flickr_2 sorting_options_flled-512

20091107

La Hora Fría (Elio Quiroga, 2006)

la hora fria 1

Dejo a un lado la labor de de los actores (la actuación que más despunta del elenco es la de Silke...) y la fotografía casi de videoaficionado (igual era impostada, pero permítanme que dude siquiera que fuera provocada por un bajo presupuesto), para centrarme en lo espeso (que no profundo) del argumento y en el sobadísimo tópico de "es un corto alargado" que pocas veces encaja tanto en un largo de ficción.

Cuando vi la ópera prima de Elio Quiroga (aquella mítica "Fotos" que obtuvo gran eco mediático gracias al explícito "fucking funny" que le dedicó Quentin Taratino cuando la vió en el Festival de Sitges de 1996, donde, por otra parte, se llevó el premio del jurado y el premio al mejor guión de ese año compitiendo con obras como Ghost in the Shell, Agárrame esos Fantasmas, El Dentista, o The Pillow Book... aunque igual hay que ser malo y tener en cuenta una cosa: Ana Torrent, futura protagonista de No-Do, última película de Quiroga, estaba en el jurado...), me balanceé entre la creencia de que me encontraba delante de una genialidad y la seguridad de que había momentos en los que no se me podía tomar más el pelo. Y ahí quedó la cosa, esperando una segunda oportunidad para decantarme hacia una idea sólida sobre el director. Y me temo que La Hora Fría no ayuda en absoluto a su reputación.

Fantasmas, extraterrestres y zombies en una peli de ciencia-ficción deberían hacer que la cosa funcionase, pero al final no lo consiguen en absoluto. Quiere ser misteriosa, y es aburrida y repetitiva (y repito que no quiero hablar ni de los actores, ni del atrezzo, ni de la fotografía, pero en conjunto son demasiado poco serios para los aires que se da la película). Es una larga preparación, con cuenta atrás de días incluída, para un giro final de manual básico de cortometrajista. Y además un giro completamente fuera de lugar, que si bien es justificable argumentalmente (que en este sentido casi todo es válido), no lo es en absoluto a nivel de planificación de rodaje y tono de la película. Me explico:

la hora fria 2


Cuando durante toda la cinta, la cámara (la visión del espectador) está con los personajes, no es en absoluto omnisciente y casi siempre está a la altura del niño protagonista y su dichosa videocámara (que provoca un gag sobre cine porno amateur de lo más ridículo), al final y para que pueda entenderse ese giro argumental que explica todo (a la Shyamalan pero más tramposo), la cámara pasa a ser la de un narrador no sólo omnisciente, si no todopoderoso, contando una historia diferente de la que había estado explicando hasta ese momento. Y ojo, que argumentalmente, repito, sería válido, pero sólo con la condición de que se hubiera rodado de otra forma. Desde abajo, por ejemplo. Desde la visión de la cámara del niño, y no desde un plano grúa estelar...

Mal, Elio. Muy mal. A ver qué tal No-Do.




__________________________________________________________________________________________


y2_2

4 comentarios :

Henrique dijo...

"No-Do" es mejor en el sentido de que no deja de ser una película 'de oficio', sin sorpresas ni salidas de tono... pero precisamente por ello, no destaca en nada: hay un giro argumental que se ve venir de lejos por como asociamos ese giro al género "casas encantadas", aunque, al igual que "La hora fría", la película propone una conclusión dviertida de comentar.

Con "la hora fría" queda la sensación de que es mejor película la que seguiría desde el final, que la que hemos visto.

kuroi yume dijo...

JAJAJA, exacto!

Ronin dijo...

La vi hace mucho tiempo, movido por varias criticas e insana curiosidad y realmente la pelicula no vale nada. Podría haber sido una pequeña sorpresa, y agradecida, para nuestro cine pero una gran nada.

Primer comentario que te dejo por aqui, pero ya te tengo en mi lista de blogeros desde hace un tiempo. Seguiré observando en la sombra.

kuroi yume dijo...

Un placer, Ronin.
Ando un poco disperso desde hace tiempo, pero le seguiré la pista. Nos seguiremos leyendo...