flickr_2 sorting_options_flled-512

20141015

sitges 14, día 4

banner_dies


lunes 6



'71 (Yann Demange, 2014)
71 Impecable. Una de esas películas que no pintan nada en la sección Oficial Fantástico, pero que te dejan encantado por lo que cuentan y cómo lo hacen. En una incursión rutinaria a principios de los 70, un soldado británico queda aislado en pleno territorio católico. Historia de huida y supervivencia, donde todos los bandos de ese Ulster abominable quedan marcados por las secuelas de la lucha político-religiosa. Sin grandes artificios, pero con un argumento habitual del fantástico que la aleja del documentalismo, la cinta acaba siendo un crudo retrato del absurdo de los odios que provocan guerras.



The World of Kanako (Tetsuya Nakashima, 2014)
world of kanako Cine negro puro, embellecido por un montaje y un estilo escénico que se adecúa a cada uno de los personajes. Peca al final de querer explicar demasiadas cosas y se acaba haciendo larga, pero eso no la desmerece en absoluto. Un expolicía japonés, alcohólico y violento, se ve envuelto en la búsqueda de su hija Kanako, y poco a poco va descubriendo que no la conocía en absoluto y que la violencia familiar se destila lentamente y acaba generando monstruos terribles.



Stereo (Maximilian Erlenwein, 2014)
stereo (con la presencia del director y del productor)
Maximilian Erlenwein
Con una premisa interesante, Stereo se desmarca de los thrillers germanos comunes, más interesados en la espectacularidad de la acción y en el retrato de los personajes. Aquí, un pacífico mecánico de motocicletas se ve envuelto en una historia de violencia y venganza cuando se le aparece una especie de doble malvado que le intenta ayudar a huir de lo que se le viene encima. Con un final rocambolesco, pero muy entretenido, y un par de giros de guión bastante locos, Stereo no es una gran película, pero los grandes actores que la interpretan (sobre todo Jürgen Vogel, más conocido por La Ola) la sostienen en un nivel bastante alto.



Réalité (Quentin Dupieux, 2014)
realite Dupieux no engaña a nadie, y su estilo borderline, absurdo y fraccionado se mantiene impoluto en su cuarto largometraje. Pero la tendencia a ganar peso a nivel argumental de sus últimas dos películas se confirma en Réalité. Casi se podría decir que en ésta se ha alejado completamente del esquema de película de gags, y ya estamos, propiamente dicho, delante de una historia casi convencional. Pero aquí el gran paso es otro: ha realizado un guiño referencial completo con su propio cine, y además partiendo de un juego metacinematográfico que se alimenta de la misma historia que cuenta y la devuelve revertida para volver a devorarla y generar una nueva visión de la historia. Por supuesto, es imposible cuadrar el argumento, ya que los saltos son insalvables, pero la experiencia es completa y cerrada y creo que todos salimos más que satisfechos.



A Girl Walks Home Alone at Night (Ana Lily Amirpour, 2014)
a girl walks home alone at night (con la presencia de la directora)
Ana Lily Amirpour
Presentada en la sesión como un western (?) la película narra la historia de una pequeña ciudad iraní llamada Bad City en la que el joven Arash lidia con la adicción de su padre y la pobreza que le rodea, mientras diversas personas son atacadas durante la noche. La vida de Arash transcurre como la de sus vecinos, a la expectativa de que suceda algo que cambie sus vidas, hasta que conoce a una chica algo especial de la que poco a poco se irá enamorando sin darse cuenta que es la vampira que se mueve en monopatín por las nocturnas calles vacías. Reflejo de un Irán anclado en el pasado pero luchando por modernizarse, esta película es muchas cosas salvo un western. En todo caso, una visión muy interesante de la juventud iraní, pero que tiene que cuidarse del hype, porque no resiste un análisis en profundidad.



Cold in July (Jim Mickle, 2014)
cold in july (con la presencia del director, y de la productora)
Jim Mickle
Otra de las grandes película del presente Festival, y que además destila amor por los años 80 por todos lados. Con tres partes muy diferenciadas en cuanto a estilo de narración y temática, podrían ejemplificar tres estilos de hacer cine que eran comunes hace tres décadas. Un padre de familia se ve envuelto en un homicidio en defensa propia que desemboca en un asalto a su familia, luego en un caso de corrupción policial, y al final en una historia de redención y venganza. Y hay que destacar el trabajo espectacular de todos los actores en una cinta trepidante que seguro será una de las mejores de este certamen.



The Canal (Ivan Kavanagh, 2014)
the canal Después de la grata sorpresa que fue The Babadook, parecía que ésta era otra de esas películas que ofrecen más de lo que se intuye inicialmente. Pero, al final, The Canal resulta poco más que una versión inglesa y sucia de una película de terror estándar estadounidense. Por ejemplo, la figura del protagonista dedicándose al mantenimiento de archivos fílmicos queda completamente desaprovechada al ser utilizado únicamente como el típico catalizador de lo sobrenatural, olvidándose de lo muy interesante que podría ser el estudio de los fantasmas del pasado. Y en lo poco que destaca es en esa suciedad que decía antes, entendida como pequeños detalles de mal gusto y poca corrección política que hubieran sido impensables en el cine de Hollywood. Pero por lo demás, nada verdaderamente destacable.




__________________________________________________________________________________________




y2_2

No hay comentarios :