flickr_2 sorting_options_flled-512

20141006

Sitges 2014: Knights of Badassdom (Joe Lynch, 2013)



Knights of Badassdom



Una de las sorpresas más agradables de Sitges 2010 fue una pequeña película canadiense sin muchas pretensiones llamada The Wild Hunt, una de esas que te pasan bajo el radar si no coincide que la encuentras casi sin querer en esas sesiones para hacer tiempo en el Prado. Con un planteamiento muy interesante, era una historia de amor y celos ambientada en una comunidad de juego de rol medieval en vivo (sí, LARP con elfos, vikingos, caballeros y celtas), donde los problemas de la vida real se acababan filtrando en la épica heroica y al revés: las reglas del juego también afectaban de forma decisiva a los personajes. Así, lo que parecía una historia de fantasía escapista, acababa siendo una película trágica con un final de lo más interesante.

Mirando al presente, Knights of Badassdom podría tener el mismo resumen, porque coincide en prácticamente todo lo dicho de The Wild Hunt, salvo que se queda en ese ‘podría' porque todo lo que tiene que ver con realismo y seriedad, se va al garete desde el momento en que ridiculiza todo que pueda tener de serio ese tipo de juegos. Y que conste que es casi imposible dar profundidad a un montón de gente corriendo por el bosque con espadas de espuma, pero mientras en la anterior película el rol era sólo la envoltura de una tragedia, en Knights of Badassdom no existe drama en la historia, ni conflicto auténtico en los personajes. Unos personajes, por cierto, demasiado simples y ridículamente esbozados. Tan innecesariamente alejados del común de los mortales que es imposible conectar con ellos: uno es inmensamente rico, el otro es cantante de doom metal que trabaja en un taller al que (¡oh, pobre!) le deja la novia, y el tercero (Peter Dinklage, usado como el comodín popular) ni siquiera se sabe nada de él, ni se sabe qué hace en la historia.

Ambas películas parten de la misma idea, y mientras la de 2010 se quedaba y jugaba sus cartas en el mundo real, quizá el fallo de la cinta de Joe Lynch sea que le da demasiada importancia a su giro sobrenatural, y acaba haciendo que su parodia se pase de vueltas y acabe cayendo al lado ridículo de lo que en el fondo está intentando homenajear.

Si eres LARPer, es probable que sientas curiosidad por una película en la que coinciden Peter Dinklage y Summer Glau, pero mi recomendación es clara: The Wild Hunt es mejor película. Punto.






__________________________________________________________________________________________





y2_2





No hay comentarios :