flickr_2 sorting_options_flled-512

20071019

Sitges 07 (Finale)

El año pasado terminaba mi resumen general de Sitges 06 hablando de una broma recurrente que corría entre la multitud de acreditados que poblaban la zona de prensa. Contaba, que ante el fracaso total que supuso dedicarle el festival a un ausente David Lynch y a su ausente película “Inland Empire”, se decía que ya por aquellas fechas (Octubre de 2006), que Ridley Scott había confirmado su asistencia al festival del 2007, que se iba a dedicar a los 25 años de “Blade Runner”. Algo que, por si lo dudan, es tan imposible como falso.

Scott no ha estado presente, pero el cartel oficial con su Kong de papiroflexia y su Sitges megalópolis, no ha sido una decepción, ya que los pases de “Blade Runner: Final Cut” (parece que la versión, ya sí, definitiva) fueron un éxito tanto de público como de crítica. Y además, en la sesión del sábado, asomó su dorada cabecita Ruther Hauer (sí, el Replicante) por el Auditori. No está mal, ¿verdad?

Y no ha sido la única celebridad en pasear sus sonrisas por el Hotel Melià Sitges, como es de preveer, pero entre un montón de directores de más o menos peso, más o menos habituales, más o menos esquivos, destacó la alargada y frágil figura de George A. Romero.

romero

Encorbado, sonriente y avejentado, nos alegró la vista y el orgullo al sospechar que estábamos delante de uno de los GRANDES, seguro que el más amable. Cruzarse con él fue emocionante. Les guste o no a muchos, es una parte muy importante de la Historia del Cine, y lo tuvimos al alcance de la mano.

Pero no fue el único, claro. Por los pasillos del Melià, o en sus jardines, o en las propias salas me crucé con infinidad de caras conocidas. Impresiona andar medio adormilado, y que se te cruce el inmenso Ken Foree, o saber que estás viendo “Diary of the Dead” sentado al lado de un expectante Brian Yuzna.

yuzna

También se me sentó al lado Luis Piedrahita en la sesión de “Halloween”, y debió gustarle la de Rob Zombie, porque no dejó de comerse las uñas. No me crucé, en cambio con Park Chan-wook, director endiosado según muchos de los presentes en la rueda de prensa, aunque sin duda me hubiera gustado saber cómo es el tipo de cerca. Los más accesibles (Vigalondo aparte), como siempre, Balagueró y Plaza, que tras el pase del Retiro (menudo pase) de "[REC]", se quedaron por allí un buen rato para conversar con la emocionadísima gente. (“AGUA, AGUA!, Jaume”).

balaguero

plaza

Ha sido, en trazos generales un gran festival. Este año ha mejorado la calidad de las películas, y ha aumentado el número de pases (gracias en mayor medida al nuevo uso de la Sala Tramuntana, un gran acierto), lo que multiplicaba bastante las opciones de ver las más cintas interesantes. El nivel ha sido alto, sin duda. La opinión general era que la nota media había subido de años anteriores, pero en cambio no había películas de matricula de honor.

Bueno, quizá no, pero la más cercana a cómo me sentí el año pasado al ver “Hijos de los Hombres”, ha sido la premiadísima "[REC]".

Pero que sea mejor para la prensa y para el público de pago, hace sospechar que para aquellos que van a disfrutar de las exposiciones y secciones gratuitas no ha sido tan buen año. Y efectivamente, la idea generalizada es que nunca ha habido una exposición tan horrible como la del presente

exposicion

(cuatro carteles mal puestos de películas al azar, y otros tantos de años anteriores del festival), aunque el atrezzo y diseños de “El Barón Contra los Demonios” del Cine Prado era tan entrañable como mal situada y peor anunciada.

el_baron

Además, hacía años que el programa del Brigadoon no era tan pobre ni tan manido (hacer una retrospectiva de Jess Franco, poniendo las más habituales es bastante poca cosa), además de que la nueva (antigua) ubicación requiere unos mínimos de oscuridad que la carpa no tenía.

brigadoon


Es lo malo de hacer grande un festival. Mejora en muchos aspectos, quizá los importantes, pero creo que es un tópico habitual desde que se trasladó por dos años el certamen a Diciembre, decir que el festival del público va hacia abajo en barrena.

