flickr_2 sorting_options_flled-512

20071228

un exquisito cadáver navideño...

Me complace presentarles lo que será el Segundo Especial tdc! de la historia de esta página. Antes un poco de historia...

Marc Jardí propuso que hiciéramos entre todos un texto con la técnica que los surrealistas llamaron "cadáver exquisito" (ya saben, cada uno escribe un párrafo sin poder leer el resto del texto anterior, basándose sólo en la última línea del que escribió antes), poniendo como condición que el tema fuera "la Navidad". Y este es el resultado.

Varios pensadores han teorizado sobre el significado final de un texto obtenido mediante esta técnica y han llegado a la conclusión que hace aflorar el "inconsciente colectivo" del grupo creador. Si eso es cierto, espero que pasen una felices fiestas lejos de nosotros...

cadaver


No se podía creer que hubiera funcionado. Hacía frío, claro, pero las pequeñas tiras de cuero del abrigo del caballero que yacía inerte en el suelo le hacían gran servicio. Estaba dentro, con el maletín lleno de dinero, una rosa en la solapa y restos de carmín en los dientes. Caminó despacio, seguro de sí mismo. Dejó el maletín y la rosa bajo la cama, como le habían pedido y sonrió. Tal como estaban yendo las cosas, no le sorprendería que en este nuevo año entrante sí que le eligieran como aspirante al trono de mariscal de los ladrones. Incluso se dió cuenta que allí, sólo en la habitación, estaba tarareando canciones navideñas sentada al borde de la cama, mientras evalúa el año que pronto acabará. Segundos después cierra su boca, creándose el más ensordecedor de todos los silencios. Ella mira fijamente la ventana abierta, la brisa mueve las cortinas. Humo de luz entra por la ventana, lentamente. Ella sonríe, el espíritu de la navidad nunca falta a su cita. Ella se levanta y el humo de luz rodea su cuerpo, casi como una caricia, Ella ríe y baila en la habitación. Y levita. Ella lleva puesto un pijama de seda azul. De ojos y cabellos negros, de piel más blanca que la nieve. Juntos emprenden el vuelo fuera de la habitación, y se transforman en una estrella. Siempre terminaba por darse cuenta, al final, de cómo odiaba esas fiestas. Y no era el único: hasta los zombis del centro comercial parecían pedir con los ojos la llegada de enero. Ese odio irracional a las reuniones familiares, falsas sonrisas, excesos de amabilidad, cenas de empresa, etc,.. lo ponían tan enfermo! Tanto que ponía en duda su capacidad de empatía con los que lo rodeaban en su vida, que se sorprendió al darle un par de monedas sueltas que tenía en el bolsillo a los chiquillos que habían ido a cantarle villancicos en la puerta de su casa. ¿Sería el espíritu navideño? ¡Que tontería! Él, que no creía en esas cosas, que no entendía porqué a la gente le podía hacer feliz regalar cosas a los demás. Y lo encontraba cínico. Sólo en Navidad la gente se acordaba de los más necesitados, ignorándolos el resto del año… Sí, pero por alguna extraña razón que desconocía, les había dado esas monedas que alegraron tanto a eso chavales,… Pero, ¿qué coño hacía pensando en esas gilipolleces...? tenía trabajo que hacer, y no podía perder tiempo. Bajó lentamente las escaleras del sótano, para acabar la faena antes de que llegase la policía. No había terminado la faena cuando, sin avisar, entraron tres agentes, dos blancos y un tercero de color, evidentemente de color negro, y se dirigieron con rapidez hacia el sótano. Al bajar las escaleras, lo que allí vieron les dejo perplejos, paralizados en un primer momento. El trabajo, sin duda, era de un profesional, sin mediar palabra ocuparon ordenadamente sus puestos en el belén de aquel sótano como los tres reyes magos, ofreciéndole al vástago recién nacido los trofeos de sus víctimas como si fueran regalos. Parecía que hubiera pasado una guerra en ese lugar sagrado. Los pedazos de carne y tripas esparcidos por todos los lugares y las caras desfiguradas de sus víctimas hacían de ese belén una visión apocalíptica. Una leve sonrisa se dibujó en el rostro del niño al tomar el hacha con la que había comenzado la masacre. Observó su obra. Se deleitó con ella. Sabía que todo cambiaría desde aquel instante y no le importó. Simplemente había hecho lo que estaba predestinado que sucedería. Había sido una mano ejecutora, nada más. Y de lejos, tenue, un vinilo sonanba: "Blue Velvet" de Bobby Vinton. Se regodeó. Lo consideró adecuado. Limpió el hacha con la manga y se fue a dormir. Mañana pensaría qué hacer. Ahora tocaba descansar.



Autores (alfabéticamente): álex, DangerminD, hombre lobo, jack sparrow, madmax, marc jardí, raistlin, yume.
__________________________________________________________________________________________


comunes

11 comentarios :

Madmax dijo...

Es sorprendente como esta experiencia ha logrado su efecto. Tiernamente entrañable...!!!! Jejejeje!!!!

krisish dijo...

Genial!
Feliz año!!

marc jardí dijo...

magustao.

feliz año!!

Jack Sparrow dijo...

Que guapo nos ha quedado!!!!

Feliz año a todos!!!

The DangerminD dijo...

Joer, que peligro tenemos juntos!!. Parece como si hubiera una simbiosis enfermiza en nuestras oscuras mentes que hace que el texto estubiera escrito por un solo sujeto.

Feliz año nuevo a todos.

Madmax dijo...

Yo no quiero decir nada... pero la sombra de Yume nos ronda a todos.................... ................................... .................................. .................................. .................................. .................................. .................................. .................................. .................................. .................................. .................................. ..................................

The DangerminD dijo...

ummmm... elemental querido madmax... pero... ¿sera "Hombre lobo" el asesino del cuento?... ¿Sera que "Marc Jardi" odia la navidad y colecciona cadaveres en su sotano?..¿Pertenecera el hacha a "Jack Sparrow"?.. ¿Sera "álex" el tirititero que mueve los hilos?.. Es todo un misterio.. pero seguro que "Yume" tiene algo que ver.

un saludo a todos

kuroi yume dijo...

por supuesto.

Alex dijo...

La verdad es que no ha quedado nada mal teniendo en cuenta que tantas personas lo han escrito a ciegas. Eso sí, el nivel de enfermedad es alto.

Páselo bien en fin de año, Sr. Yume. Feliz 2008.

Black Queen dijo...

Bonita carta de amor a vosotros mismos la que os habéis escrito. Eso sí, deberíais dejar la medicación... o empezar a tomarla, no estoy seguro.

Raistlin dijo...

Caballeros, un placer colaborar en este tipo de iniciativas. Muy buena idea Sr. Marc. Feliz año !!!!!!!!