flickr_2 sorting_options_flled-512

20160402

etdc (XXI): la naturaleza de la ensoñación (Los Sueños de Akira Kurosawa, 1990)


Madre de I: Te quedas en casa. Brilla el sol, pero está lloviendo.

RELATO CINECARTOGRÁFICO

Los Sueños de Akira Kurosawa es un compendio de ocho pequeños cuentos oníricos que, en un primer vistazo, sólo tienen en común que el protagonista de todos ellos es masculino, representando imágenes fragmentadas del propio autor. A priori no parece haber una línea argumental que los enlace, pero como buen poema visual, te lleva a diferentes estados anímicos con una melodía muy marcada:

el sol bajo la lluvia
El sol bajo la lluvia. Llueve y hace sol. Un pequeño niño espía una boda de zorros. Siendo una gran afrenta, es obligado a devolverles el honor a través del Seppuku (suicido ritual).

el huerto de los melocotoneros
El Huerto de los Melocotoneros. El amor de un niño por la naturaleza es premiado con el baile de una corte de melocotoneros recién talados.

la tormenta de nieve
La Tormenta de Nieve. Tres escaladores están a punto de morir congelados en plena tormenta de nieve cuando se les aparece Yuki Onna (la dama de las nieves).

El túnel
El túnel. Un soldado regresa de la guerra y tras pasar un extraño túnel se le presentan sus compañeros muertos, que no saben que han fallecido.

los cuervos
Los Cuervos. Un pintor admira cuadros de Van Gogh cuando se ve transportado a la Holanda que representan. Allí conoce al artista (interpretado por Martin Scorsese).

el monte fuji en llamas
El Monte Fuji en Llamas. Una central nuclear explota, y Japón está siendo irradiada. Los supervivientes asisten a los suicidios colectivos y se preguntan cómo continuar.

el ogro lloron
El Ogro Llorón. Un viajero deambula por un Japón devastado por la guerra cuando se encuentra con un Oni, que no es más que un humano mutado que le explica el sufrimiento de los pocos seres vivos que quedan.

el pueblo de los molinos de agua
El Pueblo de los Molinos de Agua. Un viajero llega a un pueblo que está en total armonía con el entorno, y la muerte no es más que la celebración de la vida que se ha tenido.


En estas ocho historias, cada plano es un cuadro vivo, una representación en movimiento de una obra pictórica, y es todavía más evidente en el fragmento Los cuervos, donde el trabajo de Vincent Van Gogh y la necesidad irrefrenable de crear son el centro argumental. Esa necesidad, patente en cada fotograma de la película, queda plasmada en la hermosa fotografía de Takao Saitô y Shôji Ueda, habituales en las obras del maestro, pero ya les venía marcada desde las bellísimas pinturas que, a modo de storyboards, creaba el propio Kurosawa. Por esta y muchas otras razones, Sueños es una de las más importantes obras del director y, quizá, el motivo principal sea porque hay más que una inclinación artística y de admiración hacia la naturaleza detrás de esa obra tan fascinante: Existe también un profundo interés en relatar el paso del tiempo, a modo de biografía soñada del propio autor.

PASADO
Las dos primeras historias son bellísimas. Los zorros y los melocotoneros, personalizados en coloridos bailarines de teatro noh, actúan entre la naturaleza, antropomorfizándola. El significado es claro, el hombre está acabando con el mundo y su belleza. A partir de ahí todo se oscurece no sin antes pasar por el blanco total. La nieve del tercer cuento nos ciega, no se ve nada, la naturaleza contra el hombre, y es ella la que nos perdona. Nosotros a ella no, no nos perdonamos ni a nosotros mismos. El cuarto episodio, con sus soldados muertos, trata sobre la absurda guerra y la absurda muerte que no aceptamos.

PRESENTE
Aquí todo se fractura. Vuelve la belleza, el color a través del impresionismo. Los cuervos, un episodio central a modo de remanso escapista hacia el arte. La pregunta que se plantea es si la belleza es lo único que le queda al hombre.

FUTURO
Todo pasa a ser negro tanto real como figuradamente. La sombra nuclear planea desde la . “Japón bajo el Terror del Monstruo” de Ishirô Honda era sólo una metáfora. Ahora, el propio creador de Godzilla colabora con Kurosawa en la recreación de los Momentos Finales. Muerte y suicidios masivos. El hombre finalmente ha acabado con la naturaleza. Y consigo mismo. ¿Qué hay después?, quedan los dioses y los monstruos mitológicos. A medio camino entre el hombre y la tierra, han conseguido sobrevivir, pero ¿a qué precio?: Dolor eterno hasta que terminen devorados por sus propios semejantes.

¿Qué hay después del fin?, ¿qué hay después de un mal sueño?, ¿qué hay después del futuro?

ATEMPORALIDAD
La Esperanza, la añoranza de un pasado idílico convertido en un sueño alegre del futuro. La muerte ya no es mala como en el resto de historias, cuando el protagonismo se lo llevaba el suicidio, la tala, la congelación, la guerra, la radiación, o el canibalismo. Aquí es la celebración de lo bello que es vivir. Un ya anciano Akira Kurosawa celebraba con un último cuento la esperanza de la vida eterna, el binomio naturaleza-hombre y el descanso final. Y por supuesto, a través del arte y los sueños.

Porque hay una identificación constante de tres conceptos en esta obra maestra. Por una parte, los sueños son una mezcla de cosas reales y abstractas, de imaginario compartido y ajeno, y miles de cosas más que se nos escapan cada vez que despertamos, pero que forman parte profunda de nuestra historia. A veces terroríficos, siempre bellos, los sueños no son si no una sublimación tamizada por nuestros deseos y experiencias, en cierto modo una forma inconsciente de creación artística. Y Kurosawa ve el arte como una forma alternativa de eso, de los sueños, y del propio transcurso de la vida. La trayectoria del autor estuvo siempre marcada por intentar comprender el sentido de la existencia humana a través de una experimentación constante con la belleza. Y es en esta película, tan personal como puede ser una autobiografía camuflada de fantasía, donde más lejos llegó en expresar esta búsqueda incesante que le obsesionaba.


FICHA TÉCNICA
Nombre del lugar: el mundo de los sueños.
Visitante: I.
Fecha de la Visita: Pasado, Presente y Futuro.
Situación: -
Dirigido por: Akira Kurosawa.
Director de Fotografía: Takao Saitô y Shôji Ueda.
Director(es) de Arte: Yoshirô Muraki y Akira Sakuragi.
Efectos Especiales: Den Film Effect, Industrial Light & Magic, Ohira Special Effects.
Año: 1990



__________________________________________________________________________________________






y2_2


No hay comentarios :