flickr_2 sorting_options_flled-512

20161026

Sitges 2016: día 7 [jueves 13]

cartell_p2016




jueves 13

daguerrotype
Le secret de la chambre noir (Daguerrotype) (Kiyoshi Kurosawa, 2016)
Kiyoshi Kurosawa le pasa lo mismo que a Argento, se empeña en evolucionar hacia un thriller más clásico, ligeramente sobrenatural en el caso del japonés, pero acaban dirigiendo soporíferos inventos pseudo hitchcokianos, demasiado encorsetados y artificiales. Muy japonesa pese a su factura y actores franceses, Le secret de la chambre noir divaga alrededor del argumento banal y muy recurrente de las posibilidades de la fotografía y la captura de las almas. Ah, y una estafa que se acaba complicando, aunque tampoco lleva a ningún sitio ni aporta gran cosa a la cinta. Una medianía con toques fantasmagóricos, y poco más.


dark song
A Dark Song (Liam Gavin, 2016)
No hay muchas películas que traten el tema de la magia de forma natural y desacomplejada, intentando dar una sensación de naturalidad y con un gran esfuerzo detrás por documentarse para darle todo el realismo que un tema tan opaco como ese pueda permitir. Muchas intentan ser realistas, pero se dejan llevar por el mito fantástico o directamente se dirigen al terror, perdiendo el interés en el el propio suceso mágico, para entrarse en la anécdota del resultado. A Dark Song, por el contrario, se comporta casi como un documental que sigue la vida de dos personas en pleno conjuro. No juzga si lo que hacen es verdad o ilusión, y no se embarca en efectismos baratos para crear épica ni horror. Se dedica a exponer todos los detalles, por absurdos que sean, pero que hacen de la presentación y del nudo piezas bellísimas que van introduciendo al espectador en una especie de trance invocatorio muy apropiado. Y sea realista o no, acabe funcionando o no, todo encaja en un equilibrio perfecto. Y entonces llega el desenlace, y aquí es donde no he acabado de posicionarme. Un final inesperado, y rompedor, mágico de verdad, tanto en sentido como en efectismo, hace que la sobriedad y misterio que guiaba la historia hasta ese momento vuele por los aires en un verdadero salto mortal con tirabuzón y sin red, por encima de un gigantesco tiburón. Desconcertado, salgo de la sala sin estar convencido de la apuesta final. Es valiente, desde luego. Y muy acertada a nivel argumental, pero cuesta aceptar un final tan explícito en una obra tan mesurada.


ikarie
Ikarie XB 1 (Jindrich Polák, 1963)
Una de las grandes apuestas de la presente edición de Sitges era el cine de ciencia ficción soviético, donde el Festival proponía varias de las más grandes obras maestras del género. Y entre ellas la muy avanzada a su tiempo Ikarie XB 1, a simple vista una de las principales inspiraciones para la Odisea del Espacio de Kubrick, aunque el maestro siempre se preocupó en negarlo activamente. Con un argumento precursor también de lo que en unos será Star Trek, la tripulación humana de la nave multinacional Ikarie se verán en una difícil situación cuando durante una misión se acerquen a una estrella negra que les infecta de un pesimismo existencial, al parecer irreversible. Con unas ideas avanzadísimas, y con una misióm muy clara de hacer propaganda comunista, Ikarie XB 1 es una verdadera obra maestra que merecía esta restauración, y la distribución en pantalla grande.


bubba ho-tep
Bubba Ho-Tep (Jeff Maher, 2016)
(con la presencia del director y Bruce Campbell)
Considerada ya un Sitges Classics, Bubba Ho-Tep es una de las películas más celebradas de Don Coscarelli, tanto por su alocada idea de partida, como por el protagonismo estelar del mito viviente Bruce Campbell. Elvis no murió, y vive en un asilo de ancianos en el que por casualidad también reside el cerebro de JFK injertado en el cuerpo de un viejo afroamericano cascarrabias. Y por si fuera poco, una momia chupa almas ha decidido que esa residencia es el sitio perfecto para situar su coto de caza. Con ese argumento, el director crea una película muy divertida, con algunas escenas de comicidad brillante, y retazos del terror setentero que tanto se echa de menos. Por eso, Bubba Ho-Tep es un excelente ejemplo de lo que ha sido hasta ahora la carrera de Coscarelli como director: películas adoradas por los fans, a medio camino entre la comedia y el horror que, sin saber muy bien por qué, se posicionan entre los grandes hitos del cine de género, pero que vistas con perspectiva no terminan de ser todo lo redondas que se espera. Aunque admito que vista en pantalla grande, con un público entregado, gana muchísimo. Y con un Q+A+Firmas al terminar con El Bruce en persona, se convierte en una experiencia inolvidable. ¡Larga vida a los Reyes!


weaving
The Weaving of a Dream: Johnnie To's Vision & Craft (Ferris Lin, 2016)
Es extraño que se programe un documental sobre el cómo se hizo una película justo antes de su proyección, pero en cierta medida este echo inusual se explica una vez vistas las dos obras seguidas. The Weaving of a Dream es el grandilocuente nombre de un making of bastante estándar, que se atreve a mostrar algunos puntos oscuros del rodaje, como la total falta de guión y la descoordinación de To con su guionista, aunque intente plantearlos como éxitos y formas originales de trabajar. En lo que de verdad destaca este documental es en cómo se recrea en la grabación una escena en concreto, un largo plano secuencia con centenares de extras y elementos de escenografía, rodado en una falsa cámara lenta que deja al público bastante impresionado y ansioso por ver el resultado final. Y aunque no es un spoiler en sí mismo, y no enseña nada que exponga el argumento (más que nada porque ya se espera que casi no lo haya), la anticipación, visto el resultado final bastante pobre, le hace mucho daño a la película.


three
Three (Johnnie To, 2016)
Y una vez visto el making of en la sesión de Tramuntana, nos presentan la película. Y no puedo alejar mi mente de los pormenores del rodaje, de los actores disimulando su preocupación por no tener guión, y del argumento hecho a través de retazos de situaciones armadas para guiar el ánimo del espectador, pero sin un motivo concreto. Y para acabar de sacarme se la película, la ya famosa escena rodada en falsa cámara lenta. Esto es, con los actores fingiendo caminar despacio (después de meses de entrenamiento) entre grúas de atrezzo, cables para los saltos y caídas, y con un plano secuencia que debía ser trepidante, pero que no es capaz de transmitir ni unidad ni sentido a lo que está ocurriendo en un caos de gente, disparos, y objetos volando por los aires. Y por encima de todo, mi visión de crítico, examinando los resultados artísticos en vivo de tanto esfuerzo técnico. De todas formas, eso no es lo peor de Three. La película acaba siendo una pequeñez confusa y atropellada en busca de épica, que no consigue encontrarla ni colgando de las ventanas del hospital a sus protagonistas agarrados a sábanas atadas en forma de cuerda.


yume

No hay comentarios :