flickr_2 sorting_options_flled-512

20151019

Sitges 15, día 2 [sábado 10]

banner_sitges_2015_days




sábado 10

Le Tout Nouveau Testament (Jaco Van Dormael, 2015)
Le Tout Nouveau Testament
Divertidísima visión de lo que sería un nuevo Nuevo Testamento. En esta ocasión, Dios vive en Bruselas, es un grandísimo hijo de puta y se encarga de administrar toda la Creación desde su despacho, con su ordenador personal. Jesús no ha vuelto a casa desde que bajó a la tierra hace más de 2000 años y su hermana pequeña Ea, decide escapar del déspota de su padre, bajar a la Tierra y conseguir sus propios apóstoles. La película funciona perfectamente por su crítica (a veces poco sutil), por su humor inteligente, y por la calidad de todos sus actores, que acaban haciendo verdaderas locuras en algunas escenas. Peca a veces por demasiado sentimental, pero el conjunto funciona perfectamente.


The Gift (Joel Edgerton, 2015)
The Gift
En cuanto apareció el logo de BlumHouse Productions en los títulos iniciales, me temí lo peor, porque esta productora ha fabricado algunas de las peores películas de terror de los últimos años (aunque también algunas de las mejores, no lo voy a negar). Pero debo reconocer que la sobriedad del guión de Edgerton, y también su contenidísima actuación, hacen funcionar una historia que hubiera podido caer en el exceso muy fácilmente. Jugando con pasados ocultos, y con algo misterioso que se cuece entre los personajes, la película mantiene la tensión en todo momento. Y si el espectador consigue entrar en el juego de incomodidad y desconfianza, acaba resultando una narración muy interesante.


Knock Knock (Eli Roth, 2015)
Knock Knock
Eli Roth es un director de excesos. Y eso es lo que domina en Knock Knock. Aunque no los desfases de gore porn que se podrían esperar. Lo que de verdad sobresale aquí es lo tenso y absurdo de toda la situación, y que el director pretenda mantener en una esfera realista la locura que están creando esas dos mujeres mientras le hacen pasar un rato terrible al pobre Keanu. Mientras se pretende seria, no hay por donde pillar esta película. Por eso, cuando en el tramo final se deja llevar por el humor grueso y el desenfreno, empieza a funcionar y se convierte en un buen divertimento.



Attack on Titan pt.2 (Shinji Higuchi, 2015)
Attack on Titan pt.2
Si la primera parte la historia se centra en una pequeña anécdota en todo el universo de Attack on Titan, todos esperábamos algo más de chicha en esta segunda película. Y sí que es verdad que hay más contenido, pero llevado por un guión tan malo y un director tan incompetente que es capaz de plantarnos un flashback inicial, sin ninguna relación con la forma en que se ha planteado el resto de la historia, para explicar todos los secretos de la trama. Y además, eso en una película en la que la historia es aún más anecdótica que en la primera parte (¿de verdad se necesitan DOS PELÍCULAS para narrar una misión de reconstrucción de un agujero en el muro? ¿Un agujero que pueden abrir todas las veces que les de la gana, en cualquier otro momento, en cualquier otra sección del muro?). Al final es como si alguien te explicara una película de forma torpe, desordenada, mezclando cosas, pero con pelos y señales y todos los spoilers posibles. Muy mal. Y me sorprende que algunos amantes del manga y el anime sean capaces de defenderla. Cinematograficamente es un cero.


Turbo Kid (François Simard, Anouk Whissell y Yoann-Karl Whissell, 2015)
turbo kid
Con la presencia de los directores y el productor.
tkid2
Simpática revisión del cine ochentero, pero capaz de dejar atrás la nostalgia y plantear algunas ideas muy modernas empacadas en una aventura juvenil con mucho gore y mucho humor. Es una especie de versión de MegaMan, pasado por las ideas postapocalípticas de la explotación italiana de Mad Max, y lleno de homenajes a todo el cine de nuestra infancia. Además, la banda sonora chiptune es de admiración. Pero lo que de verdad destaca es lo divertida que es. Quizá es demasiado larga para el poco contenido que tiene, pero en general es muy disfrutable.


Summer Camp (Alberto Marini, 2015)
summer camp
Con la presencia de director, guionista, protagonistas, y productor.
scamp2
Producción de Filmax, y no esperaba gran cosa: Inicio renqueante y manido, campamento de verano, monitores en busca de montárselo, y algo parecido a una infección zombie. Nada nuevo hasta aquí. Pero entonces poco a poco algo hace saltar las alarmas en mi cerebro. Hay varias posibles causas para la infección, y la película no parece querer revelar cuál es la verdadera. Y juega con ello dando pistas y creando meandros en la acción. Luego los personajes son conscientes de ese planteamiento y hacen sus hipótesis. ¿Esto qué es? ¿Alberto Marini se ha marcado una versión sutil y casera de Cabin in the Woods? Además, otra gran idea revoluciona la historia: ¿qué pasa si la infección tiene ida y vuelta? Al final, resulta que lo que parecía una peli de infectados al más puro estilo REC, es un juego macabro y muy divertido sobre la confianza y la lealtad. Y con varios finales anunciados que todos los espectadores esperábamos con ansias y algo de placer mórbido. Entonces, todo, hasta ese inicio algo disperso, tiene sentido. Un verdadero gustazo.


__________________________________________________________________________________________




y2_2

No hay comentarios :