flickr_2 sorting_options_flled-512

20140723

Una inevitable comparación entre Top of the Lake y Broadchurch

En mi lista de series pendientes había dos que me llamaban poderosamente la atención, aunque lo poco que sabía de ellas se mezclaba en mi cabeza hasta el punto de no saber diferenciar las información que me había llegado, identificar las referencias, ni ajustar las expectativas creadas. Y será porque estamos en casa de un humor especial, o porque nos pilla en esa devastadora época entre series, que este fin de semana hicimos una doble maratón de estas dos magníficas (por suerte) mini series.

Y ha sido una experiencia a la vez terrible y maravillosa de deja vu, extrañeza, alteridad y placer cinematográfico.

Porque Top of the Lake y Broadchurch comparten muchísimas cosas: un devastador hilo argumental (el horror de la pérdida de un hijo preadolescente y la investigación policial posterior), que ambas están localizadas en medio de paisajes de enorme belleza (los pasajes sobrenaturales de Nueva Zelanda y de la costa sur del Reino Unido), y que ocurren dentro de comunidades pequeñas, aparentemente muy unidas, y que esconden miserias a la vez que secretos. Pero todas estas cosas son fáciles de hallar en muchas otras historias (la mismísima Twin Peaks iba de eso), e incluso en infinidad de capítulos de series procedimentales.

Pero estas dos mini series se relacionan más profundamente entre sí porque comparten un subtexto mágico que nace del agua, de su inmensidad, y su insistencia en hacer al ser humano pequeño y, sobre todo, frágil y mortal. Pero sólo en Top of the Lake esa magia es consciente y forma parte del argumento. Y eso tan simple la hace muy superior.

TOP OF THE LAKE

Porque en sus primeras escenas, Tui (de doce años) y Danny (de once) miran hacia las aguas en soledad. Y los vemos de espaldas a un paso de acabar con sus problemas de forma definitiva. Esos problemas enormes de los adolescentes que los adultos vanalizamos tan equivocadamente. Pero es Tui, la hermosa niña mestiza, prototipo de esa Nueva Zelanda amalgamada, la que se adentra en las aguas. Tan heladas. Y se encoge. Y cierra los puños. Y se deja ir.

BROADCHURCH

Ambas historias continúan girando alrededor del lago y de la playa, Pero sólo Top of the Lake se inclina por darle un nombre a esa masa de agua, y crearle una mitología. Bíblica y básica, pero también de demonio, demiurgo e inevitabilidad. Mito que, por supuesto, redunda en lo que la historia narra. En cambio Broadchurch, se queda en lo más formal, en el lugar común y en el paisaje bello. Por supuesto no quiero desmerecer a Broadchurch, que es una serie excelente a la que le es igualmente válido el subtexto que muestra Top of the Lake (y porque David Tennant es una apuesta más que segura), pero dejando de banda algún truco argumental bastante sucio (como la enfermedad que lastra al protagonista, o ese espectro new age final), lo que de verdad desmerece a esta serie es la comparación directa con la otra.

Ambas comparten más planos que el que describía antes de los niños ante el agua, e incluso algún giro extraño  de guión. Y por supuesto, el tema principal que es el abuso infantil, pero Top of the Lake es tan extraña, tan cautivadora, a la vez que fría y mágica que era imposible que la serie británica puntuara más alto en esta injusta competición.

Lo dicho, excelentes las dos. Top of the Lake indispensable.




__________________________________________________________________________________________




y2_2

2 comentarios :

Kurazaybo dijo...

Ciertamente muy recomendables ambas. Yo vi Top of the Lake gracias a una reseña cuyo enlace te dejo al final. Acabo de terminar Broadchurch y la verdad es que quede tambien muy sorprendido. Muy interesante lo que esta sucediendo en TV en estos tiempos.

Solo puedo agregar que tambien vi recientemente la miniserie inglesa Prey, son solo tres capitulos y, aunque no llega al nivel de estas otras dos series, creo que amerita las dos horas y media.

La reseña de Top of the Lake de Krauze:


http://ovejaperdida.wordpress.com/2013/12/16/top-of-the-lake/

kuroi yume dijo...

Muchas gracias, la leeré pronto. Coincide que también hemos arrancado con The Killing, que coincide en muchos puntos con estas dos, aunque es otro tipo de serie.