flickr_2 sorting_options_flled-512

20151023

Sitges 15, día 7 [jueves 15]

banner_sitges_2015_days




jueves 15

The Piper (Kim Kwang-tae, 2015)
the piper
Se han rodado infinidad de versiones de El Flautista de Hamelin, así que no sabía qué esperar de esta versión koreana. No había leído nada, pero por lo que lo amable en su desarrollo, la tesitura de las actuaciones, todas muy cercanas a la comedia, e incluso la suavidad argumental, nada hacía prever que en un punto determinado todo el tono daría un vuelco tan drástico. El cuento clásico del flautista es ya de por si bastante truculento, pero, en manos de un koreano cabreado, debo reconocer que The Piper destaca por su mucho más macabro final. Muchísimo más de lo que se esperaba por toda ese tono amable inicial.


The Final Girls (Todd Strauss-Schulson, 2015)
the final girls
Debo reconocer que la primera vez que vi el trailer de The Final Girls la confundía con otra película de este mismo año, Final Girl, con la que no sólo compartía nombre y actor principal (Alexander Ludwig, en dos papeles completamente opuestos): ambas parecían basarse en un cierto homenaje al slasher clásico al que parecían querían darle una vuelta. Desde luego, la intención de ambas es diferente, y mientras que a priori me interesó más la idea de Final Girl (entrenar a la "chica final" para acabar con el asesino), tras ver The Final Girls, admito que es mucho más interesante el juego metacinematográfico de esta última. Es tan divertida, y hace tan bien su homenaje al horror clásico, que acaba siendo una de las sorpresas del año. El problema viene cuando es imposible no compararla (y salir perdiendo en la comparación) con Cabin in the Woods, que es mucho menos cariñosa con el género y tiene un tono mucho más ácido y pesimista que, en mi opinión, sí que acaba siendo una autentica revolución.


Parasyte Pt.1 (Takashi Yamazaki, 2014)
parasyte
Valiente versión de imagen real del manga (y anime) Parasyte. Digo valiente porque, si se conoce un poco el original, es fácil entender lo complicado que es llevar la historia de unos seres multiformes que sustituyen las cabezas de los humanos a los que parasitan por amasijos dentados de jirones de carne y tentáculos extensibles. Además, siendo su tema principal las peleas entre un humano a medio parasitar y todas esas criaturas que quieren acabar con la humanidad, era fácil convertir el intento de translación a live action en una mamarrachada. Lo cierto es que la tecnología permite que la parte visual de Parasyte Pt.1 esté totalmente lograda, pero el flojo arranque de la cinta hace que la historia se mantenga sólo por las luchas, y no es hasta su escalada final que alcanza un poco de carrerilla y brío, y se puede augurar un buen desfase de miembros troceados en la segunda parte, una vez dejada atrás la tediosa presentación de los personajes y la trama.


Partisan (Ariel Kleiman, 2015)
partisan
Sencilla y con maneras de película pequeña, Partisan se me agarra a las tripas proyectada por unas actuaciones sublimes y un trasfondo tan extenso y complejo que es difícil de creer que se trate de una historia tan íntima. Por eso acaba siendo una película ENORME. El tema de los actores era de esperar, contado con el gigantesco Vincent Cassel de intérprete principal, artista que requiere de pocas presentaciones y tiene un currículo a sus espaldas apabullante. Pero si contamos con que es una película sobre la familia, sobre el aprendizaje, y sobre dejar atrás la infancia, una mala elección del niño protagonista podría echar al traste todos los demás logros.Y aquí es donde entra Jeremy Chabriel, un muchacho con dos mares verdes por ojos, y con la expresividad y la fuerza del Antoine Doinel de Los 400 Golpes. Un jovencito que lleva todo el peso de la película, e incluso robándole los planos al mismísimo Cassel cuando coinciden en escena. Y aún así, eso no sería nada si lo que contara la película no fuera convincente. Pero Partisan narra una pequeña anécdota familiar, dentro de algo que es mucho más que una familia, en un mundo violento, posiblemente futurista, devastado y devastador, donde la fuerza de la comunidad se basa en las reglas estrictas y en mucho cariño paternal. Una comunidad/familia, alejada de todo lo malvado de la masculinidad, pero que pronto desvela un trasfondo de dinámicas de patriarcado, y de desafío en pos del cambio de paradigma. En definitiva, una de mis preferidas del presente Festival, que, lamentablemente, seguro que pasará demasiado inadvertida.


The Salvation (Kristian Levring, 2014)
the salvation
The Salvation va más allá de lo que se espera de un spaghetti western (entendido como western europeo): acoge todas las características que hicieron grande ese subgénero, como la importancia y cuidado por el detalle en la música, la estilización de la fotografía, y la importancia de las actuaciones de grandes actores (tanto Mads Mikkelsen como Jeffrey Dean Morgan y Eva Green están magníficos)..., y es capaz de hacerlo suyo con un estilo moderno y luminoso (impresiona el uso de la fotografía de alto rango dinámico para todas las tomas). El argumento es el acostumbrado asesinato de la familia del protagonista, y el consecuente camino tortuoso hacia la venganza, y la liberación de la ciudad como efecto colateral. Sólo que quizá aquí la metáfora que ya anticipa el nombre de la película se humaniza un poco más de lo habitual al no ser el héroe una figura mítica al estilo El Hombre sin Nombre que interpretaba Eastwood, si no un pobre desafortunado incapaz de huir de su destino ya desde el principio, y hasta el final del relato.


__________________________________________________________________________________________




y2_2

No hay comentarios :