flickr_2 sorting_options_flled-512

20070727

Turistas (John Stockwell, 2006)

turistas



El miedo al otro, a lo extraño, a lo que no podemos controlar, es una de las bases de la civilización. A través de conflictos, guerras, odios y xenofobias se ha creado la actual sociedad polifronferiza. Y todo por un mero afán de controlar lo incontrolable: por mucha empatía que exista, no podemos llegar a saber de verdad lo que pasa por la mente de los demás. Sólo podemos estar seguros de nosotros mismos (si es que las cargas morales y religiosas nos lo permiten algún día). Lo que nos rodea nos puede hacer daño, sólo en uno mismo está la completa seguridad.

Este miedo atávico, se adapta, muta, se puede transformar tanto en colonialismo como en altruista colaboración internacional. Todo son simples intentos de conseguir seguridad personal. Y como excelente fuente de horror, el cine ha aprovechado ese sentimiento de forma muy provechosa. De hecho, casi todo el fantástico gira en torno a ello, ya sea a través de extraterrestres, monstruos, asesinos en serie, o incluso el reverso tenebroso de cada persona. El otro nos asusta.

Y esa premisa es el punto fuerte de “Turistas”. Mientras la película se mantiene en los parámetros de la angustia por el miedo a lo desconocido, el desasosiego es constante. Lo que creemos perfecto y feliz, siempre está a un paso de convertirse en el más grande de los infiernos. Es en esta parte donde la cinta presenta unas altas expectativas, las mantiene a buen nivel, y cumple a la perfección lo que promete. Es el paraíso de sol, sexo, y alcohol, pero siempre están los otros, sus intenciones, sus deseos, y sus propios miedos incomprensibles. Y aunque los protagonistas se mantienen ajenos, el espectador les lleva ventaja desde la primera escena, anticipo de que la acción se dirigirá hacia los bisturís y la muerte.

Es en el momento en que los jóvenes se introducen de lleno en la influencia del mad doctor y sus teorías, cuando la película empieza a perder el norte y entrar en el vaporoso mundo de las leyendas urbanas y su alejamiento de la realidad. En esta parte, como es evidente, la duda, el misterio y la angustia se pierden a favor de la violencia, la sangre y la acción. Una lástima, porque ciertamente, la cosa iba muy bien. De todas formas, hasta aquí, y sin contar algunos altibajos absurdos en el desarrollo de personajes, “Turistas” se mantiene digna dentro de la tradición de ese cine de explotación realista setentero, sucio y casi documental, que tantas buenas obras trajo consigo.

Pero donde debía acabar una película decente, se inventan una huida a modo de giro espectacular angustioso, que acaba convirtiendo “La Matanza de Texas" en “The Cave”.

Y convertir una historia sobre agorafobia, en un telefilme sobre claustrofobia, no sólo es demasiado chocante para el espectador, sino absurdo, y brutalmente aburrido.


__________

y2_2

13 comentarios :

Higronauta dijo...

Pese a la dentera inicial, lo absurdo de la trama me atrae de una manera escabrosa. Recién conseguida anda en un puesto alto en mi lista de pendientes, y, con un poco de suerte, quizás no pase de este fin de semana, pese a su comentario negativo.

kuroi yume dijo...

A ver, el argumento es absurdo, pero dentro de lo posible, y los personajes se comportan (dentro de lo que cabe, también) de una forma bastante racional. Pero es que de repente, te intentan vender otra película que además no tiene nada que ver con lo antes visto. Y el tema es que no es una única secuencia, es todito el final.

madmax dijo...

Yo también tengo ganas de ver esta película después de que la hayan comparado con 'Hostel'. Una decepción si veré igual que Yume esta película...

Por cierto, he leído que a nivel de 'fotografía' y/o 'aspecto visual' comienzan dando un aspecto brillante y colorista de Brasil... y a medida que va avanzando la película van 'palideciendo' los colores para dar una sensación de 'agobio' mayor. Y así intentar que el espectador captase más la sensación de 'agobio' de la trama y de lo que sienten sus protagonistas. ¿se puede apreciar realmente?

Lo mismo se tenía que haber venido a 'Media Luna' y comer una 'pizza' donde la última vez. ¿Donde estabas Marc?

kuroi yume dijo...

Lo de la fotografía, me parece más un grave error de alguien que un recurso intencionado. No es que se vaya degradando poco a poco, sino que algunas escenas son de grano grueso (las de la calle), otras están muy cuidadas (las de la playa o la jungla), y otras son perfectas (las acuáticas).

