flickr_2 sorting_options_flled-512

20151128

en tierras de cine (III): la Trampa de Hormigón (Dredd, 2012)



Juez Dredd: América es una tierra radioactiva baldía. Por dentro es una ciudad. Fuera de las murallas, un desierto. Tierra condenada. Dentro de sus muros, una ciudad maldita, extendida de Boston a Washington DC. Un paisaje en el que sólo se ve hormigón. 800 millones de personas que viven en las ruinas del viejo mundo y en Megaestructuras del nuevo. Megabloques, Megautopistas, Mega-City One. Convulsionando, asfixiándose, aplastados por su propio peso. Los ciudadanos tienen miedo de la calle. Las armas, las pandillas. Sólo una cosa lucha por el orden en el caos: Los hombres y las mujeres del Tribunal de Justicia. Jurados. Ejecutores. Jueces.


dredd

RELATO CINECARTOGRÁFICO
Entre 1977 y 1978 nace de la mano de Carlos Ezquerra la ciudad deshumanizada en la que el Juez Dredd debía aplicar su justicia, Mega-City One. Parece que en principio debía ser tan solo una New York futurista, pero el diseño le quedó tan masivo y extraño que pensaron que podría ser, y así fue de echo, una megalópolis completamente nueva. Con su propia y definida personalidad. La de la película de 2012, Dredd, se parece poco a aquel paisaje inicial: algo más pequeña, menos ambiciosa, con un idea de futuro menos vanguardista, donde se han dejado de lado los conceptos retrofuturistas de formas redondeadas y vehículos voladores de inspiración art decó en favor de lineas rectas y diseños inspirados en el brutalismo arquitectónico, más relacionado con concepciones utópicas que con la ciencia ficción. Plagada de gigantes de cemento, en una versión hipermusculada de las grandes urbes actuales, estas torres acaban siendo elementos que conceden el realismo necesario a la historia para que las nuevas generaciones de espectadores se la tomen en serio. Así, en la primera escena, con un simple plano general largo se informa al espectador sobre un contexto claro de sociedad, política, cultura y economía. La voz en off lo acentúa, pero no es necesario. Los colosales bloques de pisos, ciudades en sí mismos, se levantan emulando un bosque de asfalto en una imagen poco sutil, confirmada por los nombres vegetales de cada uno de los rascacielos. Y a los pies de esos monstruos de hormigón, los ciudadanos, empequeñecidos tanto por lo arquitectónico como por lo social, se pudren en la pobreza institucionaliza, el miedo y la adicción, activando de forma involuntaria el mecanismo de cepo sobre la imagen distópica y acaban por cerrar el círculo. Mega-City One. La trampa de hormigón.


FICHA TÉCNICA
Nombre del lugar: Peach Trees.
Visitante(s): Dredd (Karl Urban). Anderson (Olivia Thirlby)
Fecha de la Visita: unos 120 años en el Futuro.
Situación: Mega-City One. Megalópolis Costa Este. Estados Unidos de América.
Dirigido por: Pete Travis
Director de Fotografía: Anthony Dod Mantle
Director de Arte: Paul Cripps
Efectos Especiales: Baseblack, MXFX Special EffectsMilk Visual Effects, The Post Republic, The Prime Focus World.
Año: 2012



__________________________________________________________________________________________




y2_2

No hay comentarios :