flickr_2 sorting_options_flled-512

20070307

(Mi) Fanny och Alexander

f_a

Creo importante empaparnos con literatura cinematográfica. Cantidad… no sé, supongo que mientras más mejor.

Porque mientras más libros sobre cine leamos, más nos ayudarán éstos a darnos cuenta que es en las películas donde no solo está la historia del cine, sino también la de sus autores.

Es como un pequeño secreto que acabamos de descubrir, seguramente no hemos sido los primeros, pero inmediatamente los hacemos nuestros y nos sentimos terriblemente contentos.

No hay libro sobre Ford que me haya enseñado más de su persona como “El hombre que disparó a Liberty Balance”. No hay documental que me haya enseñado más sobre Godard que sus propias “Le mépris”, “Prénom Carmen” y “Histoire(s) du cinéma”. No hay programa de radio que haya hablado mejor de Ingmar Bergman que su “Persona” y “Fanny och Alexander”.

Por no hablar de Hopper, Goya o Picasso. Por no hablar de Janis, Beethoven o Silvio. Por no hablar de Chaplin. Por no hablar de Truffaut.

Cuánta habladuría, cuántas palabras escritas. Cuántas películas, sí, películas.

Por eso, sí, yo también debo seguir filmando la mía propia. Volver atrás unos segundos para inmediatamente seguir hacia adelante. Mirar en mis películas qué soy para así saber dónde me encuentro y continuar creciendo.

Mirar atrás unos segundos, sí. La captura del tiempo, el cine tiene esa virtud.

Por eso, sin más, me tomo otra de esas vacaciones psicológicas. Solo que esta vez he sido menos sutil, lo he dicho en plena escritura y no en un primer comentario.

A reveure…



__________
marc2_1

2 comentarios :

kuroi yume dijo...

Buen viaje, Marc.
Estaré esperando tu vuelta.

BUDOKAN dijo...

Película de una bella puesta en escena, lo que vino después de Bergman nunca fue tan interesante.