flickr_2 sorting_options_flled-512

20161101

Sitges 2016: día 9 [sábado 15]

cartell_p2016




sábado 15

A efectos prácticos, para la prensa el sábado es el último día de Festival, ya que el candancio y la acumulación de películas hace muy difícil pensar en disfrutar de las maratones del domingo. Así que bienvenidos a la última entrada del diario de este Sitges 2016.


limehouse golem
The Limehouse Golem (Juan Carlos Medina, 2016)
Con un diseño de producción apabullante, una fotografía deliciosa, y un elenco de grandes nombres, The Limehouse Golem pretende ser una maquinaria de relojería, bella y exacta, pero que bebe de demasiados sitios, demasiado identificables, como para destacar de verdad sobre las demás propuestas de ese estilo. Y no me refiero a clásicos del cine de horror británico con Jack the ripper como protagonista, ni a otras versiones más modernas y fallidas como From Hell. Hablo del argumento, que aunque basado en la novela homónima de Peter Ackroyd, remite a otras películas con temática de investigación criminal, con idéntica premisa, y sorprendente (en absoluto) giro final. Si bien argumentalmente me pareció fallida porque se pueden reconocer los patrones de la trama muy rápido, toda la parte artística, desde la escenografía a las actuaciones le otorgan un alto valor al conjunto final que puede pasar como una buena película a secas.


voyage of time
Voyage of Time (Terrence Malick, 2016)
Si Herzog se había montado un modesto guioncito con el fin de tener una excusa para fotografiar y rodar paisajes, Malick, después de su experiencia en El Árbol de la Vida, ha optado por no buscar excusas y dedicarse, junto a National Geographic, al documentalismo natural, y a la contemplación de la belleza sin más. Pero claro, armar un largometraje así de descontextualizado pierde profundidad, y valor cinematográfico, así que acaba articulando un panegírico a modo de anhelo o reproche a la mismísima Existencia, en una voz en off interpretada por la magnífica Cate Blanchett. El tono final de la cinta, que narra de manera desarticulada, y danzando entre formato cinematográfico y casero, el inicio y final del universo, centrándose en la vida en la Tierra, acaba siendo muy pesimista, al no recibir ninguno de los hijos de esta Existencia respuesta a sus deseos, preguntas y miedos, y aunque al final intenta aportar algo de esperanza, en ese retorno de la materia a su lugar de nacimiento en la singularidad del Big Crunch, la solemne y profunda voz de Blanchett, y las imágenes documentales de dramas humanos, no permiten demasiadas alegrías. Muy bella, e imponente, Voyage of Time es una película enorme, pero es aconsejable ir a verla descansado para no caer atrapado por su ritmo pausado y somnoliento.


arrival
Arrival (Denis Villeneuve, 2016)
Con un despliegue de seguridad desmesurado y rozando lo orweliano, con decenas de agentes de seguridad vestidos de traje y armados con cámaras de visión nocturna, Sitges presume de que ha conseguido la proyección de una de las películas más esperadas del año, Arrival , del aclamado Denis Villeneuve. El director ya había tenido las agallas de llevar a la gran pantalla un texto tan complicado como El Hombre Duplicado de José Saramago con Enemy, y ahora hace el doble mortal con tirabuzón y sin red al adaptar el cuento Story of Your Life de Ted Chiang. Y vuelve a salir victorioso del intento, porque es capaz de ser absolutamente fiel, y extraer lo mejor de la historia a pesar de su enrevesada estructura, y a la vez evitar perderse en los complicados juegos científicos del texto a través de una muy práctica voz en off. Pero me temo que ese es su triunfo y a la vez su fracaso, porque lo que hacía verdaderamente especial a Story of Your Life era esa descripción detallada de las dificultades de las bases de la comunicación interespecífica. Queda, en todo caso, una gran película, y muy emotiva incluso para los que ya conocíamos el final de la historia. Lástima quedara empañada por el excesivo despliegue de seguridad de Sony Pictures, y sobre todo por la espantosa calidad de la proyección. No es la primera vez que me quejo del proyector del Auditori, pero en Arrival era escandaloso. Con una película con muchos tonos claros y fríos, el brillo de la lámpara era tan bajo que incluso se perdían las facciones de los protagonistas en varios planos. Algunos malpensados afirmaban que ambas cosas estaban relacionadas, y que la mala proyección era un sistema de seguridad para evitar la distribución ilícita, pero váyase vd. a saber...


yoga hosers
Yoga Hosers (Kevin Smith, 2016)
Hay dos cosas que se habían convertido en habituales en el Festival de Sitges y que son capaces de arruinarte no sólo la proyección, si no, a veces, el día entero. Una eran los fallos del proyector, suceso que era entre cómico y lamentable, y que llegó un año hasta provocar que una película no tuviera pase, de tal era el retraso que se estaba generando. Este año hemos sido muy afortunados, y no he presenciado ninguno, ni he oído de ninguna sesión. Enhorabuena, pues. La otra cosa son los retrasos en sí. La gestión de los accesos, salidas, limpiezas varias, las largas presentaciones, o simples problemas técnicos hacen año tras año que las películas vayan fuera de horario con bastante facilidad. Este 2016 todo estaba yendo con una precisión germánica, aunque la mayoría de veces a costa de movilizar a la gente de las colas con modos y pasión de perro pastor de ovejas catalán. Aún así, enhorabuena Sitges, gran trabajo. Pero en cambio, el sábado se les descontroló bastante. El retraso afectó al Auditori, comprensible tras el despliegue de servicio secreto de Arrival , y desconozco la razón del enorme retraso de la Sala Tramuntana, pero Yoga Hosers arrancó muy muy tarde. Tanto que hizo que su corto previo fuera silvado profusamente porque iba a provocar que la película empezara todavía más tarde. Así que a media cinta de Kevin Smith tuve que abandonar, para poder llegar a tiempo a la siguiente sesión. Aunque es probable que hubiera salido igual, porque la película estaba siendo horrenda. Efectivamente, me han descubierto. Todo este rollo es porque no tengo nada más que decir de Yoga Hosers.


monster
The Monster (Bryan Bertino, 2016)
Una madre y su hija deben enfrentarse a un terrorífico monstruo cuando tienen una avería en su coche en una solitaria carretera de montaña. Con este sencillo argumento, Bryan Bertino, el director de The Strangers, vuelve a buscar las raíces del género para exponerlas simplificadas y sin grandes artificios, intentando crear en este caso una monster movie clásica en toda regla. Personajes psicológicamente torturados, se ven forzados a transformar su personalidad para enfrentarse ante un ser sobrenatural, del que no sabemos nada, con el objetivo de poder llegar al día siguiente con vida. Sencilla en su estructura (presentación, incidente, descubrimiento, flashbacks, enfrentamiento, resolución), es muy efectiva por su modestia, y por el cariño que han puesto en la creación de los efectos prácticos del monstruo. Por eso, mi película de despedida del Festival de este año puede llevar la cabeza bien alta. Quizá no es de las mejores del año, pero visto el nivel bastante mediocre del programa (no puedo decir que haya ninguna que me haya robado el corazón, y sí que la gran mayoría eran bastante correctas), acabar el Festival de Cinema Fantàstic de Catalunya con una película de monstruos, es un lujazo. Hasta el año que viene, Sitges.



yume

No hay comentarios :