flickr_2 sorting_options_flled-512

20071205

Variaciones sobre Chejov

untitled

Por: Vladimir Vera

Peter Brook dijo que “Chejov es un perfecto cineasta, en vez de cortar de una imagen a otra, cambia una emoción por otra justo en el momento en que se esta haciendo demasiado pesada”; esto nos hace pasear por intentos de situaciones densas que, en vez de agobiarnos, nos mantienen hambrientos, en espera de un desenlace insoportablemente humano, como sólo este genio del teatro ruso podía hacerlo. Mi acercamiento a Chejov viene dado en este instante, gracias al montaje Un hombre que se ahoga, del grupo Proyecto Chejov, en una versión libre de la obra Las tres hermanas. La dramaturgia y dirección de esta pieza va de la mano de Daniel Veronese.

A veces uno tiende a ir con opiniones preconcebidas cuando de clásicos se trata, ya que creemos que en lo que a teatro se refiere, la puesta en escena nunca estará a nivel del texto. No fue este el caso. Veronese no solo dirige esta pieza, sino que disecciona con maestría su visión del autor, creando un montaje donde ni el espacio, ni el tiempo son relevantes. Aquí no hay tres hermanas, sino tres hombres, debatidos ante problemas universales que van más allá del género. Es el ser humano afrontando de manera férrea sus circunstancias. La puesta se presenta implacable ante el espectador. El ritmo de la obra es el de la vida. Observas a los actores vestidos de la misma forma que el público asistente, sin actuar, simplemente siendo verdaderos: y es allí cuando uno descubre cómo nos están entregando un Chejov purificado, que renueva nuestra esperanza en el hecho teatral y en el hombre como pilar fundamental de cualquier manifestación artística.

Un hombre que se ahoga es la sonrisa de varios personajes que no reconocen el vacío de un alma muerta. No hace falta una gran estenografía, sólo tener el valor para hacer este viaje emocional por estas letras eternas, en piel de actores argentinos.

Y es así que, en medio de lo fatuo, de una crisis teatral contemporánea, de la población dándole la espalda a una de las artes más puras de la historia, encontramos una pieza con significados verdaderos. Por eso, ver un montaje basado en un pilar de la dramaturgia teatral a través de una mirada original cargada de verdad escénica, es un lujo que uno no puede pasar de largo.


vladimirverah@gmail.com


__________________________________________________________________________________________

otros

4 comentarios :

Anónimo dijo...

Well,at first moment, when I read Vlad´s emilian inviting us to comment on his critic I thought of asking him that he should start by saying who was Chejov.I must confess , I understood that Chejov should be russian or the like because of his surname:Chejov. But that was all I could manage to guess at the time.
Upon reading Vlad´s critic I quickly assured myself that the author was russian as I had gathered at the first moment. But,ALAS!!, I also immediately got to know that he was a genius of the theatre.
Just after reading the first lines of the critic I already knew that Chejov was : russian, a genius of the theatre and a perfect film-maker. Well,to conclude, Vlad´s piece is not only excellent from a merely artistic view,I would say , but also unvaluable from a pedagogical stand.
For me he manages to interlace artistic criticism with pedagogical stances.

Congrats Vlad Drakul...This Sir!!!!

SERDNA OCIDEREF
THE GREAT

Pax in Virtute

Anónimo dijo...

me encanta tu trabajo una critica con elegancia e inteligencia siempre un placer leerte

Joxe el ogro confiable dijo...

elogias a Chejov con palabras dignas y bien destiladas. Logras que uno quiera leerlo, experimentarlo, vivirlo, al gran Chejov! mis felicitaciones por tus textos: que sigan viniendo así.

Anónimo dijo...

La misión de un crítico teatral es difundir de forma objetiva "la lectura de un espectaculo", es en sí saber entrar en las pieles de la compañia de teatral, es saber llegar al alma de sus creadores, para poder ofrecer a sus lectores el discurso que desea trasmitir un equipo de trabajo a través de su obra. En ese sentido, se puede decir que Vladimir es un buen ejemplo de lo antes comentado, pues sabe encarnar en el cuerpo de ideas de los artístas, así como también sabe transformarse en una un excelente encantador de serpientes... atrapa a sus lectores y los anima a difrutar del buen teatro. Espero sigas difundiendo las artes escénicas a través de este espacio. Se agradece, como lector y espectador teatral, las buenas palabras para con el teatro.

QUIEN ESCRIBE... WALTER EL KADAR DE LAS TABLAS.