flickr_2 sorting_options_flled-512

20121102

desde sitges 2012... (VII)


sitges 12






viernes 12






Hotel Transilvania (Genndy Tartakovsky, 2012)
hotel transylvania
Se puede esperar bastante más del creador de Las Supernenas que este desganado y mínimamente original repertorio de chistes tópicos sobre los monstruos del cine de terror clásico. Se acepta que es familiar y entretenida, pero también es fácil lamentar una oportunidad perdida. Y lugar a parte merece el doblaje. Se proyectó en la sección Sitges Family, en 3D, con lo que tenía que ser doblada. Y eso, en este país representa una pequeña pérdida. Entre famosetes poniendo su poco profesinal voz a los personajes (aunque reconozco que no reconocí a Mario Vaquerizo, cosa que le honra), y demás chistes personales que a veces son hasta ofensivos (¿los hombres lobo con un montón de crías con acento andaluz?). Mal.



Seven Psychopaths (Martin McDonagh, 2012)
seven psychopaths
Genial. Como la definió el gran Dani Lasmarías, es la Cabin in the Woods del cine negro. Y lo es porque juega en dos niveles de contexto. Por un lado, queda el cine criminal de psicópatas hollywoodiense que se puso de moda en los noventa con Pulp Fiction, y que inspira al guionista que protagoniza la historia; y por el otro lado está la vida que le ha tocado vivir a este escritor, rodeado de criminales tan tarados como el mismísimo Tom Waits, que busca a su antiguo amor de fechorías, acariciando a un conejo mascota. Así, queda una película por rodar dentro de la película de un humor negrísimo que vemos nosotros. Y ambas historias se entremezclan en los esbozos de guión que escribe Colin Farrell y en sus experiencias vitales, siendo autoconscientes de ello tanto los personajes como los espectadores. Disfrutable al cien por cien, la cantidad de actores excelentes es inabarcable, y su actuación es magistral en todos los casos. Además el guión va encajando a la perfección hacia un final cruento y muy, muy divertido. Una de las mejores del año.



ABC's of Death (Varios Autores, 2012)
ABC's of Death
(con la presencia de muchos de sus directores, una actriz, y el creador de la banda sonora)
Tan irregular como deben ser 26 cortos, uno para cada letra del abecedario, juntos en una película con la muerte de temática principal. Algunos relatos son memorables, como el cruento método de adelfazamiento de Xavier Gens (XXL), la poesía escatológica de Noboru Iguchi (Fart), el tronado-apocalíptico delirio de Yoshihiro Nishimura (Zetsumetsu), o la comedia metacinematográfica de Adam Wingard (Quack). Del resto, la mayoría son medianías más o menos interesantes, y hay algun fragmento completamente prescindible, como el del mismísimo Ti West  y su tomadura de pelo llamada Miscarriage. El conjunto acaba siendo un poco largo, poero se agradece la extrema brevedad de cada cortometraje. Como bien dijo Vigalondo, autor del primer fragmento (Apocalypse), si uno de los cortos resulta una mierda, no pasa nada porque acabará en seguida.



Tower Block (James Nunn y Ronnie Thompson, 2012)
tower block
Tres películas estrenadas en los últimos años en el Festival de Sitges comparten escenario. Y es que Attack the Block (el año pasado), Citadel (de la presente edición) y Tower Block procuran crear un ambiente de aislamiento, marginalidad y peligro dotando de personalidad a unos edificios propios de ciudad dormitorio, que si hacemos caso a lo que nos cuentan en estas películas están en camino a la extinción en pos de una ciudad más humana y habitable. Porque las tres películas comparten arranque y tanto Citadel como Tower Block comparten temática. Esto es, uno de estos barrios verticales va a ser demolido y el espectador es testigo de las historias de los últimos vecinos que se resisten a abandonar sus viviendas. En este caso, en vez de niños chungos, el conflicto viene de que quedan atrapados en el edificio por los disparos de un francotirador. Mirado con frialdad, es vuelco de guión bastante absurdo, pero permite desarrollar una excelente gama de personajes y una historia con mucha tensión y bastante bien resuelta. Muy bien medida y entretenida, es una de esas pequeñas joyas que te encuentras cuando sólo esperas más de lo mismo.



Ahí va el Diablo (Adrián García Bogliano, 2012)
Ahi va el Diablo
El fantástico mexicano ha dado varios creadores muy populares al cine actual, y Adrián García es uno de los que se ha mantenido más alejado de este estatus al centrarse en un horror costumbrista opuesto al efectismo hollywoodiense. Y Ahí va el Diablo es quizá un pequeño paso en la dirección hacia la popularidad, porque resuelve una historia más convencional (y más funcional), pero que adolece de algunos problemas, de guión sobre todo, que no acaban de permitir que la historia funcione por completo. En este caso, una familia se ve envuelta en un extraño caso de abducción/posesión demoníaca que va resquebrajando la frágil estructura familiar. Narrada con algo de torpeza, y de forma algo repetitiva, las imágenes que consigue en ocasiones son potentes y hacen que al final todo acabe funcionando bastante bien.




__________________________________________________________________________________________




y2_2

No hay comentarios :