flickr_2 sorting_options_flled-512

20071011

Sitges 07: The Sword Bearer [Mechenosets] (Filipp Yankovsky, 2006)

mechenosets1

Es tan simple como el resto de su factura: es la clásica historia de la bella y la bestia, trágica y dolorosamente enfrentados a lo que les rodea, pero con la certeza de que el amor está por encima de todo y también por debajo de lo visible.

Es tan simple como el mecanismo de un puñal: Sasha descubre pronto que no es como los demás niños. Por defender a una compañera se convierte en el portador de la espada, aquel de cuya palma derecha se desenvaina una mortífera hoja, el monstruo, el maldito.

Desde ese momento la desgracia le rodea. Es inevitable, todo aquel que se cruce es su camino, sea amigo o enemigo acaba herido literal o figuradamente por la desdicha del muchacho. Y como todo monstruo del cine clásico, encuentra el escape en la soledad, en la ceguera de los desconocidos, y en la eterna huida, en un intento inútil de alejarse de los normales. Sólo que Sasha no es un monstruo, es un joven completamente normal, como cualquiera que cruza deprisa una ciudad moderna, enfundado en un abrigo oscuro.

Apenas sabemos qué ha hecho, pero no importa, la policía y la mafia le persiguen y es en esa huida hacia adelante cuando se encuentra con Katya, de la que se enamora tan rápidamente como acaba con los que le molestan. Un amor difícil, dramático, sobrenatural, pero tan hermoso como doloroso se prevee su fin.

La Nueva Carne rusa es una bella historia de amor.

En paralelo, despacio, y de forma simple, se desarrolla la idea del espectador de lo que sucede, del poder que tiene Sasha y de las consecuencias de su sobrenaturalidad. Pero eso es secundario. Y es lo realmente original del fantástico ruso: lo costumbrista de su horror, lo culturalmente cercano, pero a la vez tan exótico como las cintas del lejano oriente. Mechenosets es una película tan brillante como oscura es su fotografía, pero a la vez tan sorprendente y simple que choca.

Para que me entiendan, "Los Guardianes de la Noche", "Los Guardianes del Día" y próximamente "Los Guardianes de la Penumbra" comparten un poco lo que comento. Los colores apagados se mezclan con la luminosidad de unas ciudades industriales, tristes, gigantes pero hermosas en su minimalismo artístico. Pero esta trilogía adolece del síndrome de la espectacularidad de Hollywood, aunque lo extraño de su propuesta hace olvidar que es poco más que un X-Men del bloque soviético.

En cambio, Mechenosets es todo lo contrario. Hasta que no es absolutamente necesario, hasta el final, no se nos hace partícipes de la magia. Tan grandiosa como inútil ya cuando todo lo demás está perdido. Esta sensación viene del uso de los efectos especiales, siempre supeditados a la historia principal, secundarios de lujo, casi nimios, casi descartables. Al final somos testigos, pero al final lo que de verdad nos importa son otras cosas.

Es tan simple como una cuchillada rápida por la espalda: Cuando la maldición agota hasta la última gota de la sangre de un hombre, debajo sólo quedan cuerpos vacíos y toda la humanidad que se escondía detrás del monstruo.

mechenosets2


__________________________________________________

y2_2

4 comentarios :

Higronauta dijo...

Me pregunto porque, en cuestiones de cinematografía rusa, la visión occidental únicamente ha sabido dar esos saltos de gigante desde Eisenstein y Pudovkin a Tarkovsky y Michalkov y de ahí al fantástico actual. Da miedo pensar todo lo que habrá en los entrespacios que no hemos sabido ni podido descubrir...

Aura dijo...

Me interesa mucho lo que desvela de la trama, es el tipo de historia con la que empatizo fácilmente, así que me la apunto.
Y yo todavía sin pisar Sitges, y es que me van saliendo cosas y lo voy postergando, el sábado ya imposible que me voy a Valencia, pero no le cuento mi vida...
Por cierto, el martes vi Innocence, que me la recomendó usted, y me gustó, a ver con eso no digo mucho, pero me pareció muy atmósferica, y me transmitió multitud de sensaciones diferentes. Luego he leído por ahí que se la tacha de pedófila, que rara es la gente, sólo porque salen niñas. Como dice, todo está en los ojos del que mira...

Un saludo Yume.

kuroi yume dijo...

Don Higro, y aún lo ruso nos llega, pero es que el resto de paises del este son totalmente desconocidos... ¿qué se hace en la animación checa desde Trnka? Es cierto, da miedo.

Aura: le advierto que está siendo un festival espectacular en cuanto a calidad de las cintas, aunque como bien dice el Vaugan, para el público va de un para abajo que espanta. En fin, otro año será...

innocence, viene ligada a mí por muchos sentimientos encontrados ajenos a la película y más propios del tiempo en el que la vi (pero no le cuento mi vida..., jejeje), cosa que no quita que me sorprendiera muy gratamente. Me alegro de que le gustara. Espero que "The Sword Bearer" tampoco la decepcione.

Hombre Lobo dijo...

Yo espero que no pase como con gran parte de las cintas del festival y lleguemos a verla en los cines "comerciales" (aunque sea en un pase modesto y sin muchos aspavientos).

Saludísimos.