flickr_2 sorting_options_flled-512

20160924

etdc (XXXIX): la mirada del partisano (Partisan, 2015)


We take a joint decision. We would do anything to protect them from the evil world. Thought we could give a better life than we had. One where they could defend themselves, relax, enjoy time together.

partisan



RELATO CINECARTOGRÁFICO


Sencilla y con maneras de película pequeña, Partisan se me agarra a las tripas proyectada por unas actuaciones sublimes y un trasfondo tan extenso y complejo que es difícil de creer que se trate de una historia tan íntima. Por eso acaba siendo una película enorme. El tema de los actores era de esperar, contado con el gigantesco Vincent Cassel de intérprete principal, artista que requiere de pocas presentaciones y tiene un currículo a sus espaldas apabullante. Pero si contamos con que es una película sobre la familia, sobre el aprendizaje, y sobre dejar atrás la infancia, una mala elección del niño protagonista podría echar al traste todos los demás logros. Y aquí es donde entra Jeremy Chabriel, un muchacho con dos mares verdes por ojos, y con la expresividad y la fuerza del Antoine Doinel de Los 400 Golpes. Un jovencito que lleva todo el peso de la película, e incluso robándole los planos al mismísimo Cassel cuando coinciden en escena. Y aún así, eso no sería nada si lo que contara la película no fuera convincente. Pero Partisan narra una pequeña anécdota familiar, dentro de algo que es mucho más que una familia, en un mundo violento, posiblemente futurista, devastado y devastador, donde la fuerza de la comunidad se basa en las reglas estrictas y en mucho cariño paternal. Una comunidad/familia, alejada de todo lo malvado de la masculinidad, pero que pronto desvela un trasfondo de dinámicas de patriarcado, y de desafío en pos del cambio de paradigma.

Una historia pequeña, sí, pero con un trasfondo inmenso. De esas que no quieres que se acaben porque el universo que pueblan es demasiado grande para una sola película. Y no sólo a nivel metafórico.

Rodados sus exteriores en las ciudades de Tblisi, Chiatura y Tsqaltubo, en Georgia, el nombre de la película hace referencia tanto a los guerrilleros que se organizaban contra las fuerzas de ocupación de la II Guerra Mundial, como a la tradición del cine yugoslavo que los tenía como protagonistas. Así, asimila al patriarcado con el eje fascista y coloca en una posición casi heroica a la comunidad de Cassel. Pero sus métodos, una escuela de despiadados niños asesinos, los iguala a luchas menos memorables e idílicas. La cuestión es que los escenarios en los que se mueven los personajes, de degradación, que parece que se están sobreponiendo a la destrucción y la guerra, acaban siendo para el espectador tan bellos como pacíficos.

La tranquilidad de la muerte se respira entre los edificios grises y modulares de la era Soviética a medio reconstruir de las afueras de Tblisi, en esos edificios que los lugareños llaman "cadáveres", y entre las sombrías y decrépitas calles de la ciudad minera de Chitaura, en un paulatino proceso de despoblación en el que la naturaleza está empezando a recuperar su lugar. Pero esto es un drama, y no lo hace en el modo en que suele verse en la ciencia ficción. Se notan los escenarios reales, tan bellos que acaban por acoger tanto a ese niño al que han enseñado a temer al mundo exterior, como al espectador que intenta mirar entre las rendijas de la historia para entender qué está pasando allí fuera. El pequeño asesino encuentra una verdad diferente de la que le han enseñado, donde la humanidad encuentra su lugar a pesar de los rituales y las tradiciones férreas.

Yo encuentro un nuevo lugar en el que perderme.


FICHA TÉCNICA
Nombre del lugar: -
Visitante: Alexander (Jeremy Chabriel).
Fecha de la Visita: -
Situación: -
Dirigido por: Ariel Kleiman.
Dirección de Fotografía: Germain McMicking.
Localizaciones: Tim Scott
Año: 2015



yume

No hay comentarios :