flickr_2 sorting_options_flled-512

20131014

Sitges 13: Frankenstein's Army (Richard Raaphorst, 2013)

frankensteins army


Frankenstein's Army es de esas películas que surgen de una idea que funciona completamente a nivel conceptual (¿un ejército steampunk de cyberzombies nazis? toma todo mi dinero), que bien llevada, y con la suficiente inversión puede dar muy bien en pantalla, pero que es difícil que acabe en las manos de unos guionista competentes. Vale. Una vez dicha toda esta obligada basura a modo de disclaimer, queda solo declararla una película que se deja disfrutar, o no.

Pues bien, como era de esperar, el guión no tiene nada que decir, pero aporta ciertos detalles que iluminan ligeramente el conjunto. Para empezar la película se basa en el ya recurrente found footage, en este caso en metraje encontrado del bando comunista durante la Segunda Guerra Mundial. La excusa es un documental propagandístico que en la capa argumental superficial es una idea relativamente buena, pero que en una segunda lectura juega con la autoconsciencia y la imitación paródica (con títulos de crédito de diseño totalmente cinematográfico, y con una patrulla de soldados soviéticos como protagonistas que hablan en inglés con acento ruso) y alcanza la genialidad en una tercera lectura humorística que es capaz de hacer guiños a la expansión del documentalismo sonoro durante los años 30, y la revolución en la tecnología de grabación). Un juego de imitación que pronto se rinde a lo inevitable y se queda, sin remedio pero a gusto, en lo superficial, porque aparte de los tonos ocres de bobina quemada, ni la calidad del sonido, ni la maravillosa portabilidad, durabilidad y calidad de imagen se podrían corresponder con un equipo de grabación portátil de campaña.

Y toda esa autoconsciencia de modernidad puede solo servir para crear una sensación de añoranza desde el tiempo presente de una realidad pasada inexistente, que se basa en una concepción del cine de miedo como un paseo por una casa del terror en el que nos sentamos cómodos en la falsa sensación de peligro que nos asegura el vagón del tren al desplazarnos sobre unos raíles que nos alejan en el último momento de los monstruos. Y puede que lo haga de una forma demasiado literal (durante la hora final, la cámara parece montada sobre raíles en un túnel del terror de verdad) pero esos pequeños toques de modernidad autoconsciente de los que hablaba antes evocan más a ese género dentro de los videojuegos en 3a persona en los que la cámara se sitúa por encima del hombro del personaje protagonista. Lenguaje digital posmoderno para hablar de sensaciones añejas más propias de lo analógico

Y lo mejor es que todo ello esconde un pequeño giro de guión completamente absurdo (la verdadera razón de que un equipo documentalista siga a un escuadrón de exploración en territorio enemigo) que la hace más disfrutable aún. 

Y entre todo eso, el Dr. Frankenstein y una multitud de zombies mecánicos nazis que se sitúan entre lo sublime y lo ridículo.

Así que sí. Frankenstein's Army es totalmente disfrutable si tomas la opción de sus propios creadores y no te la tomas en absoluto en serio. Cuando no hay mala intención, la torpeza es tu aliada.




__________________________________________________________________________________________






y2_2

No hay comentarios :