flickr_2 sorting_options_flled-512

20100519

sketches from lost: herencia recesiva

lost spoilers


Penúltimo capítulo de La Serie (S6E15: What They Died For).

Lo más inteligente que he oído hasta ahora sobre los capítulos finales era que el espectador, a estas alturas, debía dejar de pensar y abandonarse al vaivén. Y es (mucho menos racionalizado, por cierto) más o menos lo que he hecho hasta ahora. Pero llega lo que es el último gran paso antes del final (si la muerte de Alpert no marca un hito así, nada lo hará). Y entonces asisto impasible (por fuera) el traspaso de poder. Y no puedo dejar de pensar que todo el conocimiento real sobre la isla, todo eso que ansío desde hace un buen puñado de años, es una información que se va haciendo chiquitita con cada herencia. Cada persona que se tiene que hacer cargo de proteger TODO lo que significa, es y hace la isla, recibe una porción menor del total de los datos.

Es exáctamente igual que todo ese tema de apretar el botón cada 108 minutos. Hacía años que nadie tenía ni puta idea de para qué se hacía, pero se había convertido en un deber casi sagrado.

Espero que los guionistas tengan presente este punto, porque con la excusa de reglas y tradiciones vetustas, están empezando a evadirse de su deber casi sagrado de explicarnos qué coño ha estado pasando todo este tiempo...

Bueno, en realidad no lo espero, me da absolutamente igual a estas alturas.
Yo confío en ellos.



__________________________________________________________________________________________


y2_2

3 comentarios :

Henrique dijo...

es un teléfono roto: la cadena de personas que hemos ido considerando que sabían algo (Locke, Desmond, Ben, Richard, Jacob) han resultado ser gente perdida, confusa y que ha malinterpretado todo. Locke lo veía como una religión, Desmond como un deber, Ben como algo que le daba poder, Richard como una penitencia, Jacob como una voluntad heredada... probablemente ninguno tenía razón.

Lo fascinante es que su origen bíblico se reduce a nombres y parábolas de hermano contra hermano, si no al libro de Job, el libro más polémico de la Biblia, que muchas veces dentro de la propia iglesia se ha cuestionado su legitimidad. Es un libro donde se plantea una pregunta "¿porqué permite Dios que exista el mal?" y la única respuesta que se da ("Para castigar tus pecados") se contradice con la vida del propio Job, que no peca nunca. Es el único texto del libro religioso más importante de la historia de la Humanidad... que no ofrece una respuesta sencilla, si no una paradoja.

La ficción se ha resistido siempre a evolucionar. Todo tiene que ser sencillo y satisfactorio, pues es lo que supuestamente reclama el público, pero lo cierto es que no podemos seguir tolerando una ficción basada en modelos clásicos sin esperar una alternativa, una evolución. Sabemos que no somos el centro del mundo, ni del sistema solar, ni del universo, que no somos la especie elegida y que ¡ni tan siquiera! somos dueños de nuestra propia mente... las respuestas 'sencillas' no existen, porque en realidad nunca son sencillas. Como dice Richard Dawkins, la existencia de un creador para explicar la creación genera una nueva pregunta: ¿quien creó al creador?.

"Lost", como películas recientes del estilo de "Un tipo serio" (curiosamente basada en el libro de Job), "Zodiac", "Memories of murder", "Los crímenes de Oxford", "Un profeta", "la cinta blanca", "Teniente corrupto", "In the loop", "The box", "No es país para viejos", "El incidente", "Quemar después de leer"... son películas que hablan de la teoría del caos, de la falta de explicaciones tranquilizadoras, del HORROR que supone no tener una respuesta a nada, no poder localizar un origen, algo a lo que aferrarse, una "teoría unificada". Que "Lost" se atreva a desacralizarse a sí misma, a dejarse llevar por una ambigüedad entre si esto es un destino mágico o pura coincidencia, un accidente... es lo más valiente que se ha hecho en televisión en los últimos 30 años.

Locke dice que todo pasa por una razón, Jack le dice que lo confunde con la coincidencia. La primera vez que discutieron como hombre de ciencia y hombre de fe, creí que hablaban sobre el papel del espectador en la ficción (dejarse llevar o ser escéptico) ahora me doy cuenta de que hablaban sobre la ficción misma. Y eso es MONUMENTAL.

forfy dijo...

A mí lo único que me está molestando realmente de estos capítulos finales es la poco epicidad con la que están muriendo algunos personajes (Sayid, Richard). Dentro de unos años, cuando revisionemos Perdidos entera vamos a darnos cuenta realmente de lo arrítmica que resulta la serie en conjunto. Quiero decir, se han recreado en la nada capítulos enteros (se me ocurre algún flashback de Shannon de la T1, es decir, capítulos en los que no pasa absolutamente nada hasta, como mucho, el mínuto final y... cliffhanger) y ahora que se acaba la cosa los personajes principales caen como moscas y si te he visto no me acuerdo.

Por otra parte a mí ya me vale lo que me echen y, pese a todo, sigo enganchadísimo. En plan taliban, creyente extremo. Creo que lo único hiriente de veras fue la inserción de imágenes de la T1 en el capítulo anterior a este. La serie nos ha tratado como idiotas desde el principio pero ese momento en particular cruzó una linea demasiado fina entre hacerlo con "cariño" y cierta sorna e insinuar (¡a estas alturas!) que no estamos prestando atención.

No sólo no van a explicar nada realmente ni van a dar un final objetivamente satisfactorio. Es que los trucos cutres que han empleado en la serie para estirarla y crear una falsa sensación de que vamos a saber algo los transladan a la vida real (ha escuchado lo del supuesto libraco que sacan dentro de unos meses dónde, se supone, van a explicar todo todo y todo?.. vaya PARCHE...)

Y a mí todo esto me encanta.

P.d: Por no hablar de la ironía que supone que, si todo no deja de ser un McGuffin gigantesco, como cortina de humo para que te distraigas te pongo una ¡cortina de humo! Literal. ¡Bravo!

kuroi yume dijo...

No sé si era la intención última de ese grupo e infames bastardos que hacen de guionista en esta serie, pero si se han fijado, el fandom les permite por defecto un montón de detalles que a otras series no. Cuando pasen los años, miraremos para atrás y entenderemos en genérico el por qué, pero de momento sólo somos creyentes (en el más estricto sentido del término).

Y Lage, evidentemente no le quito la razón: vd. es el auténtico teórico de nuestra generación, pero creo que va más allá de la costumbre (moda) caótica actual sobre la ficción. No dar una explicación es dar una respuesta en sí misma. Es la única forma inteligente de llegar a un montón de gente que nos creemos la mar de listos, y no esperamos menos. Lo que pasa es que han creado la sensación de que la verdad estaba a nuestro alcance (una especie de Zona de Desarrollo Proximal educativa) y eso es hacer trampas. Y aún así, a veces (como es el caso de los insertos de Adán y Eva), se pasen de sobreprotectores.

Supongo que es un equilibrio difícil eso de andar sobre lo que reclama por un lado la cadena y el espectador ávido por otro.

En fin, que ya casi está.