Habría que estudiarlo con más detalle, pero me parece que no ha sido demasiado intencionado (o si lo ha sido, no está demasiado conseguido)

Pero no se equivoque, Max, la película no me ha desagradado, pero para mi gusto se desarrolla de forma poco hábil.

1977 dijo...

Uno de los grandes males de muchas pelis del género actuales: no saber acabar cuando hay que acabar. Y no conformarse con ser lo que se espera de ellas, buscando la sopresa por la sorpresa, el giro por el giro, no vaya a ser que pequen de "simples"...

Higronauta dijo...

De ahí que 28 semanas después y Cabin fever sean dos sagradas maravillas.

En cuanto a su absuridad, maese kuroi, me refiero, ante todo, al mero hecho que una de las pocas visiones del cine del Imperio sobre Brasil se desgarre por estos derroteros. Conocidos míos del país carioca andaban harto contentos con el tratamiento, vamos. Lo que me plantea es, por qué, con esa presupuesta amistad que tenemos/tuvimos para con los norteameriyankis, no sólo por temas bélicos, si no por el intercambio actoral, se hace una cinta de estas características que tenga su fondo en una ciudad cualquiera celtíbera. Podía ser de divertido para arriba... (aún recuerdo con deleite esa escena de MI 2 filmada en la presupuesta sevilla...).

Hombre Lobo dijo...

Yo debo reconocer que la disfruté más de lo que esperaba. Quizás sea sobre todo por ese momento que muestra a los protagonistas perdidos en aquel pueblo de la costa brasileña que, a su entender, podría ser un paisaje marciano.

Eso y la persecución acuática. Vale que parece de una película completemente distinta, pero sólo por la angustia que me producía ya me valió la pena.

La única pega que le encuentro es que ciertos aspectos son demasiado fantasiosos, especialmente ese villano tan villano tan malo tan retorcido, que para mí mataba gran parte del realismo que ostentaba el resto de la película.

En todo caso me parece una cinta lo suficientemente buena como para ser recomendada, muy a pesar de haber sido catalogada en su momento como el "Hostel" de lo pobres.

kuroi yume dijo...

Por supuesto!, véanla, véanla.
No es mi intención que hagan lo contrario. Hacía tiempo que una película comentada en esta casa no causaba tanta discusión por sí misma.

Se parece a "Hostel" bien poco. Tira como, bien dice, por terrenos realistas que el travieso de Eli no quiere ni pisar. Aunque es cierto que el médico es de otro planeta.

Higro, un remake con Paul Giamatti de los garrulos lisérgicos, sería toda una delicia...

Deblin dijo...

A mi estas pelis no me llaman nada. Ni Hostel ni Saw ni ésta que aunque no la he visto me suena a La matanza de Texas en Brasil. Para estos americanos, todo lo que sea salirse de la comodidad de su Starbuck es peligroso e intimidante.
He leido por ahi que en Brasil están contentos con la peli.

1977 dijo...

Saw era una ful de tomo y lomo. Y Cary Elwes y Danny Glover hacían las peores interpretaciones de sus carreras. Daba vergüenza ajena verles...

kuroi yume dijo...

jajajaja
decir eso del Sr. Elwes es todo un desafío..., a mí me costaría decidir!

"Saw" tuvo su momento de impacto (que no me convence, pero está bien que esté ahí), pero las secuelas sobran TODAS.

Sigo diciendo que "Hostel" tiene algo especial, alejado del placer culpable de la truculencia. Yo no dejaría de verla, si tuviera que elegir entre ella y "Turistas".

Deblin dijo...

Es que a mí la truculencia por la truculencia... O sea, yo creo que hay formas de impactar mejores que taladrarle las muelas a alguien en una peli.
Pero es porque como soy de natural rebelde, cuando un director me hace una secuencia diciendome "mira, mira cómo queremos que te revuelvas en la butaca, mira cómo te impactamos" me toca los cojones y yo contesto "Pues no me sale de las narices sentirme impactado, desde ahora me salgo de tu discuso narrativo y me pongo a ver una peli mala en lugar de una historia"

Alex dijo...

Ese giro final a su reseña, Sr. Yume, bien la podría emparentar con los finales chow de las cintas de terror actuales. Que me había despistado ese interés suyo inicial. Y es que "Turistas" es una mierda. No encuentro calificativo que se le ajuste mejor. La entrada me salió más barata, pero ganas me dieron de pedir el reembolso de la pasta gastada. Las mismas ganas que me entraron de largarme a mitad de sesión pero pude contener por ir acompañado.

El horror, Sr. Yume. El horror.