¿Quién se enamorará a simple vista del Festival de Sitges ahora, que no es un festival para la gente? Esperemos que mejore en años sucesivos, porque tengo claro que mi amor por el Festival viene de cuando venía a disfrutar del día, no por ver decenas de películas una tras otra. Ya veremos.

Y bueno, a parte de la cantidad de películas que he disfrutado (intentaré reseñar poco a poco las más interesantes), lo mejor, de lejos, es toda esa gente que he conocido o con la que me he reencontrado. A veces más rato, a veces sólo un saludo, pero que sin duda ha merecido la pena incluso más que haber visto las pelis ganadoras.

Los primeros en aparecer fueron el gran Henrique Lage, y el fantástico F. Calvelo. Dos personas superdivertidas que se complementan a la perfección (cuando no habla el uno, habla el otro) y que no dudaron en compartir conmigo unas horas de un sitio para otro (y sin dejar de teorizar en todo momento). A Calvelo espero verle para el salón del Manga, pero a Lage, espero que sea corto el tiempo hasta que podamos echarnos unas risas con un poco más de calma (¿algún día estará vd. un poco menos liado?)

Esa misma noche me encontré con el Vaugan, Berrakus y el resto de su gente. Toda una pena que mis compromisos me impidieran reencontrarme un segundo día con la peña de las VideoArenas, o de Agáchate y Fuma, o como quieran llamarse. Una gente enorme, capaz de aguantar durante más de una hora mis diatribas, y sin perder la sonrisa. Sois unos titanes!

Así como un honor fue conocer a Absence, al que asalté en la cola de recogida de tickets, y al que reconocí sin máscara al más puro estilo Conan Edogawa. Luego, atareados ambos, nos íbamos encontrando y compartíendo algunas ideas, lo que me permitió aprovecharme de su buena fe para hacer esta foto que llamo “El ocaso del Guerrero Enmascarado”;

absence

tan acabados estábamos a las 9:00h A.M. del sábado 13, que esta imagen ejemplifica perfectamente la situación (aunque peor estaba el proyeccionista, que le dio un bajón de azúcar y hubo que buscar a un sustituto, retrasando ya todas las películas del Auditori de ese día)

Al igual que Maese Higronauta, al que conocí por primera vez, y al que espero seguir viendo. Una buena conversación, un bocata, unas birras, y bastante frío en el jardín del Retiro, con “La Noche de los Muertos Vivientes” de fondo. ¿Qué más se puede pedir? Una vez más se confirma que entre la gente que escribe en esta cosa, hay personas de puta madre. Un abrazo fuerte, caballero!

Y al final casi, como los posos de un buen café, acabamos juntándonos lo peorcito de la blogosfera, con Juanma Sincriterio, Forfy, Dani Lebowski, John Trent, y Sir Austin Powers a la cabeza, pero con un montón de Carlos, dobles de Johnny Deep y demás gente detrás que se iban añadiendo y marchando de la conversación con tanto movimiento que soy incapaz de recordarlos a todos (me deben una guía rápida de personajes del Prado, que lo sepan). Fue una noche enorme, con mucho cansancio acumulado (casi tanto como botellines de cerveza habían encima de la mesa), pero con muchas conversaciones pendientes. Muchas risas. Muchas anécdotas, y las ganas de que nos volvamos a encontrar en otro momento. Que sea antes de Sitges 2008, pero si no, ya estoy ansioso de que llegue el Gran Kong a nuestras costas de nuevo!

Agotado pero feliz retomo la vida diaria de esta página”. Así empezaba el resumen del Sitges 2006, y así quiero acabar el de 2007, cerrando así el círculo, pero esperando ya al siguiente. Ha sido grande. Miles de gracias a todos.


