flickr_2 sorting_options_flled-512

20070420

Ilusiones Cortas III: La Jetée (Chris Marker, 1962)

lajetee

En esta ocasión me complace poner a su disposición un cortometraje que, aunque requiere pocas presentaciones (ya que es probablemente el cortometraje más famoso del cine moderno), no se ha difundido demasiado, tanto por la escasa vida comercial habitual del formato corto, como por la complejidad temática y formal de las imágenes que presenta.

Ha sido relativamente difícil encontrar "La Jetée", de Chis Marker, en castellano y en una calidad aceptable, pero del todo imposible que cumpliera esas condiciones conservando el vídeo en una única pieza. Así que no me queda más remedio que ponerlo aquí dividido en 3, espero que sepan perdonármelo.

Antes de verlo, las necesarias y simples explicaciones: Corto francés de 27 minutos en Blanco y Negro que puede presumir de ser una obra de arte con una fuerte influencia en el cine posterior. A pesar de que su formato es difícilmente reproducible en producciones más comerciales, sin duda su filosofía y capacidad para utilizar los medios pictóricos del cine sí que ha calado en la industria. Y también en algunos de los directores más importantes de los últimos tiempos. Tanto es así que Terry Gilliam realizó su propia versión de la historia que nos narra esa somnolienta voz en off, en su película "12 Monos", llevándola a los más populares altares hollywoodienses a través de un grupo de grandes actores que transformaron el onírico juego espacio-temporal de Marker en un recargado estudio sobre la locura.

Véanlo, y ahora hablamos.








Se han hecho extensos análisis sobre esta obra. Algunos tratan sobre lo bien que juega con el concepto de la fragilidad de la memoria, sobre lo onírico de ese viaje en el tiempo, dándole un nuevo significado a las ya habituales paradojas temporales. Otros hablan de lo magistral del montaje, de lo impresionante que resulta la utilización de esas fotos fijas que en ningún momento parecen estáticas, y hablan de que ese gran hallazgo fue provocado por un accidente en el que se perdió gran parte del celuloide y tomaron una decisión drástica para no perder todo el trabajo.

Independientemente de por qué es como es, y de lo profundo de lo que se habla, "La Jetée" es un lujo para cualquier espectador interesado en las posibilidades del lenguaje cinematográfico. El director nos adentra despacio en ese mundo de recuerdos futuros, imágenes sueltas que nosotros rellenamos de historia y movimiento. Y en un único plano, Marker es capaz de desmontar de un plumazo toda la teoría artística que había ido levantando de forma majestuosa, plano a plano, foto a foto, colocando una única toma con movimiento. Rápida, innegable, pero sorprendente. Al final de la segunda parte. Esa toma del despertar de la mujer, delicada, enmarcada con muchos fotogramas estáticos que, con ese montaje entrecortado, siguen siendo más dinámicos que ese ligero movimiento de párpados, es de una poesía dolorosa. Ese movimiento "real" convierte a esa escena, argumentalmente, en el recuerdo más vivo del protagonista, así como la convierte en lo más verídico para el espectador. Es el punto de inflexión tanto del argumento, como de nuestra visión de lo que nos está contando.

Es un momento de reflexiva quietud en un mar de movimiento.


__________

y2_2

4 comentarios :

Jotace_DT dijo...

Ajá... así que esto es tu casa... :D

kuroi yume dijo...

Nunca nuestras tierras se habían teñido tanto de verde!!!

Todo un honor tenerle por aquí!!

Un saludo,
nos seguiremos leyendo!

Anónimo dijo...

Gran página sobre La Jetée, muy útil!

Anónimo dijo...

Hola, lindo blog, acabo de ver la pelicula y queria ver opiniones. Sinceramente, me encato. El uso de las fotos es increible. Gracias


Ale
oadeclerk@yahoo.com.ar