flickr_2 sorting_options_flled-512

20131023

sitges 13, día 9


banner13

sábado 19


sacrament
The Sacrament (Ti West, 2013)
Esta película deja una sensación extraña porque con toda seguridad podría haber sido una gran obra, pero acaba dejando un regusto a decepción demasiado grande. Y no es porque tome decisiones argumentales desafortunadas, porque en cuanto a guión me parece que trata el tema de las sectas de una forma muy interesante, y creo que tomando el ejemplo de lo que pasó en Jonestown, en la Guyana, consigue recrear de una forma muy realista lo que pudo pasar aquel fatídico día en que los seguidores de Jim Jones cometieron suicidio en masa. El problema de la propuesta parte de la falta de respeto por ese suceso real, al dedicar la película a los fallecidos en la comunidad ficticia de la película, mostrando un total desinterés en aceptar su influencia. Y por otro lado, la propuesta formal tampoco funciona, al valerse de un estilo found footage con el que intenta dar realismo y acaba por saltarse las reglas básicas del género (por ejemplo, se dejan en plena masacre una cámara con su memoria dentro, con lo que luego sería imposible montar la película tal y como la estamos viendo) rompiendo toda la seriedad que podría tener la película.


lesson
Lesson of Evil (Takashi Miike, 2013) (con la presencia del director)
La segunda película que presenta en persona el propio director, y en esta ocasión sí nos anuncia que vamos a ver mucha sangre. Y se limita a hacer un chiste sobre que sólo en Sitges se puede proyectar esta película antes de comer. Y efectivamente, es una película en cuyo tercio final se vierten extraordinarias cantidades de sangre en una matanza anunciada casi desde el primer plano, pero que se hace esperar en una película que se mantiene muy seria hasta que llega inevitable el punto de inflexión. Y como es habitual en el director, termina por sorprendernos al intercalar algunos momentos realmente extraños sacados de la mitología nórdica, o de la mismísima nueva carne. Miike se mantiene así fiel al estilo que le hizo famoso, pero al eliminar casi todo el humor que tan bien había manejado en sus últimas películas, y al precipitar un final de slasher juvenil, le queda una película incómoda para sus fans más adultos, y con giros demasiado extraños para el neófito.


dbz
Dragon Ball Z: Battle of Gods (Masahiro Hosoda, 2013)
Una mala previsión por parte de la organización, o una venta excelente de entradas previas, hizo que se limitara el acceso de prensa a los 100 primeros en llegar. Imagino que sabiéndolo, la mayoría de acreditados optaron por ni tan si quiera acudir al pase, y más teniendo la experiencia de la velocidad sobrenatural con la que se agotan las entradas más buscadas a la hora de realizar las reservas. Pero los que nos arriesgamos, nos encontramos con dos sorpresas agradables: una es que no creo que llegáramos a cubrir el cupo, y dos que, contra todo pronóstico, resulto una muy digna continuación de las aventuras de Goku y compañía. Divertida como los inicios de la serie, con grandes batallas como esperan los fans, y con una nueva transformación que alcanzar para carnaza de los más integristas. Lo que todos los que hemos amado alguna vez Dragon Ball estábamos esperando.


rotj
Return of the Jedi (Richard Marquand, 2013)
He de reconocer que hacía muchísimos años que no veía El Retorno del Jedi. Concretamente desde que se estrenó esta misma versión, remasterizada y remodelada, en cines de todo el mundo allá por los años 90. Y eso que antes la había visto infinidad de veces. Pero el duro golpe que sufrió mi adoración por Star Wars con los Episodios I y II me habían alejado bastante de toda esa magia hecha cine. Tanto como que tengo la sensación que me estoy perdiendo cosas interesantes entre Clone Wars y demás. Igual algún día lo remedio, porque la experiencia de ver de nuevo el Episodio VI en pantalla grande avivó una llamita que creía apagada. La escena del palacio de Jabba, incluso con el numerito digital de baile, sigue funcionando a la perfección, y de la misma forma todo lo demás, a pesar de que debo reconocer que la introducción de los ewoks estuvo cerca de acabar con mi estado de vigilia (demasiadas películas, demasiado Festival). De todas formas, esa versión intermedia entre la original, y la postrera reconstruida para encajar con la trilogía pre-guerras clon, es aún completamente disfrutable sin avergonzarse.

Y una año más, se consigue un más que digno cierre de Festival.


__________________________________________________________________________________________




y2_2

No hay comentarios :