flickr_2 sorting_options_flled-512

20090622

sobre rodeos, demonios (metafóricos, o no), pseudociencia y, como no, fringe

fringe

Ando algo más perdido de lo habitual. Y eso que he entrado sin remedio en la corriente general de aquellos que han dejado de ver cine y se han pasado a ver únicamente series descargadas. No sé si porque me he acomodado al inenarrable placer de no ver cortes publicitarios o bien porque la marea indomable de anuncios que ha arrasado con toda la poca decencia que hubiera en televisión me ha desterrado. Bueno, no quiero caer en el lugar común, y hablar de anuncios y tele es el camino más directo que conozco. La cosa es que si bien antes no tenía reparos de ver una película tras otra, y ya me dolería de sueño a la mañana siguiente, ahora me pone muchísimo más que me mantengan cogido por las pelotas con cliffhangers majestuosamente hilvanados hasta que mis remordimientos o el dolor de cabeza me recuerdan que tengo un colchón que me ha costado mucha pasta y que a este paso no acabaré de amortizar. Pero imagino que vds. ya saben a qué me refiero, ¿verdad?

La cosa es que tampoco escribo todo lo que querría. Y esa cosa, lo peor que tiene, es que tampoco acaba de importarme. Más o menos todos estamos disfrutando de lo mismo, ¿cierto? Pues díganme que no han cambiado dos horas de sueño por ver la crónica de una lucha anunciada entre los hermanos Winchester (si tienen la desgracia de no haber disfrutado “Supernatural”, no se apuren, no les estoy apagando las velas de cumpleaños a salivazos...), o que no engarzan temporadas, descansos primaverales y arcos argumentales entre capítulos de “Lost” tan magistralmente como si fueran las tríadas hilando el destino sin que haga falta mirar si quiera a la rueca en movimiento. Díganme que no tienen ya un programa aproximado de lo que van a ver en los próximos meses, ¡vamos!, porque no les creeré. O que no apuntan (de forma metafórica o no) cada recomendación que sale de aquellas bocas de los que tienen la fortuna de haber encontrado territorios inexplorados.

Vamos, que hablando de lo que estoy hablando aquí, poco nuevo se puede decir.

Así que me voy a dejar de gilipolleces, y voy a hacer lo que me gusta, que es hablar sobre imágenes, tanto si son de las que parece que se mueven, o de las que no. Esto es pues (y me estoy dando cuenta ahora) un tironcillo de orejas del que voy a aprovechar el impulso.

Y en este mismo instante, tras dejar a Lucifer a las puertas de del Apocalipsis, me he lanzado a por “Fringe”, con poco prejuicio más que el que “es una versión moderna de “Expediente X”.

Y efectivamente, es lo que es: una reescritura diseccionada desde el punto de vista científico de cada uno de los temas que trató la ya añeja serie de Chris Carter. Y lo digo porque de los 4 capítulos que ya he visto (no se me quejen los puristas, 4 de 20 es un porcentaje que correlacionaría científicamente lo necesario para validar cualquier teoría) todos ya habían aparecido en los archivos de Mulder y Scully. Sólo que ahora los presentan de una forma distinta. Ahora no nos hacen elegir entre el Creer o el Demostrar, sino que directamente nos apabullan con una realidad en la que todo es demostrable desde una teoría científica, o si no, la pintan. Así que en esta época de la incredulidad, J.J. Abrams nos la mete doblada (como si fuera novedad viniedo de él) no dándonos la oportunidad argumental de objetar: Si algo parece fantasía, aparece una máquina que, con la más alta tecnología, puede demostrar con el doble de taquiones que es absolutamente factible. Lo peor es que lo camuflan de conspiranoia más que de ciencia ficción.

Así que ahí me tienen, bailando a ciegas entre lo ridículo y lo pasable, con una ceja levantada, admirando por primera vez a un mad evil scientist como protagonista en el bando de “los buenos”, y esperando a que vuelvan Sam y Dean, o Locke y Jacob, o Dexter y como-quiera-que-se-vaya-a-llamar-su-retoño...


POSDATA: ah, sí, reconozco que también he visto Coraline y Corazón de Tinta. ¿Me dejará tiempo mi nueva afición por las agentes del FBI de largo pelo rubio para escribir algo al respecto?


__________________________________________________________________________________________


y2_2

6 comentarios :

BlackHearT dijo...

¡Pero hombre de Dios! No se extrañe, ya que a estas alturas son pocas las series que no han entrado en autofagia y se han convertido en un ridículo de si mismas.

Fringe viene a demostrar que en cuestión de ideas la cosa cotiza fatal, pero aun así se hace muy entretenida. Mientras no la estiren hacia ninguna parte como con Prison Break, me conformaré.

Un saludo señor Yume! Y bloguee a su aire, que aquí nadie obliga.

kuroi yume dijo...

Caballero, un placer releerle, créame! me temo que tengo aún más abandonadas mis lecturas habituales que mis escritos.

Y la cosa es que me he encabezonado en obligarme yo a escribir aquí, así que...

Y "Fringe", bueno, cuando acabe con la primera temporada sacaré una conclusión definitiva (cosa que ya es muchísimo más de lo que he hecho con otras series) Igual debería colgar también unas reseñas de esos fracasos... ya veremos.

Hombre Lobo dijo...

Es usted un desalmado. ¿No está contento ya con el recalentamiento cerebral que me ha provocado al dejarme las cuatro temporadas de Battlestar Galactica? En todo caso, créame que entiendo perfectamente su reticencia a pisar una sala de cine en los tiempos que corren (mi misantropía va en aumento, se lo juro).

Eso sí, ya que tengo la desgracia de seguir siempre sus recomendaciones, hágame por lo menos este favor: recomiéndeme únicamente series que YA hayan acabado. Se lo ruego.

Hasta entonces, un gran saludo, y cuide a la ciudad en mi nombre.

kuroi yume dijo...

tras fringe tengo la intención de meterme en alguna miniserie (completa y finiquitada) de la BBC. le mantengo informado.

Anónimo dijo...

Pos yo vi el Piloto y me dejó bastante frío y no quise seguir viendo más. Porque para que me la metan doblada ya esta perdidos. Porque a estas alturas Perdidos ya es tomadura de pelo.

Vivan los Wichis!!!
Y que hija de la gran puta es la Ruby, casi más que Lilith!!!!

Jack Sparrow

kuroi yume dijo...

bueno, estoy en proceso de acabarla y ya comentaré algo más. de todas formas, la serie es recomendable y no aburre, pero se me está haciendo previsible...

y en cuanto a los winchester... me pregunto si hay las suficientes actrices hermosas en el mundo para interpretar todos los personajes secundarios femeninos de "Supernatural". Al final van a acabar repitiendo, seguro!