flickr_2 sorting_options_flled-512

20160405

sobre líneas de código, mantras pixelados, y algunas formas de revolucionar la existencia - Polybius (Francisco Jota-Pérez, 2016)

polybius

El videojuego Polybius, presentado en forma de arcade tradicional, fue lanzado al mercado en 1981 por una compañía desconocida llamada Sinneslöschen. Su distribución fue escasa, apenas unas pocas salas recreativas de los suburbios de Portland, Estados Unidos. La simplicidad del juego y la superioridad de los gráficos y el sonido lo convirtieron en un videojuego tremendamente adictivo. No obstante, sus efectos eran demoledores en el subconsciente del jugador: brotes epilépticos, mareos, pérdidas de memoria, náuseas, alucinaciones, terrores nocturnos. Se han documentado incluso intentos de suicidio propiciados por los mensajes subliminales del juego: murmullos ininteligibles que brotaban sin obedecer a ninguna lógica interactiva, gritos aterradores y quejidos de dolor. Después de que un niño de ocho años falleciese de un ataque epiléptico, las máquinas fueron retiradas de los salones recreativos y Polybius desapareció para siempre. El propio nombre de la compañía ya era una advertencia: en alemán Sinneslöchen significa “pérdida de los sentidos”.
Mientras que la ficción sobre la cultura del videojuego ha empezado al fin a expandirse y a ocupar un nicho que esperaba ansioso ser cubierto, utiliza todavía un metalenguaje unidireccional, acomplejado, de abajo a arriba, como de pretender ascender la materia de la baja a la alta cultura. Porque muchas novelas tratan ahora sobre videojuegos, pero la mayoría lo hacen como guiño a un público necesitado de ver reflejados sus verdaderos referentes, o como simple contexto de modernidad a una historia sin una verdadera conexión.

En cambio, Francisco Jota-Pérez se cubre de respeto y amor por la narrativa jugable, y se marca en Polybius un viaje de vuelta de todo lo que la literatura está haciendo con sus homenajes gamer: no se trae las líneas de código y los píxeles al mundo real, si no que da por sentada la fusión de ambos mundos en una única realidad funcional que, por su condición necesaria de entretenimiento escapista, es aún más alienante que la existencia que nos rodea. Con ese recurso, el autor se permite esconder en los párrafos de su novela la metáfora de la lucha antisistema de este lado de la realidad. Pero lo plantea en un juego de inversión especular cuando su protagonista, un elemento desharmonizado por el hechizo digital de la recreativa maldita que lo inició todo, intenta escapar de esa nueva existencia a través de la infección, la repetición, la insensibilización autohipnótica, y el mantra estroboscópico de las fases de Polybius.

O puede que esta interpretación sea errónea. O un señuelo para comprender otras cosas. O directamente un hoax implantado por los mensajes subliminales de los capítulos contextuales de la novela. Con Jota-Pérez nunca se sabe.

Polybius, de Francisco Jota-Perez (2016, Antipersona)
Más info: http://antipersona.org/2016/02/23/polybius/



__________________________________________________________________________________________






y2_2


No hay comentarios :