flickr_2 sorting_options_flled-512

20061029

Brigadoon 11: “Renversé” (1998)

renverse2

Un enorme impacto desde el primer momento. Ese es el efecto que busca desde su fotograma inicial una de las películas más extrañamente atractivas de las que han pasado por mis manos últimamente. Ejemplificarlo es bastante sencillo:

Uno de los primeros planos es el de los dientes del alcohólico Adrien, cayendo al fregadero de uno en uno, envueltos en un curioso charco de sangre. De aquí en adelante los espectadores pueden descartar cualquier duda de que están inmersos en un demencial viaje gratuito, subidos en una montaña rusa, dentro de una pista de autos de choque. De todas formas, es tal el bombardeo de escenas de violencia, drogas, desnudos y depravación en general, que pronto el espectador se vuelve absolutamente inmune a sus efectos perturbadores.

El padre de Claudia ha muerto y ella ha acabado heredado un casa en el campo. Adrien, su marido, en un último intento desesperado de salvar su relación, la convence de pasar unos días allí antes de venderla, e invitar a sus amigos de toda la vida. Pero no saben que la cosa puede llegar a complicarse mucho. En todos los aspectos.

El argumento de “Renversé” se centra en la hedonista experiencia de ese grupo de desorientados jóvenes franceses, y varios amigos americanos que se les acaban uniendo por una serie de malos entendidos. La misión de los extranjeros es clara: proporcionarles un fin de semana perfecto de drogas y sexo. Las subtramas que se mezclan con la historia principal incluyen a una pareja con una niña pequeña a punto de separarse por un trágico aborto reciente, a un futuro psicópata pederasta enamorado de la mujer de su amigo, y a un yonqui epiléptico perdido entre mundos imaginarios y fragmentos de películas. Todos ellos amigos que no se habían visto desde la Universidad, que ya apenas se conocen, y que preferirían no haberse conocido. Unos amigos que empiezan unidos por viejos recuerdos, pero que las tensiones y problemas que estaban ligeramente ocultos acaban aflorando (además, claro está, de una serie de desquiciadas situaciones causadas por el abuso, la locura y la maldad más absoluta).

A partir de este momento somos testigos de un delirio onírico con terroríficas muñecas de porcelana, hiperviolencia física, y escenas de sexo bastante explícito, entremezcladas con surrealistas momentos puntales de extrema quietud. Es en estos últimos donde se entrevén las influencias (si no plagios casi textuales) del director. Si analizamos un poco podemos descubrir las elipsis escénicas y cierta iconografía Lynchiana, pequeños retazos del “cine yonqui” británico (con “Trainspotting” a la cabeza), así como vemos que comparte trazos argumentales con la británica (e igualmente desquiciada) “Dead Babies”. Destaca en ese sentido el nada velado homenaje que realiza el director francés a la también ópera prima de Jaume Balagueró “Los Sin Nombre”. En uno de los momentos de más tensión, el director se toma la licencia de incluir una escena de la película del catalán, en un juego bastante extraño entre las Claudias de ambas películas.

Pero lo más curioso de esa escena, es que la película de Balagueró se estrenó en España en 1999, poco después del estreno de la película francesa en su país de origen. ¿Aparecía dicha toma en el guión original?, y de todas formas, ¿cómo es posible que se vieran imágenes de una película antes de su estreno?: ¿retrasos en las distribuidoras españolas?, ¿relación del francés con Filmax, o con Balagueró…? Opto más a que las fechas de imdb estén equivocadas, pero esta fantasmagoría queda ya para la leyenda.

En definitiva, siendo una película bastante mediocre, destaca pues en ese juego del espectador cinéfilo con ganas de ser provocado. La baza del yonqui experto en cine, y la pericia del director para jugar con los significados profundos de las más extrañas referencias, la convierte en una delicatessen con un cortante doble filo: Si entramos en el juego, nos dejamos llevar por la perversa diversión que nos propone y aceptamos el reto intelectual, nos encontramos delante de una pequeña bazofia de culto. Si nos asentamos en las bases de lo real, y permanecemos seguros desde el punto de vista del espectador versado en cientos de batallas de insufribles directores noveles pretenciosos, probablemente nos encontremos ante otro de los manidos y estúpidos thrillers con tintes sobrenaturales con los que nos inundaron a finales de los 90’s. Pasado de vueltas, eso sí.



__________

y2_2


6 comentarios :

Anónimo dijo...

Mi fobia hacia todo lo que tenga que ver con dientes, dedos u ojos hará que ver esta película sea algo difícil de soportar.

De todas formas, no quiero ni siquiera pensar en lo difícil que sería ver una obra de estas características aquí en España (o en cualquier otro sitio).

Muchos saludos.

El Vaugan dijo...

Parece ser que tu elección brigadoonesca, kuroi, fue del todo más acertada que la nuestra, que además, ya lo has visto, hasta ha traído cola...

El próximo año me pido vacaciones para el festival y no despego de vosotros ni a sol ni sombra!

Saludos ArenileS.

kuroi yume dijo...

Hombre Lobo: vd. sabe todas las peripecias que he tenido que pasar para que aparezca esta reseña aquí, y ya le digo que si necesita una copia, con sumo gusto nos podemos poner en contacto para hablar sobre el tema...

Vaugan: Aunque esta peli podría ser carne de festival fácilmente, me temo que "brigadoon" no es más que la etiqueta de una nueva sección que empezamos a lanzar con esta reseña. Próximamente más noticias.

Alex dijo...

No tengo más referencia que su posteo, sobre esta película, Sr. Yume.

No soy muy amigo de la iconografía gore, además de ser bastante escéptico en lo que se refiere a la efectividad de la provocación en el cine actual. Pero su atractiva presentación de la peli, abrió mi curiosidad. Trataré de encontrar un medio de verla. Algo que no será fácil. Desde que estoy sin DVD, mi único medio de ver películas de estreno no emitidas por TV, o vistas en una sala, es a través del monitor de mi PC. Algo a lo que me niego en rotundo, a riesgo de quedarme ciego.

Saludos, Sr. Yume.

kuroi yume dijo...

Alex: A mi entender, lo curioso de la idea no es la temática gore en sí, sino la extraña mezcla de historia seria y dramática que choca contra ese filtro de desinhibida e inconsciente mala leche.

malice dijo...

vaya, me la iba a bajar pero no la encuentro en el emule :(