flickr_2 sorting_options_flled-512

20110927

sobre arte, quilópodos y por supuesto, sexo.

Retomo una sección que nunca llegó a serlo en realidad. Y la había mantenido congelada e inexistente porque en los últimos tiempos pocas veces me he emocionado (en el sentido amplio de sentir cualquier emoción) viendo el cartel promocional una película. En el pasado recuerdo haber hablado sobre las reglas del juego, sobre los maravillosos posters polacos, y de los impactantes carteles de ambas Hostel [1] y [2] (más un bonus) y lo que implican. También he pasado por encima de algunos que destacan por la zona baja, como The Omen 666 o 30 días de noche. Y lamento haberme dejado por comentar cosas sobresalientes como los valientes carteles de Harry Potter y el Príncipe Mestizo (con los personajes desencuadrados y hasta el propio nombre cercenado por los márgenes).

Pero un nuevo cartel ha activado mi necesidad de poner en marcha esta sección invisible, y es el tremendo póster promocional de The Human Centipede 2: Full Sequence.


human-centipede-2-poster

Si el cartel de la primera película estaba lleno de misterio, repulsión, desaprobación, y dejaba una gran cantidad de información a la imaginación del espectador, la nueva imagen opta por la escalofriante representación sin cortapisas de la motivación de la película. Ahora acabo de sentir un escalofrío: En una regla de tres directa, y si extrapolamos la “sutilidad” de la original Human Centipede: First Sequence, la segunda parte debe tender al despropósito dantesco…

En todo caso, esta imagen es llamativa en muchos sentidos. Y el principal es esa terrible diagonal en forma de cicatriz retorcida y cruenta que sin un repaso detallado no adquiere significado. Poco a poco vemos ese orgánico constructo de decenas de espaldas, gusanoide y desagradable. Un miriápodo vicioso que me plantea algunas preguntas: ¿Qué pensará cualquier espectador neófito en la saga al ver ese puzzle casi sexual? ¿Se imaginará lo que conlleva detrás? ¿Sin ese ruido y arañazos añadidos digitalmente se puede uno plantear el verdadero argumento que esboza? Y es que, a pesar de que cae en el recurso fácil de photoshopear ruido para darle mal rollo, ese aspecto añejo está tan sobado en este tipo de trabajos que consigue el efecto contrario: No parece una imagen truculenta desgastada por el tiempo y el mal uso, sino que parece una simple imagen retocada digitalmente. Aun así, dudo mucho que el póster de “El Ciempiés Humano 2: Secuencia Completa” pueda ser interpretado como una película pornográfica cualquiera.

Por eso, un consejo: no se confundan.
En ningún caso intenten videar esta película para tocarse.
Créanme.



__________________________________________________________________________________________


y2_2

No hay comentarios :