flickr_2 sorting_options_flled-512

20070404

Una lección definitiva

iwo_jima



¿Quién será el valiente que intentará hacer una película bélica con mensaje después del sutil plano final de "Letters from Iwo Jima"?

Una playa y al fondo una pequeña colina. Reales. Bellas. Y ahora, aterradoras y moralmente terribles. Los espectadores casi hemos estado allí durante la proyección, pero el director y su equipo sí que estuvieron, y esa escena lo confirma. Y demuestra que la experiencia fue sobrecogedora. Y lo logran transmitir. Llega justo después de un expresivo plano con un rojo sol naciente que casi es ocultado por un camión americano. Pero eso es ficción. La realidad llega con la playa desnuda, limpia, libre, de la actualidad. Y también nos sobrecogemos.

La lección de Eastwood es grande a pesar de que el discurso es sencillo y a veces tramposo. Pero no por ello deja de ser impecable. Son muchas las películas que hablan de lo estúpido de la guerra, y desde muchos ángulos, pero pocas veces vemos de una manera tan clara un cataclismo social, una derrota en tantos sentidos como la que sufren los japoneses aquí. Todos pierden en las guerras, parece querer decir el díptico de Clint, pero es en esta segunda visión donde parece haber puesto todo el cariño. Quizá porque en el olvido partidista de ese elemento de la contienda se oculta lo que realmente debemos aprender.

Una lección de cine que inhabilita sutilezas a la hora de realizar cine bélico. "No puedes tomar partido si pretendes aleccionar", parece querer decir. Pero entre la belleza de sus imágenes, sus excelentes interpretaciones, y la dureza de la historia que narra, se esconde un claro posicionamiento humanista. En este caso, y contrapuesto a otras visiones, completamente sincero.

Poco quedaba por ver de la guerra en el cine. Menos ahora.

Hablo, quiero dejarlo claro, en sentido realista. La fantasía sigue teniendo todo el camino libre (ya sean dos ejércitos de robots gigantes transformables que luchan por el planeta azul, o 300 sudorosos caballeros que trincharán cualquier cosa que venga en dirección contraria)


__________

y2_2

10 comentarios :

Lucinda dijo...

Sin duda, un ejercicio de estilo bellísimo. Y la crítica está muy afinada.

Pol dijo...

Aun pendiente...sufrí antes de los Oscars la visión americana de la histora con La Bandera de...Esperemos que esta suba el listón.

Saludos!

kuroi yume dijo...

Lucinda: gracias, en realidad no quería hacer una reseña de ella, no me veía capaz, pero hablando ayer con un amigo, acabé sintetizándole algo parecido a esto...

Pol: no me cabe duda que lo hace.

JohnTrent dijo...

A ver si sale ya en DVD, que tiene una pinta muy buena. Eso si, antes vere Banderas de nuestros padres, que supongo que saldran en parecidas fechas.

Ah, y respecto a lo de 300, ya me fije despues que tu no firmabas la critica negativa sobre la pelicula. De acuerdo, quedas perdonado!.

BUDOKAN dijo...

La película muestra a un Eastwood cada vez más reflexivo y sabio. A parte de la vitalidad de la puesta en escena que llama poderosamente la atención para alguien que tiene una edad avanzada. Eastwood es el cine.

kuroi yume dijo...

Cierto. Su sentido del espectáculo, tan equilibrado con la historia y personajes, demuestra que ya se le puede llamar sin rubor Maestro.

Alex dijo...

Veo que el tío Clint le imbuyó de su espiritú, Sr. Yume. Qué buena, por atinada y serena, reseña.

Confieso que yo fui incapaz de escribir nada que le hiciese justicia y terminé por recurrir a las cartas enviadas por el general Kuribayashi a su esposa.

Y sí, el de "300" fui yo, que no el Sr. Yume. Apedreenme a mí. Por cierto. Comparto su reflexión final. El problema, insisto, es que "300" padece de un síndrome mesianico que hace creer a muchos que la película es una obra capital e innovadora en lugar del simple entretenimiento palomitero que debió ser.

Saludos.

kuroi yume dijo...

jeje.
Álex, no permitiré (casi) ningún tipo de lapidación en esta casa. Y menos hacia un texto tan certero como el suyo. Con la serenidad que me ha dado Clint, ahora puedo decir que comparto su reseña, cosa que no me impide decir que Hombre Lobo también tiene razón. El único problema son las espectativas. Con esta última aclaración suya, "simple entretenimiento palomitero", creo que se ha cerrado el círculo, y ambas reseñas se completan entre sí.

Quizá fue un poco malicia mía enfrentarlas, pero créanme que lo hice con todo el cariño...
;-P

Javi dijo...

"Banderas de nuestros padres" sólo fue un extenso prólogo a la verdadera obra, que es esta "Letters of Iwo Jima".

Por cierto, si podéis leed "Hogueras en la llanura" de Shoei Ooka, publicado por Libros del Asteroide, un complemento literario perfecto para esta peliculísima.

Saludos.

kuroi yume dijo...

Queda apuntada esa recomendación, con toda la curiosidad del mundo.

Gracias.