__________________________________________________________________________________________

y2_2

14 comentarios :

absence dijo...

Me pillo las gafas de romero.

kuroi yume dijo...

todas suyas!

absence dijo...

Por cierto, y me cago en la puta, de la expo del Baron ni me enteré.

kuroi yume dijo...

Pues yo me la encontré el sábado a las tantas. Después de unas copas con los bloggers en el Casino Prado. No podíamos salir por el jardín, y al buscar otra salida, allí estaba, junto a la puerta del Bar del Casino.

Estaban cerrando y no pude aprovecharla lo que hubiera querido, pero era una vitrina pequeña y tampoco daba para mucho más que unas fotos.

Dani Lebowski dijo...

Que de birras... dios santo... ¡Dobles de Johny Deep! jajaja, Bernat, el dibujante del muñeco de los Cheetos, realmente mítico.

Juanma Sincriterio dijo...

"...lo peorcito de la blogosfera"

Snif... Es lo más bonito que me han dicho en mucho tiempo...

kuroi yume dijo...

Y cosas peores se me merecen!
No lo dude ni un segundo!

javier dijo...

Yo Blade Runner la vi en el pase del miércoles, que fue nocturno y tuvo más magia -por aquello de la oscuridad, la lluvia-. Toda una experiencia inolvidable. Y allí vi cosas que sólo los infectados por el virus 2019 creerían...


Un saludo, Kuroi.

El Vaugan dijo...

Un placer escuchar su conversación Sr. Yume. Se le notaba a usted cansado y a caballo entre el sueño enfermizo y la locura quijotesca del que ha visto más películas de las higiénicamente recomendables... Pero si Sitges no es para eso, digame, ¿para qué coño es?


Un saludo.

Nos vemos en las Barcelonas un día de estos.

kuroi yume dijo...

Javi, Estuve pensando en vd., pero me fue materialmente imposible plantearme una excursión rápida ese día. La verdad es que les envidio por haberla visto en pantalla grande.


Vaugan, sí, quizá estaba un poco espitoso, sí. Y eso que ese domingo llevaba únicamente 3 días... Lamento no haber podido verles al día siguiente. Espero que esa jornada fuera mejor que la anterior.

Un abrazo, caballero. Es un gustazo hablar vd. De las pocas personas que le ponen cabeza a esto del ciberespacio.

Higronauta dijo...

Un abrazo para usted también, maese yume. Nos encontramos un día de estos y repetimos (pero sin tanto frío, leñe).

Estrellita Mutante dijo...

!Qué envidia! cuanta reunión de personajes insignes...

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo en su apreciación.

El festival se esá desconectando del público, para convertirse en un "mercado persa".

Yo llevo veinte años acudiendo al evento.
Y cuando empece a disfrutalo con más intensidad, fué en el momento en que apareció un Brigadoon con varias "salas".
Los "ratos muertos" entre sesión y sesión, los disfrutabas en este espacio con alguna sorpresa mejicana, turca o de donde fuere.
Habia un ambiente extraordinario.
Recuerdo una año en que Antonio Blanco presentaba "La matanza canibal..." y la gente se tomaba unas cañas con el.
Porqque en los inicios del Brigadoon habia una bar, tenderetes, i varias salas de proyección.
Todo esa confraternización se esta yendo a pique, en aras de un mayor éxito recaudatorio.

Alex dijo...

Estando por allí George A. Romero que le den a Ridley Scott.

Por cierto, si la luz real de la carpa en el momento de la proyección es tal y como se aprecia en la foto, casi mejor proyectar la película a plena luz del día. Qué horror.

Sin menospreciar la películas, por supuesto, al final, y como decía Coppola, un festival se justifica por lo que ocurre en la trastienda. Cinefilia en vena, encuentros entre amigos y demás.

Me alegró leer un año más sus crónicas festivales, Sr. Yume.