flickr_2 sorting_options_flled-512

20150401

Ilusiones Cortas XLIX: Umshini Wam (Harmony Korine, 2011)



umshini wan


Como seguro nuestros vecinos podrán constatar, en casa tenemos un apego especial por las aventuras artísticas de Die Antwoord. Y la mayor defensora es mi hija, que no deja de pedirnos videoclip tras videoclip del duo sudafricano. De echo, Fok Julle Naaiers es posiblemente la canción favorita de la pequeña Dana. Pero su insaciable interés no viene tanto de su música, que muchas veces desecha si no hay un Ninja y una Yo-Landi exhibiendo flowattitude, como de su puesta en escena y de su imagen.

Por eso no tardamos en buscar alternativas a sus no muy abundantes videoclips para no volvernos completamente locos. Y así fue como encontramos el cortometraje que nos ocupa hoy, Umshini Wan (tráeme la metralleta) del muy especial autor de Kids, Gummo, o Mr Lonely.

Véanlo primero y luego hablamos.




Varias cosas interesantes se han unido aquí a la sensibilidad de 
Harmony Korine. Para empezar el nombre del cortometraje hace un doble juego, con la lectura evidente de la impostura gangsta de la banda en la vida real, y la trayectoria criminal reflejada en los dos míseros protagonistas de la historia. Pero en un sentido más estricto, la expresión "umshini wan" hace referencia a una canción convertida en grito de protesta durante el Apartheid en Sudáfrica.

Por eso es difícil separar las diferentes lecturas. Para empezar Die Antwoord es el proyecto musical más exitoso de los muchos que emprendió esta extraña pareja, y que si hacemos caso a lo evidente, les permitió tener un enorme éxito saliendo de lo más bajo, reivindicando a la vez su cultura zef. De ahí la importancia de utilizar una expresión anti Apartheid pero en su vertiente de lucha no pacífica, que usan aquí de bandera para recalcar aún más su identidad. Y después está la trayectoria vital de los dos perdedores borderline de la historia, paralela a la del grupo con sus ansias de prosperidad, pero llevada al extremo de lo absurdo y ridículo, a modo de reafirmación de esa cultura zef y de la actitud naïf de imitación de la industria del hip-hop estadounidense, industria a la que se han tomado como objetivo alcanzar y, en muchos sentidos, sobrepasar.

Pero además de esa evidente visión propagandística del propio grupo, el cortometraje tiene sus propios valores. Querría anotar tan solo el más notorio que es su éxito en mostrar una historia de superación, amor y miseria con mucha fuerza, con unos personajes tan adorables como ridículos, y con un final muy, muy, muy triste.


__________________________________________________________________________________________




y2_2

No hay comentarios :