flickr_2 sorting_options_flled-512

20151019

Sitges 15, día 1 [viernes 9]

banner_sitges_2015_days


Arrancamos un año más las microreseñas del Festival de Sitges. Como es tradición, se hará un repaso exhaustivo de todas las películas que hemos disfrutado agrupadas por día. Y, si alguna lo merece, por la razón que sea, también tendrá reseña propia. Así que empezamos ahora. ¡Buen Cine!.


viernes 9

The Girl in the Photographs (Nick Simon, 2015)
The Girl in the Photographs
A medio camino entre el cine de horror y el de suspense The Girl in the Photographs narra la historia de una chica de un pueblo pequeño que va recibiendo fotografías de mujeres asesinadas. Pronto descubre que en la preparación de la foto y en el encuadre hay intencionalidad artística, pero también lo descubre un famoso fotógrafo internacional (al más puro estilo Terry Richardson) que pretende apropiarse de la idea antes de que se haga popular de manos del asesino. La película queda entonces en un terreno de nadie al tomar varias decisiones que la acercan a la idea de los Scream de Wes Craven (productor de la cinta), pretendiendo plantear situaciones cómicas que no gestiona con la destreza que las haría complementarias de un horror que tampoco acaba de desarrollarse. No aburre, pero no llega a ningún sitio.


The Witch (Robert Eggers, 2016)
the witch
Enorme. Terriblemente intensa, con una arte que deja asombrado, tanto a nivel de fotografía como vestuario, escenografía y un cuidado detalle por las actuaciones. La historia peca quizá de cargar con demasiada información (parece que el guión se construyó con todos los registros reales que quedan sobre los casos de brujería en las primeras colonias norteamericanas), pero en ningún momento se pierde en lineas argumentales paralelas, ni en explicaciones innecesarias. Una familia es expulsada de la colonia en la que viven por su rigidez religiosa, y viviendo aislados en la montaña surgen desgracias que ponen a prueba sus creencias. Lo curioso de verdad de esta película es que plantea la paranoia que se vivió con la caza de brujas, pero en el seno de una familia de 5 personas, siendo más devastadores aún los resultados que en una comunidad más grande.   


Absolutely Anything (Terry Jones, 2015)
Absolutely Anything
Muy tocada por la mano los Monty Python (Jones dirige, pero acaban apareciendo todos los integrantes del grupo en distintos papeles), Absolutely Anything ofrece bastante de lo que se espera de ellos, aunque algo encorsetado por una historia que hemos visto varias veces antes (casi podría ser una tercera parte de Como Dios). Aunque no cabe duda que es divertida, y que Simon Pegg está tan correcto como siempre, no pasa de ser un divertimento con muy poca mala leche. 


Attack on Titan pt.1 (Shinji Higuchi, 2015)
Attack on Titan pt.1
No esperaba nada de esta primera parte de la traslación a imagen real del manga Attack on Titan, porque las críticas que había leído la habían destrozado por completo. Pero eso, en mi caso, suele ayudar a que me ponga de parte de la película. Ni así, en esta ocasión, no había nada que hacer. La historia que adapta es un parte muy pequeña del original, pero la causa de ello no es la enormidad del texto, si no que Higuchi se recrea en dar empaque a unas relaciones personales que no convencen en ningún momento, con unos diálogos ridículos y unos actores más sobreactuados de lo que en el cine japonés es norma. Y encima se salta lo verdaderamente interesante de la historia, que es el planteamiento de una sociedad marcial deshumanizada. Eso sí, los titanes quedan espléndidos en CGI.  


Blind Sun (Joyce A. Nashawati, 2016)
blind sun
Con la presencia de la directora.
Joyce A. Nashawati

En un futuro cercano, donde las fronteras vuelven a estar presentes y la inmigración es tan problemática para los estados como lo es ahora, una sequía agrava la situación del sur de Europa. En Grecia, un joven árabe es contratado para guardar una mansión en el campo mientras sus dueños huyen del país a latitudes más frescas. La película plantea un ambiente opresivo y sofocante, con un sol cegador que ilumina y adormece el fluir de la historia de forma muy interesante, aunque al final se acaba convirtiendo poco más que en una simple historia de allanamiento domiciliario con algún giro de guión inesperado.


Ryuzo and his Seven Henchmen (Takeshi Kitano, 2015)
Ryuzo and his Seven Henchmen
Kitano vuelve al humor que tan bien maneja, dentro de otro de los géneros en el que más cómodo se mueve, el cine de yakuzas: Pero se va haciendo mayor y aprovecha esa madurez para descomponer el yakuza en una historia crepuscular y llena de cariño y emoción, narrando la historia de un grupo de abueletes, antiguos gángsters retirados, que deciden volver a formar una banda en sus últimos años de vida. La película transcurre como un conjunto de gags casi sin conexión, pero que desembocan en un plan maestro para recuperar su territorio. Cada uno de estos chistes, muchos recurrentes, todos delirantes, destruyen a la vez que homenajean el cine policíaco japonés, con lo que la película acaba siendo un canto a la nostalgia de épocas más honorables incluso para el crimen organizado. Puede que un poco larga, pero divertidísma.    




__________________________________________________________________________________________




y2_2

No hay comentarios :