flickr_2 sorting_options_flled-512

20161008

etdc (XLI): especial sitges - The Day of the Triffids (Steve Sekely, 1962)


This is the Gibraltar Rescue Centre for the Mediterranean area.
Our pick-up at Alicante has been made on schedule.
This is the final rescue operation for the present.
Stay tuned to this wavelength for further bulletins.

triffids 01

triffids 02

triffids 03

triffids 04

triffids 05

triffids 06



RELATO CINECARTOGRÁFICO


Sitges, en mi mapa mental de la existencia, no es otra cosa que un punto de acceso donde el el Cine consigue solaparse con la realidad. Hay muchos sitios en los que la ficción se cuela en los espacios de lo existente, y de alguna manera esta sección está dedicada a esa interzona, pero en pocos lugares lo hace de una forma tan intensa como en esta pequeña ciudad del Mediterráneo. Hace más de 20 años que vine por primera vez a este pueblo costero para ver películas, y aún me sorprende el vórtice entre planos que se genera allí, en el que, de una forma suave, casi irreal, se hace verdadero contacto físico con esa otra esfera, tan alejada de lo cotidiano, como es la de las personas, actores directores, y demás desfile de ilusionistas que hacen de su trabajo arte, y de su esfuerzo, pequeños nuevos universos que habitar aunque sea durante cortos espacios de tiempo.

El Cine ha marcado con intensidad la evolución de la ciudad de Sitges, y su eco en el imaginario colectivo. ¿Pero cuánto ha repercutido la Blanca Subur en el universo de las propias películas? Aunque se ha usado como escenario de numerosos episodios de TV, y sus calles de paredes blancas y suelo empedrado orientadas hacia el mar aparecen en medio centenar de películas, pocas de estas apariciones han tenido tanto impacto como para hacer célebre su paisaje.

Poco más allá de la anécdota, pero una anécdota preciosa, sin duda, es la importancia que el paisaje sitgetano tiene en uno de los grandes clásicos británicos de la ciencia ficción: La versión de 1962 de The Day of the Triffids.

En ella, Bill Masen, uno de los últimos humanos que todavía conserva la facultad de la visión, dedica todos sus esfuerzos en llegar a algún punto seguro al Sur de Europa, una casi mítica base de operaciones donde los supervivientes y los escasos no afectados por la ceguera global sean capaces de rehacer la civilización y empezar la defensa contra los trífidos.

Y por si no lo recuerdan, o no ha podido disfrutar todavía de la película, ese santuario no es otro que Sitges, más precisamente La Iglesia de Sant Bartomeu y Santa Tecla, en el Passeig de la Ribera, sin duda, el punto más característico de la localidad barcelonesa. En la pantalla, los últimos segundos de la historia están enmarcados, con todo el dramatismo que merece, por esa iglesia barroca, de silueta asimétrica, colgada sobre las olas del mar.

Sería sencillo remarcar algo forzosos paralelismos entre las hordas de supervivientes en la cinta y el deambular de los espectadores (y zombies) del Festival Internacional de Cine Fantástico de Catalunya, pero me quedo con lo sencillo y agradable que resulta disfrutar de uno de mis paisajes favoritos al verlo aparecer como el último de los lugares donde cobijarse ante el Fin del Mundo.




FICHA TÉCNICA

Nombre del lugar: Santuario al sur de Europa.
Visitante: Bill Masen (Howard Keel) y Christine Durrant (Nicole Maurey).
Fecha de la Visita: 1962
Situación: --.
Dirigido por: Steve Sekely.
Dirección de Fotografía: Ted Moore.
Dirección de Arte: Cedric Dawe.
Localización: Bill Lewthwaite.
Año: 1962



yume

No hay comentarios :