flickr_2 sorting_options_flled-512

20160827

etdc (XXXV): de abajo a arriba (Outcast, 2016)


Reverend Anderson: Then why are you coming with me?
Kyle Barnes: To find answers.
Reverend Anderson: Is that why you came back to Rome?

outcast





RELATO CINECARTOGRÁFICO


Hablo con palabras en mayúscula. La Dirección Artística y la Fotografía han encontrado su hueco en las series televisivas. El empeño en crear territorios bellos y expresivos ha tomado mucha importancia, y además en más ocasiones de lo que podía esperarse. Siempre hay errores de cálculo, debidos seguro a la desidia, como por ejemplo en esa oda al guionista perezoso (que parece incapaz de apartar a sus personajes del punto de vista omnisciente) que es Damien de A&E. No sólo sus protagonistas parecen saber siempre dónde tienen que ir para descubrir la siguiente trama, si no que encima están tan preocupados por mostrar el torso desnudo de Damien Thorn que se han olvidado de abrir el plano para que se vea algo más del entorno.

En todo caso, entiendo que es cuestión de dinero. Cuando aparece un buen montón de pasta, es más fácil darle un poco de cariño a las cosas y contratar a verdaderos artistas y creadores para hacer su trabajo. Me viene a la cabeza cómo el lienzo de la historia que narra HBO en True Detective, empieza a bocetarse en sus hermosos títulos de crédito. Desolación interior de los personajes atados a lo terrenal, a los espacios que habitan, a la cultura que inunda un entorno que parece existir sólo para contener esa historia. Pienso en Hannibal en la NBC y me muero de Stendahl. Pienso en cómo está rodada esa rareza adorable que es Preacher de AMC, y no puedo dejar de maravillarme en cómo han subvertido el cómic para darle empaque y una textura propia a los inicios de la historia de Jesse Custer. Y todo a través de un paisaje seco de tonos saturados. Y entiendo que puesto que AMC ya tenía su The Walking Dead (otro prodigio de las texturas, y los degradados, y de la iluminación con intereses expresivos), le era fácil hacer esa apuesta por la historia de Garth Ennis. Y mucho más fácil era que la cadena Cinemax lo diera todo por ese Rey Midas (por abrazar el tópico) televisivo que es Robert Kirkman y le diera una oportunidad a Outcast. Y aquí quiero hacer la parada hoy. Eso que encabeza este texto es completamente alucinante: Los Títulos de Crédito que más son capaces de explicar qué es lo que vamos a ver una vez comience la historia. No recordaba nada tan certero desde el Opening de Dexter, pero en este caso convirtiendo lo cotidiano y prosaico en belleza terrorífica sin paliativos, en vez de simbolizar la terrible y simple violencia humana [ver la ultraviolencia de lo cotidiano].

Trazando una guía superficial, el viaje que proponen nace desde el cielo y acaba en un oscuro agujero. De eso va la serie. Pero lo hace de una forma, aunque parezca lo contrario, mucho más sutil y en muchas más capas. A nivel visual, todo está al revés, el cielo está abajo y la tierra se nos aparece arriba, y entre las estructuras de arquitectura estilo Nueva Inglaterra, entre listones de madera blanca, ladrillo rojo, y porches recogidos, algo oscuro se mueve. Fluye. Se escapa. Pero allí está. El Mal. Entre objetos inanimados, tan corrientes en pueblos de cazadores como cabezas de venado con ojos de cristal, o supermercados. Ahora manchados. Hay muerte y abandono, pero también hay cosas vivas allí, personas, que hacen sus tareas cotidianas, y por lo tanto se ven acosadas por la misma oscuridad. Eso es Outcast.

De arriba a abajo. O de abajo a arriba, mejor dicho. Lo fácil es pensar en la caída del Cielo al Infierno, pero en realidad hablamos de algo más íntimo. El Mal llega a todos lados. Incluso a lo más vital. Al Agua, omnipresente en zonas boscosas y lacustres. Y de allí, a través de una pequeña portezuela llena de podredumbre, al interior de la zona más oscura posible en el último plano. No puede ser otra cosa que nuestro interior.

Y bajando a la tierra, dejando de lado la vertiente expresiva, y volviendo a la más prosaica parte técnica, los propios créditos, la tipografía, también tiene su propio recorrido paralelo a lo que sucede detrás de los nombres. Por contraste, la separación cielo/tierra está al revés, en el orden arriba abajo correcto, pero las letras se separan, se retuercen ligeramente, se desmoronan poco a poco. Desorden, desestructura. Y bailan al son de la maravillosa canción de Atticus Ross, industrial y orgánica, apropiada como sólo el genio inglés podría haberla creado.


FICHA TÉCNICA
Nombre del lugar: Rome
Visitante: --.
Fecha de la Visita: Actualidad.
Situación: West Virginia, Costa Este de EEUU.
Dirigido por: Adam Wingard
Dirección de Fotografía: David Tattersall.
Dirección de Arte: Geoffrey S. Grimsman.
Localización: Matt Storm.
Música: Atticus Ross.
Año: 2016



yume

No hay comentarios :