flickr_2 sorting_options_flled-512

20070918

Ilusiones Cortas IX: Devil Eyes (Paul Robertson)

De la dulzura pop más poética, a la sosegada violencia de la tristeza y los celos.

Paul Robertson es el interesante artista creador de "Pirate Baby's Cabana Battle Street Fight", aquel corto que se propagó como fuego sobre leña seca por internet, donde (con un arte que partía de la nostalgia de las máquinas recreativas de nuestra niñez, el pixel como forma de expresión, y los juegos de peleas callejeras en "scroll horizontal" llenos de "sprites" tipo "Final Fight" como ejemplo) seguíamos la historia de un descabellado rescate lleno de ultraviolencia, humor y creatividad.

Podría haberlo elegido para la sección "ilusiones cortas", pero me parece mucho mejor obra ésta que les presento a continuación: "Devil Eyes", de una profundidad sorprendente para el formato y el estilo. Una pequeña historia de amor y muerte en 05:36 min. que merece la pena que conozcan.

Tirando de los hilos tanto de nuestros recuerdos, como de los esquemas que se nos grabaron a fuego en esas largas sesiones de vicio 16-bits, Paul Robertson navega entre las influencias orientales, y un bello surrealismo infantil y adorable. Todo en perfecta consonancia con el gore más sutil.

Espero que les guste.




__________

y2_2

5 comentarios :

Higronauta dijo...

Bello. Muy bello. En ciertos momentos me vinieron a la memoria escenas de la Princesa Mononoke, no me pregunte por qué. Gracias (una vez más) por la descubierta.

kuroi yume dijo...

De nadas, un placer. Y espero que conociese al sr. Robertson, "Pirate Baby's..." es algo indispensable.

Higronauta dijo...

Pues nop. Fue a través de su enlace tutubero que lo visioné. Ya sabe, higronauta lento pero seguro :P

Hombre Lobo dijo...

Increíble. Me faltan adjetivos para ese final. Y sí, efectivamente el pop japonés se ve por todos lados. ¿Cómo se llamaban aquellos pequeños diablitos blancos que aparecen en casi todos los Final Fantasy?

Anónimo dijo...

Vaya, no sabria decirte si me aterroricé o me gustó mucho. Lo que sea, vale la pena verlo.