flickr_2 sorting_options_flled-512

20151219

en tierras de cine (VI): el Final del Camino (The Road, 2009)



El hombre: Los relojes se detuvieron a la 1:17. Hubo un largo resplandor de luz brillante y luego una serie de pequeños impactos. Creo que es octubre pero no puedo estar seguro. No he tenido un calendario en años. Cada día es más gris que el anterior. Hace frío, y cada vez hace más frío a medida que el mundo se muere lentamente. No ha sobrevivido ningún animal. Las cosechas desaparecieron hace mucho. Pronto todos los árboles en el mundo caerán. Los caminos están poblados por refugiados empujando carritos, y bandas armadas buscando combustible y comida. El primer año año hubo incendios en las colinas y gritos enloquecidos. Ha habido canibalismo. El canibalismo es el gran temor. Más que nada me preocupa la comida. Siempre la comida. Comida. Y el frío. Y nuestros zapatos. A veces le cuento al chico viejas historias de valentía y justicia. Aunque ya son difíciles de recordar. Todo lo que sé es que el chico es mi responsabilidad y si él no es la palabra de Dios, entonces Dios jamás ha hablado.


the road


RELATO CINECARTOGRÁFICO
La cualidad de un paisaje de ser protagonista es muchas veces un falsa impostura o simplemente una pequeña victoria del departamento de arte. Pero cuando de verdad las localizaciones consiguen ser un protagonista en una buena historia, es un verdadero placer cinéfilo. Luego están aquellas ocasiones en las que aparece aquella película que además consigue que ese terreno-personaje pase inadvertido a simple vista y, no obstante, acabe afectando profundamente a lo que se está contando. Y una de esas escasas bellezas es The Road. Y eso que esta dura película parece tener otros puntos fuertes. En concreto, empieza siendo poderosa porque vascula entre tres ejes muy claros: Dualidad buenos / malos, relación padre / hijo, y el duelo entre vida / muerte. Todo tan bien expuesto y tan cierto, que duele de verdad. Porque cada concepto antagonista acaba convergiendo con su opuesto, y los tres ejes se interrelacionan en un sentido profundo y triste, que es como ha de ser (o no será) el fin de la civilización. Y esa realidad tiene que ver con simples elecciones: compasión y amor, contra miedo y odio. Todos podemos hacer cosas buenas y malas, todos somos adultos o niños dependiendo de nuestra fuerza para enfrentarnos a las cosas, y poco hay que se pueda hacer para no perder en la lucha por la supervivencia. Así, lo que deslumbra parece ser esos personajes tan bien interpretados por Viggo Mortensen y Kodi Smit-McPhee. Y por supuesto que deslumbran, están maravillosos. Y lo están en parte porque la historia de Cormac McCarthy es desgarradora y tan creíble que asusta. Hasta aquí todo funciona. Pero sin un marco verdaderamente realista y lejos de la pretenciosidad de la mayoría del cine apocalíptico actual, nada de lo que intenta transmitir The Road llegaría al público. Y aquí entra Aguirresarobe, que es capaz de crear un marco aún más hermoso y terrible que la propia historia. El fotógrafo, célebre por sus paisajes crudos y realistas, y sobre todo por los claroscuros casi pictóricos de Los Otros, aprovecha una cualidad tan terrenal pero a la vez tan etérea como es el concepto de Fin del Mundo para crear verdaderos cuadros impresionistas, de pincel rápido, difuso y colores fríos, que funcionan como ambientes emocionales durísimos, cuyo objetivo es destruir la esperanza del espectador a través de gélidas imágenes de ruina humana. Por cierto, aliteración casi innecesaria cuando lo cruel de la epopeya de los personajes es ya de por sí una máquina de demoler corazones. En unos cuantos paisajes desolados, la película presenta, posiblemente, el fin de los tiempos visto en cine que más en serio se toma el tema de lo que significa la extinción. Desoladora, y sin ningún atisbo de esperanza, The Road es una cinta que enamora tanto como provoca dolor. Ver a Viggo Mortensen demacrado intentando sacar adelante a su hijo, aún sabiendo que no hay esperanza, e intentando escapar del vacío por esos paisajes tan bellos como tristes, es un mazazo duro. Es estremecedora. Es hermosa. Es incómoda. Es indispensable. 


FICHA TÉCNICA
Nombre del lugar: La Carretera.
Visitante(s): Hombre (Viggo Mortensen). Niño (Kodi Smit-McPhee)
Fecha de la Visita: Postapocalipsis. Futuro próximo.
Situación: Estados Unidos de América. Estado indeterminado.
Dirigido por: John Hillcoat.
Director de Fotografía: Javier Aguirresarobe.
Director de Arte: Gershon Ginsburg.
Efectos Especiales: DIVE, Crazy Horse Effects, Space Monkey, Eden FX, Brainstorm Digital, Invisible Pictures, Goraj Studios, No Joke FX
Año: 2009



__________________________________________________________________________________________




y2_2

No hay comentarios :