flickr_2 sorting_options_flled-512

20070409

Wild Zero: thrill, speed, stupid zombies, trash and chaossss!!!

wildzero_1

Muchas veces antes se han fabricado películas a la medida del grupo musical de turno. Llenas de recursos fáciles, autorreferencias y complacencia ciega a los miles de fans entregados, que se tragarán cualquier mierda cosa que les echen.

Qué Noche la de aquel Día” de The Beatles, es el mejor ejemplo: divertida a ratos, no pasa de ser una sucesión de canciones meramente hilvanadas con una simple historia. Otro ejemplo podría ser “Spice World”, que calca el modelo de la anterior y de la que se podría decir lo mismo que de su hermana mayor. Si no tenemos en cuenta intentos más afortunados, como “This is Spinal Tap”, falso documental, sobre un falso grupo de heavy glam, es “Wild Zero” la película fabricada para lucimiento de Guitar Wolf, una banda japonesa de psychobilliy, la que se erige como la mejor, más original, cafre, divertida y pasada de rosca del conjunto del cine musical.

Y si además viene sustentada por una invasión extraterrestre, que provoca una infección zombie, que sirve de escenario de una caza al hombre estilo Yakuza, que persiguen a la autodenominada “banda más cool del planeta” (realmente lo parecen), y que además cuenta con una escena en la que vemos un plano subjetivo de una polla orinando... ¿quién se atreve a decir algo malo de ella?

Y no sólo eso, además tiene la misericordia de colocar al grupo en un ligero segundo plano, cosa que les permite evitar el ridículo de una patética actuación, y mantener el aura de misterio, chulería e impostura que merece una banda de rock and roll que se precie.

En el ya habitual estilo japonés de bizarro-pop, pero aquí mezclado con la adoración rockera por excelencia de las películas de Elvis, y pasado por la picadora gore del fantástico más desfasado (vamos, seguro que me dejo algo más, porque aparecen todos los estereotipos de la serie B de los 60-70 y 80), vemos la historia de Ace, un torpe joven amante del rock que sigue al “grupo más cool” de concierto en concierto con el objetivo de retarlos y vencerles en su terreno: la música y la chulería. Acompañado de su chupa de cuero y su peine para mantener el fantástico tupé, se ve envuelto de forma ridícula en un tiroteo entre un productor de conciertos más que ambiguo y la banda, en el que accidentalmente “ayuda” a Guitar Wolf, cantante casi sobrehumano (y de posturita chulesca fácil), del grupo del mismo nombre. Como recompensa le convierten en hermano de sangre y le entregan un silbato que debe tocar cuando se encuentre en apuros. Cosa que no tarda en suceder ya que en ese mismo momento comienza una invasión alienígena que provoca que los muertos empiecen a salir de sus tumbas. Lo normal.

wildzero_2

Además, los zombies impiden una entrega de un cargamento de armas a unos yakuza, con lo que la locura empieza a rozar los límites de lo soportable cuando todos los personajes acceden a un arsenal que ya querría para sí Chuck Norris en “Delta Force”.

Entre todo este embrollo, Ace se enamora de Tobio una extraña joven a la que salva de los zombies, con lo que la película acaba siendo un canto al amor incondicional (“el amor no tiene límites, ni nacionalidades ni géneros”) como demostración definitiva de que el rock es libertad. (una verdadera locura, de verdad)

wildzero_3

Y todo ello montada de forma confusa e irregular, sin un solo plano sin música atronadora (pero en gran medida de calidad, todo hay que decirlo) que a veces está por encima del volumen de los diálogos (habrán aprendido de Lynch), con miles de zombies a los que les vuelan de forma brutal la cabeza, con motos espectaculares, tubos de escape llameantes, drogas, conciertos adrenalínicos, micrófonos llameantes, rock and roll, flamenco metal, zombies pop, explosiones, armas gigantescas, guitarras, katanas, platillos volantes por millares, ambigüedades sexuales a cascoporro, alcohol, mucha gomina para el pelo, referencias zetosas varias, más cutre-zombies,... y por encima de todo el espíritu rebelde y libre del rock.

ROCK AND ROLL!!!!!
(“roku an roru”, con el acento japonés del propio Guitar Wolf, claro)

wildzero_4


__________

y2_2

8 comentarios :

josemaria dijo...

E imagino que dependemos de la mula para verla ¿no?

kuroi yume dijo...

Pues... me temo que sí.

Rutenman dijo...

A ver si le pego un vistazo, aunque no soy muy aficionado a las pelis que mezclan muchas referencias porque sí.

Por cierto, el rollo de la peli me ha recordado un poco a Killer Barbies: banda de música cañera que se entremezcla con elementos del cine de terror. Aunque a ésta peli a mala no la gana ninguna.

Saludos.

kuroi yume dijo...

Killer BArbies nació con la ventaja de un director de renombre (Jess Franco) pero con el inconveniente de ser sobre un grupo con poco prestigio. En cambio, parece ser que los Guitar Wolf son bastante importantes en su país de origen.

Wild Zero es más entretenida y más petarda que la española, se toma a sí misma bastante menos en serio que la de Franco y eso es un gran punto a su favor.

Aura dijo...

!!!!!!!

Después de la enumeración de elementos de la película me he quedado sin respiración leyendo. Ya se está bajando, no lo dude (estas cosas me encantan, aunque ya se lo debe imaginar)

We are all mad here...

kuroi yume dijo...

jejeje
no esperaba menos...

josemaria dijo...

¿Ya te está bajajando Aura? Joderrrr yo llevo un par de días con ella y aún ni un triste byte. Está claro que para esto también hay clases ;-)

forfy dijo...

Diosssssssss que veo que estáis hablando de Killer Barbies y no se por qué pero me acabo de acordar de Moscow Zero (XDDD)

En cuanto a Guitar Wolf, como músicos ya los conocía, y esta película tiene que ser un desmadre. Ya lo dije hace tiempo, en esta casa se aprende mucho. Gran descubrimiento! Ya te contaré cuando le hince el diente.