flickr_2 sorting_options_flled-512

20141017

sitges 14, día 9

banner_dies


sábado 11



Burying the Ex (Joe Dante, 2014)
burying the ex
Para bien o para mal, Joe Dante sigue haciendo lo que le es propio. Le da igual que estemos en la segunda década de los 2000, para sus películas no pasa el tiempo (la única muestra de que se rodó este año es un teléfono móvil que apare casi de casualidad en el argumento). Y es que Burying the Ex es en sí misma un compendio de lo clásico, tanto a nivel temático (tiene el esquema argumental típico de cualquier serie episódica tipo La Dimensión Desconocida), como estilístico (comedia fantástica de enredo, con protagonistas planos con los que poder identificarse, y secundarios más planos todavía). Lo que sí que parece haber desaparecido por completo en el estilo de Dante es el compromiso político camuflado entre toques de humor, que en esta divertida chuchería no existe y hasta se podría pensar lo contrario: el sueño del protagonista, amante del cine de terror, es montar un negocio (!) junto a su encantadora, adorable, sumisa, bellísima, y tan geek como él, nueva novia no no-muerta. Dante a favor del Capitalismo (aunque sea por amor)? Me temo que esto es el Futuro.



What We do in the Shadows (Jemaine Clement y Taika Waititi, 2014)
wwdits
Divertidísima, empecé a verla algo suspicaz, pero antes de que acabaran los títulos de crédito, este falso documental sobre unos vampiros compartiendo piso en la actualidad, ya se había ganado toda mi atención y mis simpatías. Saben retorcer tan bien los esquemas típicos del cine monstruos y demostrar lo ridículas que son la mayoría de sus reglas, que se puede decir que es el punto álgido del género y que lo que venga después ha de vigilar lo que hace para no caer en el ridículo. Desde luego no pasará a la historia como película de terror, pero What We do in the Shadows, como comedia, es de lo más inteligente que se puede encontrar en estos momentos en cartelera.



Luna (Dave McKean, 2014)
luna
(con la presencia del director)
Dave McKean
Alejado de la fantasía desbordante que demuestra al lado de Neil Gaiman, en esta ocasión Mckean ha optado por hacerse cargo de una película pequeña, con ligeras pinceladas de escapismo fantastico que liberan tensión de este drama familiar en el que dos parejas de artistas burgueses se juntan en una casa apartada del mundo real para exorcizar los viejos demonios de su vida pasada juntos. Triste, pero vitalista en ocasiones, llegaría más al espectador medio si éste pudiera identificarse algo con los personajes, pero lamentablemente, todos son tan parecidos que resultan ser piezas de una misma persona, y tan elitistas que quedan demasiado alejados del público medio. Y esto es un duro revés a una historia que intenta llegar más lejos y más profundo, y al final sólo causa indiferencia.



The Tale of Princess Kaguya (Isao Takahata, 2014)
princess kaguya
Es un placer cerrar mi Festival particular con todo un Ghibli, y aunque The Tale of Proncess Kaguya no es una obra gigante de las de Miyazaki, no es una película menor del estudio ni en intenciones ni en resultado. Primero de todo destaca el diseño, bellísimos diseños a lápiz, lejos de todo artificio digital, la sencillez del pincel, la tinta, las acuarelas y el lienzo blanco crea un ambiente de ensoñación en total sintonía con la historia de la Princesa de la Luna. Y es en los momentos de huida, de los cuales la siempre libre Kaguya tiene unos cuantos, cuando ese estilo simple de dibujos realizados a mano se transforma en un flujo eléctrico de líneas diagonales y formas diluidas que son la mejor manera, la tradicional, de indicar tensión y fuerza. También destacan por su sencillez el diseño de los personajes, lejos también de las formas típicas del maestro Miyazaki, pero tan adorables que ya con verlos se puede asegurar que estamos delante de una de esas películas en las que nada puede fallar. Y por último está la historia, tradicional y recurrente, con puntos en común con el folklore y la tradición oral infantil internacional, que hace que la notemos tan exótica como cercana.


Y así acaba el Festival Sitges 2014 para mí. Y como viene siendo habitual, cierro con unas películas excelentes. Nada, ahora sólo hay que esperar un año para empezar un nuevo especial. Muchas gracias, Sitges.




__________________________________________________________________________________________




y2_2

No hay comentarios :