flickr_2 sorting_options_flled-512

20121016

desde sitges 2012... (III)

sitges 12


lunes 8



Sightseers (Ben Wheatley 2012)
sightseers
Otra grata sorpresa. Una pareja se va en viaje por Irlanda para encontrarse a si mismos y tomar decisiones personales, pero enseguida su ruta se convierte en una espiral de violencia y locura hilarante. Con personajes completamente tronados, pueriles y fuera de cualquier atadura moral, la película se construye como una historia de amor pero sin ningún personaje realmente positivo. Cuando no hay un marco referencial de principios sociales estables, y la vivencia de los personajes se inventa a medida de las necesidades de adaptación al entorno, sólo puede surgir una película que se regodee en la completa miseria, o bien que se tome a si misma por el lado cómico para crear una maravilla como Sightseers.

Lords of Salem (Rob Zombie, 2012)
lords
La evolución del cine de Rob Zombie es evidente a pesar de sus escasas seis películas. Y es que hay una tendencia clara que parte de una apertura completa y escapista, que mira hacia el pasado cinéfilo del director, y que poco a poco va transformándose en una mirada más íntima y cerrada que tiene su cúlmen en Lords of Salem. Simbólica hasta la extenuación, pero a la vez muy personal (se podría pensar que demasiado), Rob hace aquí un extraño conjuro a partir de una versión libre de La Semilla del Diablo. Un conjuro igual de cinéfilo que sus obras anteriores, pero tan opaco y críptico que difícilmente llegará al publico general. Y seguro que tampoco a muchos de sus seguidores más fieles, si buscan el divertimento transgresor y eléctrico habitual. No lo encontrarán aquí si no escarban mucho más allá de la superficie. Ah!, y tiene uno de los mejores Satán de la Historia del Cine.  

Robo-G (Shinobu Yaguchi, 2012)
robo-g
Sencilla comedia de enredos en la que unos pobres trabajadores japoneses fracasan en la misión de construir un robot humanoide y, sin tiempo de diseñar todo el conjunto de nuevo, contratan a un jubilado gruñón para que se introduzca dentro del traje robótico y así presentar el proyecto y conseguir que no los despidan. A partir de aquí se suceden las gracias habituales que hemos visto decenas de veces en series y películas juveniles. Pero por extraño que parezca, en esta ocasión funciona bastante mejor, quizás debido a lo graciosos que son los actores, a lo suave que transcurre el argumento. Una buena comedia para pasar un rato agradable.   

Safety not Guaranteed (Colin Trevorrow, 2012)
safety
(Con la presencia del director)
De inmediato se nota que el director de Safety not Guaranteed es un nerd de los pies a la cabeza, porque todo en esta película parece escrito para resarcirse de una pasado de empollón oprimido en clase. Un poco, el pasado de toda una generación de freakies, a qué negarlo. Viajes en el tiempo, inadaptados que encuentran el amor verdadero, que consiguen ligarse a la más guapa, recuperar amores de secundaria, conspiraciones y diversión al máximo. Vamos, una película en la que cualquiera puede desear estar en cualquiera de los papeles protagonistas. Muy divertida y emocionante. Imprescindible, por mucho que también "se le vean las costuras indie"  

Modus Anomali (Joko Anwar, 2012)
modus
(Con la presencia del director)
Esta película es una apuesta atrevida y extraña. Un hombre se despierta amnésico en medio del bosque y poco a poco va descubriendo que es el protagonista de una historia que parece estar sacada de un slasher. Es evidente que no es el argumento lo que es atrevido, si no el enfoque de la trama. Al igual que el protagonista, el espectador tampoco sabe nada hasta muy avanzado el metraje. Y lo que es peor, ni el personaje ni nosotros vemos nada más que oscuridad, árboles y cadáveres hasta el último tercio de la cinta. Y luego está el giro final, tan chocante como absurdo, que certifica la rareza general del conjunto.    


Cabin in the Woods (Drew Goddard, 2012)
cabin
Extraordinaria, divertidísima, y que supura amor por el cine de género en cada fotograma. Todo lo que pueda decir de Cabin in the Woods es quedarse corto. Es la película que definiría todo el Festival de Sitges si fuera necesario: un slasher clásico que acaba convirtiéndose en TODO el cine de terror, con unos diálogos divertidísimos, y un buen grupo de protagonistas que podrían convertirse en figuras icónicas. En lo más profundo, es una magnífica metáfora sobre lo que es el cine de género y cómo debe interactuar con el espectador. ¡Maldita sea, si hasta termina con Last de Nine Inch Nails! Perfecta. 

Citadel (Ciaran Foy, 2012)
citadel (Con la presencia del director)
Un hombre con agorafobia y su bebé son los últimos en ser desalojados del barrio en el que vivían. Pero su enfermedad le impide llegar a tiempo al autobús diario y se queda atrapado allí, mientras es perseguido por niños muy chungos que atacan con jeringuillas, y que ya habían asaltado a su mujer dejándola en coma. Esa es la tremenda y sobrecogedora trama de Citadel. Y debo reconocer que pocas veces lo he pasado tan mal en una sala de cine. El agobio de la condición del protagonista, el niño, la soledad y el abandono, la desesperación y los niños encapuchados, me estaban haciendo encoger en la butaca. Pero de repente la historia da un vuelco hacia lo fantástico y debo reconocer que fue una válvula de escape para mí. A partir de ese momento se suceden escenas terroríficas de verdad, pero al quitarles toda su condición de posible realidad, respiré muchísimo más tranquilo. Muy buena propuesta, pero ese giro termina por ser un recurso algo cobarde.

__________________________________________________________________________________________


y2_2

No hay comentarios :