...

Creo que falta una subcategoría: el grupito de adolescentes mixto que inicia danzas de impresionamiento de hembra. Los niñitos prepúberes de 15 añitos que van con las niñitas de 15 añitos al cine y que intentan hacerse el gracioso para impresionar a las féminas (que dicho sea de paso van con pinta de comerse las pollas de 24 en 24 pero esa es otra historia)

Buen post Yume, y necesario además

Hombre Lobo dijo...

Aquí una breve clasificación que hice hace más de un año:

http://lobohombreriera.blogspot.com/2005/06/7-tipos-de-espectadores-que-odio-en-el.html

Como verá, ha sido más de una las veces que me he encontrado con estos indeseables. Y lo peor es que si les matara, quien terminaría en la cárcel sería YO (!).

¿Qué clase de mundo es este?

Liliana dijo...

Me uno a tu Odio, Yume... y a la clasificación de Hombre lobo. Sigo pensando que la televisión ha deformado el placer cinéfilo. Van al cine como si estuvieran en su casa, conversando y comiendo, mientras la peli acompaña sus reuniones. Por suerte todavía no se ha inventado nada que frene la proyección mientras van al baño, si no... seguro que también sufriríamos eso.
Más allá de estos comentarios, sí, estaría bueno leer una reseña de La joven del agua. Rogaré para que la distribuyan por aquí.

forfy dijo...

Maldita sea. Yo no se como librarme de esto, ya es que da igual a la sesión a la que vayas. No he visto La joven del agua pero tendría que haber un tontimetro en la entrada del cine para películas como esta. Una especie de muñeco que indica la altura de los parques de atracciones, pues un muñeco que te indique la tontuna, y si no tienes un par de neuronas mínimas, te desvie a ver productos más acordes con tus inquietudes como Scary Movie 4 o Locos por el sexo o algo así.

Hombre Lobo: Un jurado justo le absolvería y le regalaría el dvd de la película en cuestión. Un jurado justo.

Galoy dijo...

Un buen artículo que pone al descubierto el egoismo y poca cultura de esta gentuza.
Estos hijos de puta se caracterizan además, no conformes con haberte jodido la película con sus comentarios y carcajadas fuera de lugar, por dar su "valioso" veredicto en voz alta al finar la película, normalmente despreciándola sin tener ningun tipo de consideración hacia la gente que ha podido disfrutar con ella, y con frases que denotan tanto criterio como: "buah, menudo pastel!"

Black Queen dijo...

¿Y qué hay de ese que ha ido al cine sabiendo que la película no le va a gustar y ha pagado los seis euros para tener la oportunidad de convencer a toda la sala de que lo que están viendo es una mierda?

Digestivo Rennie dijo...

Bueno, mi opinión sobre los descerebrados parlanchines es la misma que la tuya, kuroi, sobre la peli de Shyamalna, en cambio, bueno, creo que ya has podido comprobar que es diametralmente opuesta. De todos modos, reconozco que lo del Shyamalna autoendilgándose el papel de Martin Luther King II sí me descojonó de la risa.

Saludos Areniles.

celtas dijo...

Joroña! estoy empezando a sentirme mal por comentar en el cine con mi señora, o por hacer chistes faciles... eso si, en bajito...

Mi señora todavía me recuerda la vez en la que grite en el cine "Esta muerto! esta muerto!" segundos después de que se hiciera obvio en la del sexto... pues eso...

Pero slo ha sido esa vez.

Por cierto, coincido. Es un peliculon, y Giamatti es un actor como la copa de un pino.